9 hábitos cotidianos para fortalecer la relación con tus hijos

Tener la dicha de estar junto a tu hijo es una bendición. Fortalece tu relación con él, poniendo en práctica estos hábitos.

Fernanda Gonzalez Casafús

Este fin de semana ha sido ajetreado. Salidas, paseos, encuentros con amigos, caminatas, tardes de piscina y meriendas en el patio. Ha sido tan relajante como agotador al mismo tiempo. Es curioso, pero así se siente a veces tener niños en casa.

Cuando somos madres nuestro cerebro comienza a pensar en función de ellos. Desde que nacieron mis hijos, mi corazón late fuera de mi cuerpo, y cada día que pasa intento fortalecer más mi relación con ellos, porque sé que de ello depende su salud emocional.

Los padres tenemos una misión muy importante en la vida de nuestros hijos, que es proveerles de sus necesidades básicas. Pero además, es nuestro deber crear hábitos saludables para nutrir su alma y fortalecer su inteligencia emocional.

Parece fácil, pero no siempre lo es

Es fácil pensar que con un par de besos y abrazos podemos guiar a nuestros hijos por el camino del amor. Pero se necesita algo más que eso. El afecto que le demos a nuestros hijos desde su más tierna infancia moldeará su cerebro, su conducta y sus emociones para toda la vida; pero además, hay ciertos hábitos que debemos poner en práctica.

Vivimos en una sociedad que no para. Nos levantamos y nuestro día comienza a las corridas. Al llegar a casa no siempre tienes tiempo de tirarte en la alfombra a jugar con tu hijo, y muchas veces lo dejas con su tiranosaurio rex en la mano, a la espera de que termines con tus quehaceres.

Advertisement

Entonces, caemos en la cuenta de que muchas veces nos perdemos esos pequeños instantes que hacen a la felicidad de un niño. Y son esos gratos momentos los que se grabarán en su retina para siempre, los que quedarán tallados en su corazón, y que fortalecerán la relación parental.

Hábitos para fortalecer la relación

Como con la formación de cualquier hábito, debe repetirse y ser constante para que genere el cambio. Todos nosotros estamos ocupados hoy en día, pues el ritmo de la sociedad nos lleva a pasos acelerados. Frenar, poner un límite a nosotros mismos, nos ayudará a que la relación con nuestros hijos florezca y se cimiente sobre pilares indestructibles.

Muchos padres de hijos adolescentes caen en la cuenta de que en verdad no conocen en profundidad a sus hijos. Aunque la pubertad sea un período difícil, tenemos la misión de estar al corriente de lo que pasa con nuestros hijos, siempre. Y para ello es necesario mantener una comunicación fluida.

Muchos de los hábitos que mencionaremos a continuación serán ejercicios cotidianos que ayudarán a que la confianza y la comunicación fluya con nuestros hijos, para poder gozar siempre de una relación fuerte con nuestros hijos.

1  Abraza más

Demostrar afecto a los hijos es algo que debemos hacer desde que nacen. Abraza a tu hijo al llegar, y antes de irse. Dile lo importante que es para ti hacerlo. Además, está comprobado que los abrazos vuelven más inteligentes a los niños, y que necesitamos unos cuantos abrazos al día para mejorar nuestra salud.

Advertisement

2 Apaga el televisor

Si mantienes el hábito de cenar sin la distracción del televisor o el móvil, notarás cuánto puedes conversar con tus hijos. Hazlo desde ahora. Evita la tentación y acuerda con tu familia en que a la hora de la cena no habrá más ruido que el sonido de sus voces. En casa lo implementamos, y es fascinante ver cuánto le agrada a mis hijos conversar durante la cena, mientras nos miramos a los ojos.

3 Que lo primero que vea sea tu sonrisa

Cuando mis hijos despiertan, me encanta dedicarles una gran sonrisa y un amistoso “buen día”. A veces noto cuánto ésto los reconforta si han tenido una mala noche. Este gesto les indica que son amados y bien recibidos. Y además, emularán poco a poco tu actitud.

4 Alimenta tu niñez

A todos los niños les gusta que sus padres jueguen, canten y bailen con ellos. Desarma un poco tu estructura de adulto, y déjate llevar por el ritmo de las canciones de la granja, la rana, o el payaso plim plim. Es una excelente manera de fortalecer la relación con tus hijos desde muy temprano.

5 Mírale a los ojos

Aunque estés muy ocupada, y no puedas atenderle en ese momento, no dejes nunca de mirar a tu hijo a los ojos. Ellos necesitan de esa comunicación no verbal para fortalecer su autoestima. Al mirar a tu hijo a los ojos le estás diciendo “me importas”.

6 Que su dibujo sea más importante que un Picasso

Y en verdad, lo es. Mis hijos me deleitan con sus creaciones y jamás le resto importancia a ninguno de sus garabatos. Ellos comprenden así que sus regalos son importantes para mí, y se sienten entonces amados y escuchados.

Advertisement

7 Dales la bendición

Mami, la cruz que me hiciste me hizo despertar bien”, me dijo mi hijo esta mañana. Anoche, cuando se estaba quedando dormido, me dijo que tenía miedo de tener pesadillas. Entonces, le dije que le pediríamos a Dios que le brinde buenos sueños, y le hice la señal de la cruz en su frente, con una pequeña oración improvisada. Darle la bendición a nuestros hijos es un excelente hábito para enriquecer la relación con ellos y fortalecer su fe.

8 Léele un cuento

Los beneficios de la lectura para los niños son infinitos, pero además, la costumbre de leerle un cuento a los niños invita a acercarlos más a tu corazón. Cuando les lees a tus hijos, estás dedicando tiempo de calidad y ayudando a florecer su imaginación ¿Qué cuento leerán hoy?

9 No reprimas sus emociones

Los niños deben saber que cuentan con sus padres para apoyarse cuando lo necesitan. Si reprimes su llanto o no le dejas manifestar sus emociones le estarás enseñando que no sólo no puede contar contigo, sino que mostrar sus sentimientos está mal. Recuerda que lo que buscas es que tu hijo se apoye en ti.

Fortalecer la relación con los hijos es una tarea cotidiana, y que nunca tiene fin. El amor entre padres e hijos debe regarse a diario, como una plantita, para que siempre florezca y se mantenga sano.

Si quieres que la relación con tus hijos se mantenga firme y unificada, no olvides mantener vivos estos hábitos, así como agregar a tu lista personal los que consideres necesarios. ¡Recuerda, vas por buen camino!

Advertisement
Toma un momento para compartir ...

Fernanda Gonzalez Casafús

Fernanda es argentina y mamá de dos. Licenciada en Periodismo, especialista en Redacción Digital y Community Managment. Editora de contenidos y redactora en Familias.com. Ama los animales, la danza, la lectura y la vida en familia. Escribir sobre la familia y la maternidad se ha convertido en su pasión.