9 consejos que ayudarán a tu familia a tener una mejor relación

Siempre puedes lograr que tu familia esté unida a pesar de las dificultades. Hacer el intento lo vale.

Erika Patricia Otero

Cuando convivimos en familia, las relaciones no siempre son del todo armoniosas. Es natural que de vez en cuando haya malos entendidos; lo que no es nada normal, es que esos conflictos rompan las relaciones entre los miembros de la familia.

La buena noticia es que hay varias cosas que puedes hacer para mejorar la convivencia diaria y lograr resolver los problemas que sean los hayan distanciado.

Esas opciones son las siguientes:

1 Romper con la rutina

La monotonía mata cualquier relación afectiva. Es cierto que la vida moderna casi que nos obliga a seguir un patrón diario; pese a eso, siempre puedes poner de tu parte para cambiar las cosas a favor de tu familia.

No es cuestión de dinero, es cosa de tener la voluntad para dar un cambio. Si no son del tipo de familia que comen juntos por sus horarios, propongan un día a la semana para cenar juntos, otro más para ver una película. Pueden también idear un paseo una vez al mes o lo que se les ocurra que les ayude no solo a conocerse más, si no también a forjar recuerdos.

Advertisement

2 Reconocer las virtudes de tus seres amados

Cuando hay problemas nos enfocamos muchas veces solo en los aspectos del otro que nos hacen la vida complicada. Busca esos aspectos que hacen que quieras convivir con tu pareja, tus padres, hermanos o hijos a diario; es simple porque todos tenemos cualidades.

También haz un análisis de tu «forma de ser». Recuerda que los problemas no surgen a causa de una sola persona, también tú tienes responsabilidad en ellos. Enfócate en cambiar o controlar lo que sientes que no les ayuda a tener una buena convivencia.

3 Controlar el uso de tecnología

Algo que distancia mucho a las familias en la actualidad es el abuso de tecnología. En muchos hogares es común comer mientras se están contestando mensajes de chat o esperando una llamada telefónica. Pero no solo eso es problema, también pueden serlo los programas de televisión.

Una solución simple es que pongan una regla en casa; apagar y dejar e lado los electrónicos siempre que van a comer o pasar rato en familia. Con eso propician una mejor convivencia.

4 Estar disponible

Parece algo simple de hacer, pero en realidad no lo es para muchos padres. Sucede que a veces los hijos buscan a sus padres para hablar con ellos por algún conflicto, pero en ocasiones les dicen que no tienen tiempo o que lo dejen para más tarde. El asunto es que el momento jamás llega y eso termina distanciando a la familia.

Advertisement

Siempre tienes un poco de tiempo para dedicar a los tuyos; si no puedes en ese momento, procura que sea lo más pronto posible. Procura siempre hacerles saber a los tuyos que si te necesitan, estarás ahí para ellos.

5 Hablar menos y escuchar más

¡Uff! es terrible necesitar ser escuchado y no serlo. Por eso, para que comience el cambio empieza tú por dar el ejemplo. Procura que cuando tus hermanos o tus padres necesiten hablar con alguien, estés atento a sus necesidades de desahogarse.

En caso de necesitar tú ser escuchado, pide hablar, y si notas que aun así no eres atendido, reclama esa atención de buena manera, pide ser escuchado tal y como tú lo haces.

6 Tener expectativas que sean reales

Muchos de los problemas que se presentan entre las parejas y que también deterioran las relaciones padres e hijos, son las expectativas elevadas.

Esperar a que tu esposa o esposo hagan esto o aquello y que no lo hagan, genera mucha desilusión. Esperar que tus hijos estudien o trabajen en lo mismo que tú, o que le vaya bien en esa materia escolar en la que a ti te iba genial, es absurdo.

Advertisement

No esperes de tus seres amados cosas que se escapan a tus deseos. Procura que tus aspiraciones sean coherentes con los deseos de tus seres amados. Con eso evitas muchas decepciones; pero sobre todo, evitar ser exigente con cosas que no depende de ti.

7 Saber reconocer tus fallas

Reconocer tus errores muestra tu humildad pero además que eres consciente de tus actos. Cuando tienes la valentía de reconocer ante la persona que haz lastimado, se te hace más fácil no volver a fallar.

8 Fomenta la autonomía

Esto aplica directamente a los niños. Cuando le permites a tus hijos hacer sus propias elecciones, les das las herramientas para hacerse responsables de sus actos y decisiones.

Desde luego que debes haberles dado bases sobre lo que es correcto y lo que no, sé que esto puede estar de más, pero no puedes «darles alas» sin antes haberles enseñado a elegir.

9 Reconocer tus debilidades

Admitir que todos tenemos nuestro lado débil, nos hace más sensatos sobre las exigencias que ponemos sobre la otra persona.

Advertisement

La intención de hacerte consciente de tus debilidades, es que te abstengas de criticar en público a quien también tiene sus falencias.

Siempre, si tienes que hacer una observación sobre algo, ya sea a tus hijos o pareja, procura que sea en privado y de la manera más prudente y respetuosa posible.

Restableciendo las relaciones rotas

Sé que no es fácil volver a tener contacto con familiares con los que hace tiempo no te hablas, pero para que no se deterioren los afectos más cercanos, trata de corregir tus fallas del pasado, cólmate de paciencia, y trata de ceder terreno de vez en cuando. Verás como las cosas mejoran entre ustedes.

Por mi propia experiencia puedo decirte que cuando tu cambias, logras también que los demás cambien al ver tu ejemplo.

Como siempre, te deseo lo mejor.

Advertisement
Toma un momento para compartir ...

Erika Patricia Otero

Psicóloga con experiencia en trabajo con comunidades, niños y adolescentes en riesgo.