Dejar ir a quien se ha ido: soltar para poder avanzar

Aprende de estos consejos para soltar a quien se ha ido, para así poder cerrar ciclos y ser feliz.

Adriana Acosta Bujan

La muerte de un ser querido es lo más difícil de superar en la vida, aceptar que ya no estará su presencia física en este mundo terrenal es devastador y aunque transcurra el tiempo las heridas son profundas y complicadas de sanar.

También dejar ir a quien se ha ido no solo se trata de la muerte de un ser querido, sino que podemos interpretarlo como aquellas personas que han estado en nuestras vidas y que por alguna razón ya no están, tal vez un amor o un amigo.

Lamentablemente, algunos no superan fácilmente la partida de una persona, porque han experimentado un fuerte apego emocional o porque les da miedo enfrentarse al futuro incierto por sí solas.

Sea cual sea el caso, se debe aprender a soltar a las personas para poder avanzar; como decía mi padre: “Pasar a otra página o cerrar un ciclo”, de lo contrario, será más difícil sanar las heridas del corazón.

Cómo soltar para ser feliz

Todas las personas que han experimentado la pérdida de un ser querido atraviesan un proceso de duelo para poder aceptar la realidad y sanar las heridas del alma. Las etapas son:

Advertisement
  • Negación: en la cual el cerebro niega completamente la realidad a pesar de estar viviendo ese hecho.
  • Ira: donde los sentimientos se convierten en frustración y desilusión.
  • Negociación: la mente mantiene la idea de poder revertir o cambiar el hecho de la muerte. Por lo común, surgen cuestionamientos del por qué.
  • Depresión: Se experimentan emociones como tristeza, desesperanza, desilusión y dolor.
  • Aceptación: Se aprende a vivir con el dolor y con el tiempo se sanan las heridas del corazón.

Cuando se superan las etapas del duelo antes mencionadas, es cuando se estabilizan las emociones; eso no quiere decir que se olvide al ser querido, sino que menguará el dolor al recordar a esa persona.

Ahora bien, ¿cómo dejar ir a quien se ha ido, independientemente del proceso de duelo?

1. Deja la culpa

En los dos escenarios, ya sea el fallecimiento de un ser querido o la partida de un amor, es normal que las personas se culpen por lo sucedido.

Este sentimiento puede obstruir el camino a la sanación, por ello la importancia de no buscar culpables o responsabilizarse de lo sucedido, porque no se puede cambiar el pasado.

Dejar de pensar en ideas irreales con un supuesto “hubiera”, es decir, ya no cuestionarse en qué hubiera sido diferente, porque provocarás de manera inconsciente un agotamiento emocional

Advertisement

Es válido encontrar y descifrar los errores cometidos como una manera de aprendizaje emocional y espiritual, sin culparse. Al final de cuentas, nadie es perfecto.

2. Construye tus sueños

Sé por experiencia que la tristeza, el dolor y el sufrimiento por la pérdida de un ser querido son emociones negativas que interfieren ver el futuro. Sin embargo, dejar ir a quien se ha ido aceptando la realidad ayuda a volver a construir nuevas metas, sueños y objetivos para seguir avanzando con la vida.

Luego de haber detectado los errores del pasado, será el momento ideal para evitar cometerlos en un futuro. Ahora piensa que para poder dejar a quien se ha ido se debes pensar en ti mismo y enfocarte en nuevos sueños.

3. No te enojes con Dios ni contigo mismo

La venganza a nadie hace sentir mejor, aún aunque se tenga un duelo emocional con Dios por haber experimentado la pérdida de un ser querido o por tener rencor en el corazón por un amor que ha partido.

Es importante transformar esos sentimientos y emociones negativas en algo productivo y positivo, de lo contrario será más difícil cerrar ciclos.

Advertisement

Para ello existe una herramienta dentro de la psicología que se puede aplicar en la vida: el perdón.

Perdónate a ti mismo y a aquellos que te hirieron. ¡Perdona desde el corazón y no con la razón! Suelta la frustración. Para lograr esa paz tan buscada, una buena idea es escribir cartas para sacar los sentimientos negativos, así como dibujar o meditar, entre otras cosas.

4. Dale un lugar a las nuevas oportunidades

Siempre llegarán nuevas oportunidades en la vida, por lo que se debe poner atención para aprovecharlas al máximo. Por ejemplo: si un ser querido ya no está contigo porque falleció entonces esfuérzate por dejar un legado con las cosas que hayas aprendido de él o ella; en el otro caso de soltar un amor que se ha ido, entonces date la oportunidad de volver a amar.

Reflexionar es la clave para poder avanzar, es como poner en una balanza imaginaria las cosas buenas del presente para poder ser feliz.

5. No te subestimes

Cuando una persona experimenta el dolor de la pérdida de un ser querido es común que se subestime, critique y autosabotee al pensar que no será capaz de vivir sin esa persona amada.

Advertisement

Ten en mente que el peor enemigo está en la mente, en lo que se piense de uno mismo; por ello se debe trabajar en la autoestima, eliminando por completo pensamientos que solo dejarán a la persona débil e indefensa.

Convierte los pensamientos negativos en positivos repitiendo una y mil veces en tu interior frases como: “Eres fuerte e inteligente, capaz de hacer cualquier cosa, tú puedes”; todo ello para continuar con tu vida y dejar ir a quien se ha ido.

6. El presente es lo que importa

Lamentablemente, el pasado no se puede cambiar y el futuro es incierto; entonces lo que importa es el presente, el aquí y ahora.

Lograrlo puede ser tan sencillo como quieras, es decir, aplica en tu vida herramientas que te ayudarán a sanar como por ejemplo: hacer una lista de las cosas que tienes incluyendo los proyectos a corto plazo y así podrás esforzarte día a día.

Recuerda, no es sencillo dejar a quien se ha ido, pero no es el final de tu historia, ya que todavía tienes mucho que aprender y hacer en esta vida.

Advertisement

Reflexiona sobre el dolor que experimentas. Descubre qué es lo que tienes que aprender de esa pérdida y continúa con tu vida, cierra páginas y bríndate la oportunidad de ser feliz.  

Toma un momento para compartir ...

Adriana Acosta Bujan

Adriana Acosta estudió comunicación, es madre de un adolescente, y actualmente se dedica a la enseñanza e investigación a nivel universitario en Puerto Vallarta. Publica sus escritos esperando que ayuden a las personas que leen sus útiles vivencias