10 recomendaciones para salvar a los niños vacíos

Es una tragedia silenciosa que acecha a la sociedad. ¿En qué nos estamos equivocando los padres?

Emma E. Sánchez

Tengo treinta años trabajando en Educación y he tenido la fortuna de recorrer los diversos niveles educativos en la gran mayoría de sus modalidades y de dedicar una tercera parte de mi carrera a la infancia y la adolescencia.

En todos estos años he podido ver pasar varias generaciones de niños y conforme transcurren los años, veo cómo los casos de niños con alguna problemática o trastorno psicológico aumentan.

Como mero ejemplo, en España, están detectados poco más de un millón de niños y adolescentes con trastornos como:

Ansiedad

Depresión

Déficit de atención

Hiperactividad

Trastornos relacionados con la alimentación

Autismo

Asperger

(Entre otros, con menor presencia en la población).

En el Congreso Internacional de la Sociedad Europea de Psiquiatría Infantil y Adolescente (ESCAP),  el Psiquiatra Oscar Herreros dio a conocer que “en los últimos años, están aumentando el número de casos de autismo”, por ejemplo, y que “1 de cada 5 niños padecerá a lo largo de su vida un problema de desarrollo emocional o conductual”. Este número se eleva de manera radical en países latinoamericanos o con un bajo nivel de desarrollo social.

Advertisement

Tremendo, pero la cosa no termina aquí:

El índice de suicidios en adolescentes y niños entre 10 y 14 años se ha disparado en un 200%. Algo está sucediendo entre nosotros, algo estamos haciendo mal los padres, maestros y la sociedad en su conjunto.

¿En qué nos estamos equivocando?

Los padres nos hemos distraído con la tecnología.

Nos hemos vuelto permisivos e indulgentes.

Les hemos dado todo a nuestros hijos, sin ganárselo y sin esfuerzo alguno.

Los niños no duermen lo suficiente y no se alimentan sanamente.

Advertisement

La gran mayoría tenemos una vida sedentaria.

Los niños hoy en día padecen de sobreestimulación, sobreprotección y son niños hiper-regalados

Son niños con niñeras digitales, que no saben qué es aburrirse, buscan gratificación inmediata e instantánea.

¿Qué podemos hacer?

A continuación, te presento 10 sugerencias comprobadas que pueden darte la vacuna que tu familia necesita para prevenir y evitar problemáticas y trastornos como los que mencionamos al inicio de este artículo.

1 Pongan límites claros, lógicos y consistentes

Tener dos formas de crianza, o más, confunden al niño. Los adultos responsables de él deben ponerse de acuerdo y aplicar la misma disciplina y ser consistentes en las reglas, normas y rutinas establecidas. El adulto es quien está a cargo, no lo olvides.

Advertisement

2 Es complicado para muchos, pero hay que hacerlo jugar, descansar y alimentarse sanamente

No hay otra opción, si en verdad queremos a nuestros hijos, debemos esforzarnos y en verdad verificar que la actividad física, la alimentación y el descanso sean los apropiados.

Los niños están dejando de dormir las horas necesarias por jugar, y muchas veces los padres ni se enteran de lo que ocurre.

3 Los niños pueden y deben tener responsabilidades en su hogar

Asignarles un trabajo o una responsabilidad en casa o con las labores domésticas le harán de mucho bien, no les degrada ni les ofende; al contrario, los forma y ayuda a entender el valor de las cosas y valorar lo que se tiene, así como el esfuerzo de sus padres.

4 Una comida al día en familia, por favor

Sé que para muchas familias es complicado, pero es una necesidad apremiante el pasar tiempo con los hijos, escucharlos y conocerlos.

5 Rutinas, rutinas y rutinas

Para los niños menores las rutinas para dormir, estudiar, de aseo y todas las necesarias, les dan estructura y forma, mientras que para los adolescentes les da, aunque no lo creas, confianza y seguridad.

Advertisement

Las rutinas se ajustan y se dialogan conforme los hijos crecen y poco a poco, verás que no hay razones para pelear o discutir,  los adolescentes ya saben lo que se espera de ellos y la madurez comienza a aparecer.

6 La tecnología es tan solo una herramienta

Su uso es dosificado y no debe usarse por periodos prolongados; aplica para tus hijos y para ti. No podemos exigir lo que no estamos dispuestos a dar. Tu ejemplo es tu mejor prédica.

7 El aburrimiento es sano

Los niños desarrollan su creatividad y muchas otras habilidades más. Recuerda que saturar su horario con clases extras y no dejarles tiempo para ellos, por lo regular, resulta contraproducente, sin mencionar el costo económico que esto tiene.

8 No premies por todo, ni pagues por lo que es su responsabilidad y deber

El niño debe aprender a ganar dinero mediante el trabajo, el comercio y el esfuerzo, debe aprender de igual forma a ahorrar y administrar sus recursos, por lo que regalarle dinero, o peor aún, pagarle por sacar buenas notas en la escuela, hacer un favor o ayudar en casa, solo le estará consolidando malos hábitos  financieros y de valía moral.

9 Hablar, platicar, comunicarse y dialogar con los hijos

Conocer a tu hijo y que él confíe en ti, es una de las máximas glorias de un padre; que te busque en su necesidad y pueda decirte lo peor que le pase es algo que pocos padres pueden experimentar, y no es otra cosa más el resultado de un ejercicio responsable de tu maternidad o paternidad.

Advertisement

10 No temas a la ternura y el amor sincero

Amar, acariciar, besar, consolar y acurrucar es fundamental para que un niño pueda crecer y desarrollarse emocionalmente de manera sana.  Si una planta reacciona al cuidado y al afecto ¿Qué no ocurrirá con un niño que se sabe y se siente amado?

Te invito a ver este video y escuchar a algunos niños sobre lo que piensan y sobre todo lo que sienten con respecto a sus padres y las problemáticas de casa, seguro lo encontrarás muy enriquecedor para tu labor como padre.

Disfrútalo.

Toma un momento para compartir ...

Emma E. Sánchez

Escritora, esposa y madre de tres hijas. Pedagoga, Directora de un centro escolar de educación básica, y asesora de formación familiar. Interesada en el fortalecimiento y formación de la mujer, la familia y el hogar.