6 conductas defensivas que arruinan las relaciones

Algunas conductas pueden fracturar tu relación, aprende cuáles son y evítalas.

Adriana Acosta Bujan

Todos en algún momento de nuestra vida nos hemos sentido atacados o en peligro, por lo que es natural actuar a la defensiva. El problema es que en ocasiones las situaciones que experimentamos pueden ser imaginarias, lo cual nos lleva a fracturar cualquier relación con los demás. Nuestras acciones defensivas pueden ser tan hirientes que inconscientemente se daña a quien las recibe.

Ahora bien, hablando de una relación en pareja, las conductas defensivas pueden fracturar gravemente la relación, ya que la comunicación entre ambos será nula, no habrá confianza, respeto y buena convivencia. El matrimonio puede convertirse en un verdadero infierno si es que no reflexionas sobre ello.

Por tal razón es importante detectar ciertas situaciones que te hacen actuar a la defensiva y de ese modo cambiar tu comportamiento. Una manera para lograrlo es aprender a controlar las emociones para así tener el control total de lo que sientes.

Acciones que lastiman

Sentirse amenazado o en peligro provoca que cualquier persona adopte conductas que los protejan a sí mismos, con tal de defenderse de los ataques, de dominar, de impresionar o de ganar, la ira se pude apoderar fácilmente destruyendo todo el amor en una pareja.

Pero ¿Cuáles son esas conductas defensivas?

1 Echar la culpa al otro

Tomar decisiones no es nada sencillo, se debe pensar muy bien en las consecuencias y las recompensas que se esperan al actuar. Cuando las cosas no salen como se espera y por alguna razón las decisiones que tomaste han sido desfavorables, es común adoptar actitudes a la defensiva ya que es complicado aceptar errores. Dentro de una relación de pareja se supone que las decisiones las toman en conjunto, por ello es que es fácil echar la culpa a la pareja.

Advertisement

No aceptar que te has equivocado por la simple razón de no querer aparentar ser débil, será algo que dañe tu relación. El perdón, así como aprender de tus errores y malas experiencias fortalecerán tu matrimonio. Ya que al final, los dos estarán involucrados en tales decisiones, pues se toman en conjunto pensando en el bienestar común.

2 Competir con la pareja

No hay nada más desgastante que competir con la pareja, como si alguien fuera a ganar el juego del más inteligente, innovador, creativo, esforzado o quién es el mejor etcétera. Esa actitud a la defensiva arruinara tu relación. Sería un error tratar de ganar algo que no tiene recompensa; al contrario, en cada acción estarás hiriendo gravemente a tu pareja.

Nadie es mejor que nadie, todos tienen distintas maneras de pensar y actuar, es por ello que competir con tu pareja no será bueno para fortalecer tu matrimonio. Piensa en unir fuerzas y trabajar en conjunto para que logren conquistar sus metas.

3 No te escucho

Es común realizar críticas constructivas a la pareja cuando se piensa que él o ella están actuando de manera equivocada o que alguna de sus acciones está perjudicando la armonía. Cuando escuchamos cualquier crítica y no te encuentras en un momento anímico idóneo para recibirlas, es normal explotar y tener conductas a la defensiva. Lo cual también entrarás en el juego de las críticas hirientes tratando de echar en cara todos los defectos de tu pareja con tal de defenderte.

Aprender a escuchar y ser flexibles a las críticas y comentarios que realiza la pareja será una buena manera de reforzar su comunicación y por lo tanto tendrán estabilidad emocional.

Advertisement

4 Sin tu ayuda es mejor

Por naturaleza, los hombres siempre quieren ayudar a resolver los problemas de sus  esposas; y esto, en algunas situaciones hacen sentir que en lugar de ayudarlas, están subestimando su capacidad. Es por ello que algunas mujeres prefieren resolver sus problemas sin ayuda.

Sin embargo, dejar a un lado el apoyo y ayuda de la pareja es una actitud a la defensiva, ya que le estarás transmitiendo el mismo mensaje que tal vez tú recibes. Sé que eres una persona independiente y capaz de resolver por tu cuenta cualquier adversidad, sin embargo, no dejes a un lado la opinión y ayuda de tu pareja ya que son un equipo.

5 La carga completa de responsabilidades

“Estoy muy estresado y cansado porque tú no hiciste lo mismo”, es una típica frase que utilizamos cuando estamos a la defensiva. Algunas veces pensamos que la carga de responsabilidades no es equitativa y al final alguien hace más que el otro.  Si te sientes de esa manera será ideal que trates de comunicarle sobre tus sentimientos al respecto, en lugar de hacerle sentir mal.

Las relaciones donde uno de los cónyuges se siente que hace más que el otro, es probable que se fracture gravemente. Utiliza una buena comunicación y ten la confianza de expresar tus molestias; recuerda que tu pareja no es adivino y tal vez no se ha dado cuenta de todo lo que haces.

6 Todo lo bueno que hago por ti

Todas las personas deseamos que todo lo que hacemos sea valorado por nuestra pareja, queremos de manera inconsciente recibir un halago o algún tipo de recompensa. Cuando estas todo el tiempo diciéndole a tu pareja todo lo bueno que haces por él o ella de manera que logre valorarte, estarás actuando a la defensiva y posiblemente tú pareja llegue a cansarse de tus comentarios.

Advertisement

Decir “Yo hice esto por ti”, no es una frase que pueda beneficiar tu relación, al contrario, habrá un momento en que tu pareja deje de pedirte ayuda.

Ahora bien, deja de tener actitudes defensivas cuando en realidad no estás en peligro o eres amenazada; trata de controlar tus emociones para que tengas una buena comunicación con tu pareja; así, la relación será exitosa.

Toma un momento para compartir ...

Adriana Acosta Bujan

Adriana Acosta estudió comunicación, es madre de un adolescente, y actualmente se dedica a la enseñanza e investigación a nivel universitario en Puerto Vallarta. Publica sus escritos esperando que ayuden a las personas que leen sus útiles vivencias