6 razones por las cuales todo niño debería crecer con un perro

Los perros, más que mascotas, son amigos que vienen del cielo.

Erika Patricia Otero

Siempre me gustaron los perros. Me gustan los gatos, no lo tomes a mal, pero soy una persona «de perros»; sé que son más apegados a las personas y creo que esa es la razón por la cual siento especial afecto por ellos.

La realidad es que creo que mi cariño hacia los perros se debe a que desde que nací, compartí mi vida con uno de ellos.

La primera perrita que hubo en casa se llamaba Princesa, era una pequinés. Aunque no tengo recuerdos de ella, según mi madre vivió hasta que tuve 3 años. De ahí en adelante tuvimos muchísimos perros de todo tipos de razas, tamaños, colores, pero todos amables y juguetones. Hasta el día de hoy, que puedo decir que soy responsable de ellos.

En definitiva, la vida es mejor con un perro y aún más cuando se tiene el placer de crecer en compañía de ellos. Tener uno en casa te beneficia de maneras que no creías posibles y que te comparto a continuación:

1 Permitir que tu bebé crezca con un perrito hará que enferme menos

Un estudio llevado a cabo en Finlandia, descubrió que ya sea que un bebé comparta hogar con un perro o gato, tendrán muchos menos problemas de salud.

Advertisement

Los investigadores observaron a 397 niños desde el momento de su nacimiento hasta que cumplieron 1 año. Lo que se hizo, fue señalar el número de contactos semanales que el bebé tenía con el perro o gato.

Parece ser que enferman menos porque el contacto con los animales los exponen a la «suciedad» que traen consigo tras cada salida a la calle. Esos microbios bacterias hacen que el sistema inmunitario del bebé se fortalezca, pues el cuerpo del niño al verse expuesto a estas, se ve obligado a desarrollar anticuerpos que evitan que enferme de infecciones en oídos o pulmones. Esto es lo que expusó Eija Bergroth, pediatra en el Hospital de la Universidad Kuopio, en Finlandia, y coautor del estudio.

Pero además de lo anterior, un estudio publicado en Clinical & Experimental Allergy, halló que los niños que crecen cerca de los perros son un 50% menos propensos a desarrollar alergias y asma que los que crecen sin uno.

Añade a todo lo anterior que un perro ayuda a los niños a tener menos estrés y ansiedad. También su salud cardíaca y presión arterial es mejor; esto, debido al ejercicio físico que los niños hacen al jugar con el cachorro.

2 A los niños en edad escolar, cuando comienzan a leer, les ayuda tener más confianza

Cuando los niños comienzan a leer, es natural que se sientan tímidos; sin embargo, si el niño le lee a su mascota, se sentirá más seguro, y al momento de leer ante sus compañeros estará menos inhibido.

Advertisement

3 Reducen el nivel de estrés en niños autistas

Se ha visto en reiteradas ocasiones cómo los perros ayudan a los niños con autismo profundo. Un perro es ideal para un niño con trastorno del espectro autista dado que les ayuda a socializar. Los saca de su mundo interior y les ayudan a lidiar con las personas que les rodea.

4 Un perrito une a la familia

Son pocas las personas que no se enternecen ante la presencia de un perro amable. Ya se trate de una relación de hermanitos que no es muy buena, o de los niños con sus padres; el animal unirá a la familia al darles amor y atención por igual a todos los miembros de la misma.

5 Les ayudan a hacer amigos más fácilmente

¿Quien no se acerca a una persona cuando lleva a pasear a un perro que es particularmente simpático? Creo que todos lo hemos hecho; los niños no son la excepción. El asunto es que un perro puede ayudar a tu hijo a hacer amigos más fácilmente, pues les ayudan a mejorar sus habilidades sociales.

Además de lo anterior, puedes llevar a tus hijos a un refugio de animales a hacer servicio, llevarlos a un parque canino para que vean a las mascotas jugar entre ellos y seguro ahí encontrarán a más niños interesados en los animales.

6 Los niños aprenden sobre el amor y la responsabilidad

Tener un perro no solo es placer y felicidad. Como todo ser vivo requiere de cuidados y protección, por eso tener uno en casa ayudará a niño a hacerse consciente de las responsabilidades que acarrea tener a un amigo canino.

Advertisement

Pero además, los niños aprenden el poder del amor incondicional, la fidelidad, el respeto, e incluso humildad; valores importantes que le ayudarán a ser una mejor persona consigo mismo y los demás.

En definitiva, no hay nada mejor que puedas hacer por tus hijos que darle un compañero canino que le acompañe desde la infancia hasta la adolescencia. Sé que la pérdida de un amigo perruno puede ser dolorosa, pero incluso de esta se aprende y se valora la compañía de tan maravillosos seres.

Toma un momento para compartir ...

Erika Patricia Otero

Psicóloga con experiencia en trabajo con comunidades, niños y adolescentes en riesgo.