7 señales que indican que un niño está “malcriado”

Identifica estas características que hacen pensar que un niño es malcriado y evita que tu hijo se convierta en un adulto irrespetuoso.

Adriana Acosta Bujan

Uno de los desafíos que enfrentan los padres es brindar una buena educación a los hijos para que sean felices. Pero como todo en la vida, algunas veces pueden equivocase y en lugar de enseñarles buenos modales o por decirlo de otra manera un buen comportamiento, les enseñan todo lo contrario.

Los niños son malcriados porque muchas veces los padres llegan a subestimarlos, sobreprotegerlos y amarlos de una manera tóxica. Sin embargo, no deberán culparse por ello, ya que todos cometen errores y no existen los padres perfectos.

Ahora bien, siempre habrá tiempo suficiente para corregir esos errores en cuanto a la crianza, así que no te lamentes o te sientas mal. Por ello te comparto estas conductas para que identifiques fácilmente si tu hijo está siendo malcriado y puedas corregirlo.

Hijos malcriados

El ambiente dentro del seno familiar es vital para que los hijos aprendan conductas y apliquen en su vida comportamientos apropiados para formar su identidad y personalidad.

Eso no quiere decir que la culpa recae en los padres, ya que pueden existir muchos contextos distintos que hagan que los niños sean malcriados.

Advertisement

Sin embargo, los padres sí son los responsables de ayudar a sus hijos a corregir esas conductas, para asegurar su bienestar y éxito en su futuro. De lo contrario, ellos se encontrarán con miles de dificultades y obstáculos al ser adultos.

Ahora bien, ¿cómo identificar las conductas de los niños malcriados?

1. No utilizan las palabras mágicas

Decir “gracias, por favor y disculpas”, son tres palabras que deben aprender los niños, de lo contrario da a pensar que son malcriados. Enfócate en enseñarles a tus hijos que esas sencillas palabras son vitales para obtener lo que quieran y relacionarse con los demás.

No importa el contexto o las circunstancias en la que se encuentren tus hijos, siempre deberán ser agradecidos con lo que tienen y por la ayuda que obtienen de las personas que los aman y se relacionan con ellos.

2. Berrinches que no terminan

Muchos niños suelen hacer berrinches de una manera extrema, es decir, lloran, patalean, golpean, dicen malas palabras y todo lo demás, con tal de llamar la atención y así obtener lo que quieren.

Advertisement

El error es que los padres les dan lo que piden sus hijos para calmar ese berrinche; por lógica, los niños aprenderán que haciendo rabietas tienen lo deseado.

La falta de límites y el sentimiento de culpabilidad hacen que los padres cometan estos errores provocando que sus hijos sean niños malcriados. Lo recomendable sería establecer límites y reglas de convivencia en casa, para que los hijos aprendan a respetarse mutuamente.

Recuerda no sentirte culpable al negarles lo que desean, al contrario, enséñales las maneras correctas y apropiadas para pedir las cosas.

3. Se niegan a compartir

Los niños por lo regular cuando son pequeños creen que todas las cosas les pertenecen, por lo que adoptan conductas egoístas; pero es natural, puesto que va conforme al desarrollo normal de los niños.

Sin embargo, cuando crecen y siguen adoptando ese tipo de conductas al no querer compartir sus cosas o pensar que todo a su alrededor les pertenece es una conducta que identifica a los niños malcriados.

Advertisement

Por lo general, estos niños suelen ser irrespetuosos con las personas que están a su alrededor y comúnmente suelen pensar solo en ellos mismos, podríamos decir que son niños que no aprendieron a tener empatía.

Tal vez obligándolos a compartir sus cosas no es la manera adecuada para corregir ese error, sino más bien hablar con los niños para que aprendan a ser empáticos con los demás, enfocándose en lo afortunados que son por tener ciertas cosas que otros no tienen.

5. Se niega a cumplir con sus tareas

Permitir que los hijos hagan lo que quieran en el tiempo que ellos decidan hacerlas es un grave error que cometen algunos padres. Para ello se deben establecer los límites y las reglas de convivencia para que los niños aprendan a respetarlas.

Es importante no perder la autoridad, los padres deben ser firmes en las cosas que delegan y hacerles entender a los hijos que tienen que hacerlas por su bienestar, incluso que es parte de las responsabilidades que todos tienen en casa y fuera de ella.

6. Hace travesuras perjudicando a los demás

Está bien hacer travesuras, es parte del desarrollo natural de los niños, puesto que así aprenden a explorar el mundo que les rodea. Pero cuando esas travesuras perjudican a los demás, entonces son niños “malcriados”.

Advertisement

Tal vez los niños no hacen fechorías con la intención de lastimar o herir a otros, sin embargo, es preciso aclararles que deben evitar conductas dañinas puesto que siempre habrá consecuencias a sus actos.

7. Carencia de modales

Existen muchos niños que adoptan malos modales con tal de llamar la atención, hacerse los graciosos o chistosos. Esas conductas inapropiadas pueden catalogar a los niños como malcriados.

Está bien reírse un poco de esas acciones divertidas, como tal vez eructar, o sonarse la nariz, al final de cuentas lo que quieren los niños es socializar y pertenecer a un grupo.

Pero cuando esos malos modales carecen de diversión y solo lo hacen por costumbre o porque ya tienen esos hábitos arraigados en sus vidas, entonces ya hay un problema.

En este punto es preciso recordar que los padres son el ejemplo de sus hijos y que los niños solo imitan las conductas de los padres, así que será mejor reveer en casa qué ejemplo estamos dando.

Advertisement

Recuerda que los niños son “malcriados” porque los padres no se dan cuenta de sus errores en cuanto a la crianza, no porque ellos sean malos de nacimiento. Será menester identificar esos errores a tiempo para evitar que los niños sufran al ser adultos.

Toma un momento para compartir ...

Adriana Acosta Bujan

Adriana Acosta estudió comunicación, es madre de un adolescente, y actualmente se dedica a la enseñanza e investigación a nivel universitario en Puerto Vallarta. Publica sus escritos esperando que ayuden a las personas que leen sus útiles vivencias