5 cosas que no debes compartir en las redes sociales si tienes hijos

"En el pasado eras lo que tenias. Ahora eres lo que compartes". Godfried Bogaard

Erika Patricia Otero

La primera memoria que tengo de una fotografía que mis padres me sacaron es de cuando yo tenía 6 meses. Sí, sé como suena, que es imposible de recordar, pero lo recuerdo. Para la foto me sentaron en una silla naranja en el patio de mi casa; mi madre me agarraba del pañal para que no me cayera, mientras mi padre trataba de enfocar la vieja cámara familiar. De ese momento hay tres fotos en el álbum de la familia. Desde luego, no son las únicas, pero de los otros momentos retratados no tengo recuerdos.

En esos álbumes hay fotos de muchos eventos familiares. Hay fotografías del matrimonio de mis padres, paseos familiares, fiestas de cumpleaños y más. Lo mejor de todo es que pocas son las personas que tuvieron permiso de ver esas imágenes tan íntimas. Me gusta que así sea porque no quiero que nadie más, excepto quienes elijamos, puedan tener permiso para adentrarse a nuestros recuerdos.

De cuando usábamos álbumes para guardar recuerdos materializados en fotos pasó mucho tiempo. Hay quienes aún los usamos, pero no es tan frecuente. Ahora la moda es compartir fotos en las redes sociales. Esto es bueno y malo a la vez; bueno porque haces uso de los recursos que da la tecnología, malo porque te expones más de lo que crees.

Vida familiar y redes sociales: caos de la sociedad

No voy a negarlo, las redes sociales se convirtieron en la forma más fácil de «tener una vida social activa». Gracias a ellas conoces personas, hablas con familiares y abres una ventana a tu vida íntima; nada de malo hay en esto, desde luego. Sin embargo, aunque solo lo hagas con el ánimo de compartir experiencias, hay quienes que lo verán como una oportunidad para sacar ventaja.

Lastimosamente hay muchas personas malvadas, eso no es un secreto. Lo peor es que voluntariamente las personas se exponen de manera ingenua. Quizás la situación sería diferente si se actuara con un poco de prudencia, pero no es así. Ese afán por compartir la vida pone en riesgo el bienestar de todos; sin embargo, eso es algo que muchos no tiene en cuenta.

Advertisement

Lo peor es que los más afectados por eso son los niños. Desde luego, es muy lindo ver fotos de eventos familiares que incluyen niños; eso despierta el lado tierno de la gran mayoría, pero ¿y del resto?

Una historia al respecto

Lo digo por mi propia experiencia, y aunque lo que nos ocurrió fue algo muy leve, aprendimos la lección. Te contaré brevemente: hace años, mi familia y yo pertenecíamos a una congregación cristiana. Solían invitarnos a muchos eventos de la iglesia: comidas y reuniones de integración, fiestas de Navidad, entre otras.

En una ocasión, alguien de la congregación sacó algunas fotografías a los niños que asistían, entre esos a mi sobrino. Para ese momento él estaba mudando dientes; sin embargo, si a él le decían: «Sonríe para la foto», como todo niño, lo hacía, y eso hizo. Nada de malo hasta ahí, en todas las fotos mi sobrino salía mostrando su sonrisa infantil desdentada.

Las fotos las subieron a la página social de esa congregación en facebook. A mí en particular me parecieron muy graciosas, pero no faltó en adulto que se pasó con los comentarios. Fue entrar y empezar a leer los comentarios de burla dirigidos a mi sobrino, y ardí en cólera. Para mí fue inevitable guardar silencio y reclamé abiertamente a quien se burló de mi sobrinito.

Según me enteré después, a esta persona le llamaron la atención por su actuar y las fotos fueron quitadas de la red social. Sé que lo que pasó con mi sobrino fue algo leve; sin embargo, nos molestó mucho ese actuar y más viniendo de un adulto. Por fortuna, solo fue algo que no causó daño a mi sobrino, pero a muchas familias no les pasa así.

Advertisement

Sé que lo que yo exponga no va a cambiar el proceder de quienes adoran compartir su vida por internet. Pese a eso, siempre se pueden tomar medidas en lo que se comparte; aún más si lo que deseas es proteger son tus niños.

Fotos que no se deberían compartir en las redes sociales de los niños

1 Fotografías donde salga con el uniforme de su escuela

Colgar fotos en la redes donde un niño salga con su uniforme escolar, lo puede hacer un blanco fácil para personas maliciosas. los padres pueden y tienen derecho de sentirte felices de los logros de su hijo, pero deben procurar que mejor esos logros se celebren en familia.

Imagina lo que siente un padre al llegar a la escuela a recoger a su hijo y que ya alguien se haya hecho pasar por él y el niño ya no esté en la escuela. ¡Terrible!

2 Fotos donde salgan datos personales

Es lo mismo que con las fotos donde sale con el uniforme de su escuela. Es como ponerle al cuello una diana de tiro sin necesidad; además. se expone a toda la familia y hasta la casa familiar.

3 Fotos donde el niño salga con otros chiquillos

A muchos padres les molesta ese tipo de exposición; así que por respeto a los demás, es primordial que se tenga en cuenta la próxima vez que se compartan fotos en las redes.

Advertisement

4 Fotos donde salga con poca ropa

¿Para qué? es innecesario e inconcebible dejar en evidencia a un niño en ropa de baño o en su desnudez. No solo lo avergüenzas, sino que lo pones en peligro.

5 Evita el geoetiquetado

El geoetiquetado es una opción que ofrecen muchas redes sociales para que quienes ven las fotos sepan donde se tomaron. Nada de malo para quien no tiene maldad; sin embargo, es peligroso para los niños pues da una idea de los lugares que frecuenta con su familia.

Solo me queda decir que nada de malo hay en sacar provecho de lo que la tecnología nos ofrece, pero siempre que se haga con prudencia, se vivirá más tranquilo.

Toma un momento para compartir ...

Erika Patricia Otero

Psicóloga con experiencia en trabajo con comunidades, niños y adolescentes en riesgo.