5 comportamientos tóxicos en la pareja que indican que necesitas amarte más

Tu relación con los demás puede mejorar cuando comiences a valorarte a ti misma ¿Cuánto amor propio tienes para darte?

Erika Patricia Otero

Una frase conocida de mi país reza «Caras vemos, corazones no sabemos«. Así es, puedes ver una persona en la calle que se muestra feliz, amable, y de hecho es agradable; y sin embargo, lo que ves apenas es una fachada que trata de protegerle de cualquier daño del que pueda ser víctima.

Aunque pueda ser difícil de creer, hay adultos que crecieron en hogares donde las expresiones de afecto por parte de sus progenitores o adultos a cargo eran casi inexistentes. Según expertos, esta falta de amor en tan temprana edad deja en las personas heridas y huellas emocionales que hace que relacionarse con los demás sea muy conflictivo.

El asunto es que un adulto que creció en esas condiciones, deposita en los demás (amigos y pareja) la esperanza de la sanación de esas heridas y vacíos emocionales; llegando al punto de hacerse dependiente emocional y soportar lo intolerable, solo porque necesita amor. Pero su concepto de dar y recibir amor es errado.

No es que buscar ser amado por alguien y dar amor sea malo o te hace alguien que «necesita amor con urgencia»; pero sí es cierto que las personas que crecieron bajo esas condiciones, generan situaciones que a la larga solo les van a dañar más.

Una persona necesitada de amor presenta las siguientes características:

Advertisement

1 Son ávidos de afecto 

Como su deseo es sentir que les aman, van de manera apresurada en sus relaciones afectivas; por lo tanto, eso de la conquista lenta y romántica no es algo que toleren con facilidad. Cuando finalmente son receptores de señales de afecto, sus emociones van a mil por hora.

2 Tienden a ser dominantes

Ya encontrada la pareja que les ama, ahora su necesidad de controlarla se hace presente. Así, sale a flote una capacidad para ser posesivos y controladores; todo lo que desean es no sufrir.  Por eso, para evitarlo, quieren «tener todo bajo control», de forma que eviten perder a su amor por efectos del descuido.

3 Necesitan que las demostraciones de amor sean constantes

Es de esperarse que alguien que creció con necesidad de amor requiera constantes demostraciones de afecto. De esa manera, va a estar reclamando a todas horas abrazos, palabras dulces, cuidado y detalles máximos, al punto que ahogan a la persona que les quieren y de a poco desgastan ese amor .

4 Por amor toleran hasta lo intolerable

Como quieren ser amados son capaces de soportar lo que ninguna persona estaría dispuesta a tolerar. Y acá hablamos de que pueden llegar a perdonar malos tratos, infidelidades y lo que imagines; todo para no perder a «su amor». Si notan que existe el riesgo de perder a su pareja, se humillan y ruegan amor con tal de que no se vaya de su lado.

5 Desconfían de su pareja

Y es algo que les resulta muy difícil de controlar. Imagina crecer en un hogar donde pasaban de ti para darte un beso, un abrazo o tan siquiera para decirte que te querían; lo natural es que, al crecer, desconfíes de quien tienes cerca porque no sabes si en realidad te quiere.

Advertisement

La situación es que siempre están alerta, esperando el momento del abandono. Eso hace que siempre tengan la sospecha de que algo pasa; y desde luego, que los reclamos no se hacen esperar.

Si bien es cierto que las relaciones son a veces algo dramáticos y sufridas; lo cierto es que estas personas elevan esa necesidad de amar y recibir amor a un punto exagerado. La realidad es que las relaciones establecidas bajo ese parámetro son de dependencia y muy conflictivas.

Lo buena noticia es que se puede buscar ayuda y superar esa difícil situación.

¿Cómo ayudar a alguien que necesita amor?

Psicólogos expertos en el tema aseguran que la mejor manera de superar esa carencia de amor es por medio de una terapia que les ayude a aumentar su amor propio.

Pero además de buscar reconocer tu valía como persona y como mujer a través del mejoramiento de tu amor propio, ayúdate haciendo un auto análisis, re-descubriendo en ti tus cualidades y defectos. También debes hacer el esfuerzo por cambiar en ti esos aspectos que no te gustan tanto.

Advertisement

Siempre ten presente algo: nadie puede amarte tanto como tu puedas llegar a amarte. Así, lucha por ser tu primer amor en tu propia vida; esfuérzate por dejar los vacíos emocionales que dejó tu infancia marcada por el desamor en el pasado, y comprende que solo te amarán de verdad cuando al final tú tengas un amor por ti misma, de calidad.

¿Cómo sé que he mejorado mi autoestima?

Una buena autoestima está más allá del aspecto físico y se centra más en la seguridad que muestres al relacionarte con las personas a tu alrededor.

He conocido algunas chicas algo subidas de peso, que sin ser del estándar «esbelto» que la sociedad nos impone, se sienten hermosas y tienen relaciones excelentes. Tengo conocimiento de personas con enfermedades degenerativas que atraen a personas amorosas a su vida; y todo porque ellas mismas no se ven como personas carentes de «algo» o defectuosas.

El secreto de todos ellos es que cuidan de sus cualidades, su capacidad para ser positivos, tener buen humor, ser graciosos y tantas otras cosas más, y eso hace que les amen pese a sus circunstancias.

Mejorar tu amor propio es simple

El amor propio es algo que se ejercita a diario. Mírate al espejo cada día y resalta en tu mente las cosas bellas de ti: tus manos, tus ojos, tu cabello, tus piernas, tu habilidad para cocinar, para decorar tu casa, para ser organizada con tu trabajo.

Advertisement

Sal a caminar, contempla la naturaleza, si gustas has ejercicio; poco a poco relaciónate con personas en busca de amistad. Sin buscar una relación afectiva; esfuérzate por desarrollar tus múltiples habilidades y fíjate en lo que eres capaz de lograr y por lo que cada día mereces amarte más.

Un día, de repente, te vas a dar cuenta que ya no van a valer esos años de carencias afectivas; que eres sencillamente maravillosa y mereces un amor de verdad que no te destruya ni destruyas con tu necesidad de afecto.

Mi consejo es que, si eres madre o padre, cuides de brindarle amor a tu hijo. No basta con que le proporciones cosas materiales; tu hijo más que juguetes o lujos necesita que le muestres amor, y éste no te cuesta nada.

Toma un momento para compartir ...

Erika Patricia Otero

Psicóloga con experiencia en trabajo con comunidades, niños y adolescentes en riesgo.