Aunque dudes de tu labor como madre ¡Lo estás haciendo bien!

Puedes llegar a cometer errores, pero siempre serás una buena mamá.

Erika Patricia Otero

En mi infancia y adolescencia vi a mi madre muchas veces pensativa, algunas otras la vi llorar angustiada y eso si que me partía el corazón. Nunca le pregunté por la razón de su llanto, pero yo la intuía. Estábamos pasando por una época muy compleja, y ser mamá sola con tantas responsabilidades no fue nada simple para ella.

Ser mamá es una de las tareas más difíciles que pueden existir, incluso si tienes a tu esposo a tu lado. Es difícil no solo por todo el esfuerzo que demanda; sino porque muchas veces se va a ciegas, sin saber si lo que se está haciendo es lo correcto o no.

He dicho en innumerables ocasiones que se aprenden a ser madre con cada hijo que llega a la vida de una mujer, y lo sostengo.

Todo hijo es diferente, así que como madre no puedes -por mucho que quieras- aplicar las mismas técnicas y consejos con todos tus hijos.

Lo anterior va a llevarte a ser creativa en la crianza de tus pequeños, y también puede llevarte a cometer errores y a sentirte mal; pero no te preocupes, por ser madre no tienes por qué ser perfecta, estás aprendiendo y no lo estás haciendo mal.

Advertisement

Crecer con los hijos

Todas las madres en lo absoluto se ven forzadas a crecer con sus hijos, con todos y cada uno de ellos. Así que ser mamá es un proceso que nunca deja de ser.

En casa eramos 2 hijas con 4 años de diferencia; así que mi mamá hizo (junto a nosotras) 2 veces el jardín, 2 veces la escuela primaria, la secundaría, preparatoria e incluso nos ayudó con algunas clases de la universidad.

Pero no solo en eso crece mamá con nosotros. Ella sufre si sufrimos y ríe cuando lo hacemos. De los mejores recuerdos que tengo de la época más gris de mi vida, es que mi mamá siempre sacaba tiempo para jugar con nostras a la rayuela. Eran tardes que aún cuando ella ya se haya ido van a estar intactas en mi memoria.

Toda madre acompaña a sus hijos en cada paso que da en su vida, y jamás deja de hacerlo aunque ya tengas la tuya construida y tengas tus propias criaturas.

Es que es como dicen casi todas las madres: «Solo cuando seas madre vas a saber lo que yo tengo que pasar» y si que es cierto.

Advertisement

Cómo debes reaccionar cuando alguien te critica

Las criticas s veces son terribles, aunque parezcan hechas con «buena intención». Lo que las hace peores, es que vengan de alguien que no está «en tus zapatos», pero que cree que por ser observador le da el derecho de decirte qué o cómo criar a tus hijos.

Es cierto, todos cometemos errores, pero para bien o para mal tenemos la capacidad de darnos cuenta de eso. Sin embargo, hay quienes creen que remarcar tus fallas te hará mejor, cuando lo único que hace es descalificarte y desanimarte, algo que no necesitas en tus -ya de por sí- agitados días.

Jeannette Kaplun es una periodista y escritora estadounidense y madre de 2 niños que ha vivido en carne propia lo que se siente cuando alguien critica su proceder como mamá.

Al respeto Kaplum dice que no se puede vivir en disgusto con tus detractores, que lo mejor que puedes hacer es:

-Adquirir conciencia sobre la critica; va a llegar de todas maneras.

Advertisement

Hazte una buena observadora de las condiciones de tus hijos. Si notas que están bien de salud física, que son felices, comen bien y van bien en sus estudios, pues estás haciendo bien tu trabajo. También puedes preguntarles a ellos, los niños no te mentirán.

No otorgues poder a las ofensas que puedan llegar disfrazadas de «critica constructiva».

No pelees con quien te critica. Será desgastante y no vas a sacar nada bueno de ello.

Si la critica insiste y se pone aun más pesada, entonces ya es momento de poner un alto y pedirle que ya no lo haga más.

Todo cambia

La vida como los métodos de crianza cambian; así que compararte con la «perfección» en la crianza que te dio tu madre, está fuera de lugar. Ten seguro que ella también tuvo sus miedos, dudas y se sintió mal, cansada y que no salían bien las cosas. Ella también recibió criticas disfrazadas de buenas intenciones y supo superarlas.

Advertisement

Eso si, si hay alguien que pueda entenderte, esa es tu mamá. Y si hay un consejo o sugerencia que sea digno de seguir, ese es el de tu madre.

No es que debas hacer las cosas tal y como las haría ella, pero puedes implementarlos con tus propias iniciativas.

Si a ti te funciona el llevar todas las tareas que debes hacer a la semana en un organizador, hazlo.

¿Te sale mejor disponer de un solo día a la semana para hacer todo el quehacer y dejar el resto de la semana libre para estar en función de los requerimientos de tu familia? Hazlo.

¿Deseas levantarte temprano cada día para hacer los quehaceres cada día y que no se acumule nada?, pues no dudes y hazlo.

Advertisement

Todo hazlo como creas que te va a salir mejor; pero no te permitas dudar de tus capacidades, no permitas que el miedo se apodere de ti. Recuerda: todas las mujeres que son madres han pasado y pasarán por lo que ahora estás viviendo, y nada de malo hay en ello.

Ser mamá no es fácil, pero es quizás la labor más bella, esmerada y gratificante que pueda llegar a existir. Y lo sabrás cuando tus hijos tengan pequeños triunfos, o sean fuertes y se levanten de sus fracasos.

Toma un momento para compartir ...

Erika Patricia Otero

Psicóloga con experiencia en trabajo con comunidades, niños y adolescentes en riesgo.