¿Conoces la parábola del fuego? Te ayudará a superar cualquier adversidad

El poder de transformar tu vida siempre ha estado en tus manos, no lo desaproveches.

Erika Patricia Otero

Todos los seres humanos tenemos que pasar por situaciones difíciles. El que aprendas o no la lección que esa dificultad trae consigo depende mucho de ti, de tu carácter, voluntad y capacidad para aprender y ver el lado bueno de las cosas.

Para que tengas una mejor perspectiva de lo que digo, a continuación te contaré una parábola:

Parábola del fuego y cómo transforma a los alimentos

La historia narra la situación de una mujer joven, que triste por la situación que está viviendo, acude a su padre en busca de consejo.

El señor, un hombre colmado de sabiduría le dijo: «Te mostraré algo». A continuación  puso en el fogón tres ollas con agua y trajo una zanahoria, un huevo y café. Luego puso cada uno de los alimentos en una olla respectivamente.

Luego de unos cuantos minutos apagó el fogón y le preguntó a su hija:
– «¿Qué pasó con lo que puse en el agua?»
– «Pues papá, la zanahoria se coció, el huevo también. El café se disolvió», respondió la chica.

Advertisement

Ante esto, el hombre respondió:
-«Así es. Pero si lo vemos más profundamente, nos damos cuenta que la zanahoria, que era tan fuerte se hizo blanda y flexible. El huevo que parecía tan frágil y delicado se volvió duro. Su aspecto es el mismo, pero interiormente ambos sufrieron cambios; cada uno a su manera bajo una misma situación: el agua hirviente.

Siguió el señor diciendo: «Igual pasa con las personas: los que parecen fuertes pueden resultar siendo los más débiles y aquellos que parecen más indefensos y delicados se vuelven duros».

A lo que la hija curiosa preguntó: «Está bien papá, pero… ¿y el café?»

El señor dijo: «¡Ah!, pues es lo más interesante. Se disolvió por completo en el ambiente hostil y lo cambió, hizo del agua hirviente una bebida deliciosa y aromática. Hay personas que al entender que no pueden salir de una determinada situación, deciden cambiarla y convertirla en algo favorable para ellos. Lo que hacen es poner a disposición su conocimiento y a sí mismas para hacer de eso algo mejor».
«La conclusión, hija mía, es que cada persona decide en qué convertirse luego de pasar por una situación difícil».

Tú tienes el poder de seguir adelante o estancarte

Esto me recuerda una historia que alguien me contó. A una bella mujer su prometido la dejó parada en la entrada de la iglesia el día que se suponía sería su boda. La reacción de ella fue sumirse en una profunda depresión; lo cual es fácil de comprender. Sin embargo, ella no solo estaba muy triste, ella seguía buscando al hombre que la dejó abandonada el día de su matrimonio. Insistió en humillarse tantas veces que su familia no podía entender ese proceder.

Además de la constante depresión y la humillación, se volvió una mujer amargada que estaba arrastrando a su familia en ese circulo dañino. Llegó a un punto tan enfermo, que se interpuso en la relación de su hermana para que esta no se casara; le tenía envidia pero la hacía pasar como deseos de protegerla.

Advertisement

Después de una serie de malas decisiones, al fin esta joven mujer cayó en cuenta de todos los errores que estaba cometiendo, y tomó la decisión de ponerse en terapia psicológica para salir del agujero donde ella se había metido.

Así fue como recuperó su empleo, logró el perdón de su hermana, y encontró a un buen hombre con el que al final construyó la familia que tanto anhelaba.

Así como ella todos podemos aprender la lección de cada situación difícil que se nos ponga en la vida. A veces esos cambios te fortalecen, otras veces te hacen alguien flexible y otras veces tú debes hacer que tu ambiente sea favorable para sacar el mejor provecho de este; tal como lo enseñó el hombre sabio de la parábola antes narrada.

Toda elección tiene una consecuencia

De la misma manera que tienes el poder de decidir si superar un evento complejo de tu vida o quedarte ahí hasta que te consuma; también es tu deber pensar en las consecuencias de tus elecciones.

Piensa en este simple regla de física:«Toda acción trae consigo una reacción». Supón que un día tiras una piedra a la ventana de la casa de uno de tus enemigos; lo más natural que puede llegar a ocurrir es que salgan y te metas en un problema.

Advertisement

Igual pasa con las cosas buenas de la vida; si ayudas a alguien en necesidad, de seguro cuando tú necesites la ayuda de alguien, ese favor que antes hiciste te va a ser retribuido sin siquiera estar buscándolo.

Tú siempre eliges qué hacer con las cartas que la vida te da para jugar: te estancas, te amoldas o sales bien librado. Igual como trates a los demás: tratas bien, te tratarán bien. O puede ser que en ese momento solo te paguen mal, pero a la larga verás la recompensa.

Trata de ver el lado amable de las dificultades

Los problemas son inevitables y más cuando tomas malas decisiones; sin embargo, siempre puedes ver el lado amable de la vida.

¿Perdiste ese empleo que parecía ser el mejor de tu vida?, déjame decirte que las cosas siempre pasan por algo. Ahora bien, debes elegir  ¿Te quedas estancada a regodearte en tu fracaso o agarras tus hojas de vida y buscas algo mejor?

Advertisement

Da miedo dar ese paso, pero salir de tu zona de confort siempre será como dar la vuelta a una esquina; jamás sabes qué vas a encontrar tras ella. Das un paso y luego otro, y de repente, luego de dar muchos pasos volteas a mirar hacia atrás y te das cuenta que has subido una montaña.

La invitación es a que siempre veas el lado positivo de las cosas que te pasan en la vida: siempre llegan a enseñarte una lección y si sales de esa dificultad o no, siempre será tu responsabilidad y de nadie más.

Te deseo lo mejor.

Toma un momento para compartir ...

Erika Patricia Otero

Psicóloga con experiencia en trabajo con comunidades, niños y adolescentes en riesgo.