Ama a tu esposa de la misma manera que deseas que tu hija sea amada

Educar a una mujer libre es el privilegio de un hombre fuerte. Ama y respeta mucho a tu esposa para que tu hija sepa qué tipo de amor merece en la vida.

Emma E. Sánchez

Me encanta observar y aprender sobre el desarrollo humano, y en especial sobre las relaciones familiares que establecemos y el cómo nos forman y transforman.

“Los diamantes solo pueden ser cortados y pulidos por otro diamante”, y lo mismo ocurre con los seres humanos; solamente mediante la interacción con otros seres humanos podemos lograr todo nuestro potencial.

Cuando hablamos de relaciones humanas, inmediatamente vienen a nuestra mente las relaciones familiares, que sin lugar a dudas, dan forma a toda nuestra personalidad y marcan inclusive nuestras relaciones futuras.

La relación que los padres establecen con sus hijos son justamente ese modelo

Los niños aprenderán desde pequeños sobre el ejemplo que se les ofrezca, y lo seguirán consciente e inconscientemente durante el resto de vida; de ahí el valor de reconocer su importancia, establecimiento, y el cómo funcionan.

Regularmente creemos que la madre es la única o la principal responsable de la formación en todo sentido de los menores, pero estudios recientes en psicología y desarrollo humano confirman lo que muchas ya sospechábamos: el padre también es fundamental en la formación psico-emocional de los hijos, especialmente durante la adolescencia, y es prioritario en la formación de las niñas.

Advertisement

El carácter de las niñas está íntimamente ligado a la personalidad de sus padres, pero no solo queda ahí el asunto, hay algo todavía más trascendental:

El padre establece patrones psico-emocionales en su hija sobre cómo se relacionará con otros hombres a lo largo de su vida, cómo establecerá relaciones personales con ellos y sobre todo,  cómo ellos deberán tratarla como mujer.

¿Cómo ocurre eso?

Algo muy sencillo: los niños aprenden de todo lo que ven y lo que escuchan, aún desde el vientre materno.

Así, la niña aprende sobre cómo un hombre y una mujer se relacionan observando la relación de su padre con su mujer. La niña toma una “lección” sobre el trato que un hombre le da a una mujer viendo cómo sus padres se tratan.

Se llama «ejemplo»

Con frecuencia, desafortunadamente, muchas de esas “lecciones” no fueron muy buenas y en el futuro, corregirlas y re aprender puede costar mucho dolor y fracasos.

Advertisement

Por eso es muy importante que tú como padre de una o varias hijas estés muy consciente de los siguientes puntos:

El trato que le das  a tu esposa

No hay nada que tenga más impacto en la mente y el corazón de una niña que observar y escuchar cómo su padre trata a su mamá. Ella aprende cada movimiento, reconoce el tono y el volumen de voz y los relaciona con experiencias felices o infelices.

El mejor regalo que puedes dar a tus hijos es amar a su madre y tratarla con respeto y dignidad.

Imagina esto: en el futuro, cuando tu hija busque un compañero de vida, su elección será muy parecida a ti.

Si al pensar esto, te sientes contento y satisfecho ¡felicidades!, seguro estás haciendo lo correcto. Pero si te has sentido preocupado por pensar que a tu hija un tipo la trate mal, entonces debes comenzar a hacer cambios en tu trato hacia ella y su madre.

Advertisement

La actitud que demuestras hacia su cuerpo

Comentarios como “estás gorda”, “que mal te ves” o “baja de peso” calan directamente sobre la autoestima y autopercepción de tu hija. Tú, el hombre que en teoría ama más que nadie en este mundo, la critica y no la acepta como es; ¿qué podrá esperar de cualquier otro hombre que se acerque a ella?

Recuerda: Tú estableces las maneras en las que tu hija será amada y tratada por los hombres que encontrará a lo largo de su vida.

Tus actitudes hacia sus habilidades físicas, inteligencia y capacidades

Que ella se sienta capaz, fuerte, autónoma y sin amilanarse ante los desafíos, amigo, depende de ti.  Enséñale a hacer de todo, a cambiar una llanta, reparar un cable o podar el pasto, no te detengas a pensar si es trabajo de niñas o niños, ¡enséñale a trabajar!ganarse un sustento para que no dependa de un hombre para lograr sus objetivos.

Conviértete en su admirador número 1 ya sea en el deporte o en el arte. Haz de tu hija una mujer fuerte, tú eres la clave.

Tu trato respetuoso y lleno de afecto

Una gran mayoría de mujeres que han padecido violencia en el noviazgo o intrafamiliar, al entrevistarlas,  reconocen que al inicio del abuso y la violencia no fueron capaces de reconocerlo porque simplemente estaban acostumbradas a ser tratadas de igual manera por su padre.

Advertisement

Una verdadera tragedia, ¿cierto?

Trata  a tu hija de tal manera que cuando alguien la trate mal pueda identificarlo inmediatamente y no permitirlo

Confiar en ella y en su capacidad de decidir lo correcto

Dale tu confianza para que sea capaza de contarle lo más terrible que le pueda ocurrir, dale la confianza de llamarte y pedirte ayuda y auxilio. Para una niña, su padre es su primer y único súper héroe.

Dedicarle tiempo

Tiempo para ir a sus partidos, para comer con ella, tiempo para pasarlo solo con ella, tiempo para leer por las noches, para jugar y conocer a sus amigos.

Sé una referencia de todo lo bueno, de tal manera que cuando ella piense en rectitud y bondad, tu imagen aparezca en su memoria.

Advertisement

Enseñarle a buscar su propio camino y darle el don de la  libertad

Junto a mi esposo hemos criado tres hijas y nunca lo vi tan orgulloso y emocionado como cuando cada una de ellas decidió su propio camino y partió de casa.

La fuerza que un padre tiene, solo él es capaz de transmitirla y contagiarla a sus hijas. Una madre puede criar y sacar adelante a una familia, pero solo un padre amoroso puede construir una mujer libre de miedo y preparada para enfrentar este mundo tan violento.

¡Disfruta tu paternidad!

Toma un momento para compartir ...

Emma E. Sánchez

Escritora, esposa y madre de tres hijas. Pedagoga, Directora de un centro escolar de educación básica, y asesora de formación familiar. Interesada en el fortalecimiento y formación de la mujer, la familia y el hogar.