6 indicadores de que disfrutas de una buena salud mental

La vida es 10% lo que experimentas y 90% cómo respondes a ello. Es cuestión de actitud.

Erika Patricia Otero

¿Puedes saber si alguien disfruta de una buena salud mental? La respuesta podría ser sí; sin embargo, los únicos con la capacidad para determinarlo son los profesionales en salud mental.

Puede ser que pienses que disfrutas de una buena salud mental porque te sientes «normal»; es decir, en lo que a ti concierne «no estás loca». Pese a eso, ¿Qué piensas si te digo que una buena salud mental no se limita a no sufrir una enfermedad mental?

Aunque te sorprenda, gozar de una buena salud mental va más allá de tener o no una enfermedad psiquiátrica. A continuación expondré las características que te ayudarán a saber si gozas de una buena salud psicológica.

1 En ti priman las emociones positivas

Esto no sucede de la noche a la mañana. Como todo en la vida, debemos pasar por las tormentas para encontrar los días soleados.

Vas a requerir de fortaleza para poder hacerte consiente de lo que te daña y de querer cambiar una actitud negativa. Sí, porque se necesita querer tener una actitud más positiva ante la vida.

Advertisement

Tener una actitud positiva te lleva a ver la vida de forma más optimista. Esto no quiere decir que dejes de tener problemas, solo que sabrás darles la mejor cara y no te dejarás derrumbar por las preocupaciones.

También aprenderás a ser resiliente; es decir, enfrentarás los problemas con calma, sin agobio, dándoles solo la importancia que merecen.

2 No eres alguien impulsivo

Es natural que cuando se es joven muchos actuemos de forma impulsiva. Sin embargo, lo natural es que con la madurez lleguemos a ganar control sobre nosotros mismos.

Pese a eso, algunas personas no pueden lograr esa madurez. Es así como no llega jamás llega a controlar su carácter, sus acciones o deseos. Este actuar les causa muchos problemas. La impulsividad hace que la persona no mida las consecuencias de lo que hace o dice, y esto les perjudica.

Cuando se logra controlar la impulsividad, las personas son más capaces de tolerar la frustración. Además, la persona con baja impulsividad también es capaz de resistirse a las tentaciones y es perseverante y paciente al luchar por sus objetivos.

Advertisement

Ten en cuenta que ser impulsivo no es lo mismo que ser alguien espontaneo o de pensamiento rápido.

3 Eres abierto a los sentimientos propios y ajenos

Dicho de otra manera, no se siente mal porque alguien le expresa su sentir; sino que acepta y manifiesta sus propios sentimientos. Además de esto, acepta que los sentimientos son algo natural y no un arma para manipular.

Sabe analizar su sentir; también sabe expresar lo que siente de forma sana, sin dañar a nadie. No reprime sus emociones porque sabe que hacerlo es más contraproducente que expresar lo que siente.

4 Eres cordial

La amabilidad es una cualidad de las personas con una salud mental equilibrada. No hay un motivo real para ir amargado por la vida, ni tampoco para ser grosero con conocidos o desconocidos.

Una persona cordial tiene facilidad para establecer relaciones de amistad con otras personas y es muy social. Esto no quiere decir que una persona solitaria sea poco amable, solo que prefiere estar sola y aun así, en situaciones sociales sabe relacionarse con los demás.

Advertisement

Las personas amables también se preocupan genuinamente por los otros. Están prestos a ayudar a los demás. También son agradecidos y aprecian el esfuerzo de los demás.

5 No permites que las emociones negativas tomen control sobre tu vida

Todas las personas a lo largo de nuestra vida sufrimos situaciones que nos sumergen en los más turbios sentimientos. Estrés, ansiedad, angustia, incertidumbre; estas son algunas de esas emociones negativas que si no se superan rápidamente pueden hacerte insoportable el día a día.

No es que haya algo de malo en sentirse de esa manera; por el contrario, saber sentirlas y expresarlas otorga liberación. La situación es que esas emociones  se deben superar; de lo contrario, vas a estar dándoles vuelta una y otra vez sin poder pasar página. Es como si vivieras el evento que provocó esa emoción una y otra vez, y esto desgasta terriblemente.

6 Eres directo y honesto

Para muchas personas es más fácil eludir los problemas y para eso recurren a mentir. Las mentiras son un arma de doble filo porque tarde o temprano la verdad sale a la luz.

Por el contrario, una persona que prefiere ser directa y honesta tiene menos problemas. Sabe que es mejor para su paz mental  decir siempre lo que piensa de manera prudente porque sabe que hacerlo evita problemas y el malestar de los demás.

Advertisement

Una persona con una salud mental sana es honesta. Además, sus habilidades sociales son firmes dado que al no engañar, sus amigos confían en él o ella.

Otra cosa que saben hacer muy bien es que no manipulan a sus amistades. Tampoco tiene máscaras, se muestra tal y como es. Sabe que sus amigos le aceptan y no esperan cambios en su forma de ser porque saben que no serán engañados por él.

Otras características de las personas psicológicamente sanas

-Sienten mucha satisfacción con la vida que tienen. Esto no quiere decir que no se superen. Luchan y se esfuerzan por lograr sus metas; mientras tanto, siguen felices con la vida que tienen.

-Sus relaciones son saludables. Sabe respetar y darse su propio valor y el lugar que se merece.

-Disfruta de un gran control de sus emociones y es prudente al momento de expresar lo que siente.

Advertisement

Por último, solo me queda decir que con los años y la madurez es muy posible que hagamos nuestras todas esas cualidades, mismas que nos ayudan a disfrutar mucho más de una vida armónica y feliz.

Toma un momento para compartir ...

Erika Patricia Otero

Psicóloga con experiencia en trabajo con comunidades, niños y adolescentes en riesgo.