¿Cómo corregir a una persona que mantiene una idea equivocada?

Cambiar la idea de una persona que cree tener la razón en todo no será tan complicado cuando pongas en práctica estas recomendaciones.

Adriana Acosta Bujan

Muchas veces pasa que entramos en discusiones innecesarias con personas obstinadas que dicen o creen tener la razón en todo, y hacerles entender que sus pensamientos son totalmente erróneos puede causarnos malestar y sentimientos de frustración. Se trata de luchar para defender nuestras ideas sin saber si vamos a ganar o bajar la guardia para ceder; aunque creamos que lo que pensamos es correcto.

Estos conflictos suelen suceder mucho en los matrimonios, así como en las relaciones familiares, con los amigos y hasta laborales; incluso también nosotros mismos podemos estar defendiendo ideas equivocadas creyendo tener la razón. En pocas palabras, todos absolutamente todos podemos equivocarnos.

Por tal razón, para evitar tantos enfrentamientos y discusiones, será importante aprender algunas estrategias idóneas para que una persona acepte su error. Esto no es nada sencillo, ya que aceptar que nos hemos equivocado implica tener humildad en el corazón y valentía para reconocer que no somos perfectos, así como también dejar el ego a un lado.

¿Por qué es tan complicado aceptar un error?

En un artículo publicado en el New York Times, el profesor Paul Krugman afirma que todas las personas se aferran a querer dar una imagen inmaculada e infalible, a pesar de que hayan cometido errores; él se refiere a los políticos. Es sabido que estas personas llevan en sí una gran responsabilidad sobre sus hombros.

También podemos decir que no aceptar una equivocación es reflejo de debilidad; incluso nos remite a que esas personas son narcisistas, ya que tienen una elevada visión de sí mismos porque jamás admiten sus propios errores; además que creen que tienen el poder sobre los demás.

Advertisement

Creo que tienes razón, está bien

Algunas personas no se creen capaces de defender sus puntos de vista y prefieren ceder en lugar de iniciar una discusión, que al final de cuentas nunca creerán poder ganar. Sin embargo, en este artículo podrás aprender que es sano expresar lo que sentimos sin tener miedo a ser juzgados. Solo se trata de hacerlo con tacto, identificando el contexto adecuado y las palabras correctas.

1 Expresa cosas positivas

En una de las terapias con la psicóloga Livier Nazareth aprendí la importancia que tienen las palabras positivas dentro de los contextos conflictivos. Estas deben ser utilizadas siempre al principio de cualquier idea, con el objetivo de minimizar los errores o para modificar un mal comportamiento que quieras que alguien cambie.

Para comprender mejor la idea, si quieres que alguien acepte que está equivocada, deberás comenzar por decirle cosas positivas y afirmativas, eliminando de tu vocabulario las palabras «No «, “Estás mal”, “No es verdad”. Diciendo en cambio: “Sí, es verdad que…”, “Te doy la razón en…”, “Sí, es correcto que esto…”

2 Cuida tus impulsos y emociones

Es verdad que muchas veces las personas que no aceptan sus equivocaciones llegan a alterarnos provocando que nuestras emociones negativas salgan a flor de piel, lo cual nos lleva a subir el tono de voz, gritando e insultando, con tal de que ellos comprendan.

Sin embargo, la clave para hacerlos entrar en razón será cuando nosotros aprendamos a controlar las emociones negativas, cuidando el tono de voz con el que hablamos. Si ellos observan que te encuentras muy alterada, es normal que la persona también tomen un papel a la defensiva y todo se salga de control.

Advertisement

Así que respira profundo y cuenta hasta diez para pensar las palabras correctas y asertivas.

3 Elige un lugar adecuado

El contexto es algo que debemos tomar en cuenta cuando se trata de defender nuestras ideas, ya que si eliges un lugar caótico para hablar es probable que nunca llegues a nada bueno. Los lugares concurridos con mucha gente harán que la persona que cree tener la razón nunca acepte sus errores por el simple hecho de no querer mostrar debilidad ante la sociedad.

Pasará todo lo contrario cuando eliges un lugar tranquilo y con cierta privacidad, ya que será más sencillo hacer que cambie la persona en cuestión de opinión o idea, al no estar expuesta a un gran número de personas.

4 Argumenta y ten evidencias

Será imposible defender algo de lo que no estamos totalmente seguros de tener la razón. Por ello, antes de iniciar, será mejor que te prepares y logres recabar evidencias o tener buenos argumentos para defender tus ideas y posturas. Infórmate, investiga, recuerda, ofrece datos, fechas, di el nombre de algunos testigos etcétera.

5 Escucha y pon atención

Así como tú tendrás la oportunidad de evidenciar que tus ideas son correctas, también tienes que dar oportunidad de que la otra persona haga lo mismo. Se trata de entablar un diálogo asertivo, moderado y eficaz, para que ambas partes logren escucharse y llegar a acuerdos óptimos, sin necesidad de iniciar un conflicto de intereses.

Advertisement

Tal vez, puede ser que te hayas equivocado y que tengas que reconocer tus errores o al contrario, que la persona acepte con humildad que lo que defiende es totalmente incorrecto; ahí entran las frases “lo siento” y “perdón”.

6 Lo que es correcto para ti, no siempre es para los otros

Tienes que estar emocionalmente preparada ante el hecho de que por más argumentos válidos y evidencias que demuestres,no siempre será posible cambiar la opinión de algunas personas. La «verdad” es algo complejo y subjetivo; lo que puede estar bien para unos, puede estar mal para otros. Esto se da mucho en los movimientos sociales, las huelgas, los paros, entre otras cosas.

Así que no defiendas lo indefendible y aprende a aceptar ideologías distintas a las tuyas, puesto que todos en algún momento creemos tener la razón.

Ahora ya lo sabes, es posible defender tu verdad de las cosas y lograr que una persona acepte sus errores; es cuestión de poner en práctica las estrategias antes mencionadas y verás que poco a poco tus relaciones mejorarán.

Toma un momento para compartir ...

Adriana Acosta Bujan

Adriana Acosta estudió comunicación, es madre de un adolescente, y actualmente se dedica a la enseñanza e investigación a nivel universitario en Puerto Vallarta. Publica sus escritos esperando que ayuden a las personas que leen sus útiles vivencias