¿Detestas la Navidad? 6 razones para no hacerlo

Aunque no te guste la época navideña, aquí te dejamos algunas razones por las que abrirás tu corazón a la Navidad.

Adriana Acosta Bujan

Una de las épocas más esperadas por muchas personas es la Navidad. Una temporada llena de magia, buenos deseos, felicidad y unión familiar; se espera con mucha ilusión la celebración del nacimiento del niño Jesús para aquellas personas que profesan algún tipo de religión. Sin duda es una época muy espiritual, llena de diversión y alegría.

Pero lamentablemente, no son todas las personas que les gusta esta época, ya que existen muchos motivos distintos por las que la llegada de la Navidad no es algo que pueda emocionar o conmover a cualquiera; ya que todo depende de las experiencias vividas en el pasado o de la cultura o ideologías que se tengan, incluso costumbres.

A pesar de que algunas personas no les guste la Navidad, es inevitable experimentar la magia que se percibe en todos lados. Las calles se llenan de luces de colores, en cada esquina se ven los pinos navideños decorados y en todas las tiendas hay muchas ofertas.

Aunque no te guste la época navideña sean por las razones que sean, te compartiré algunos aspectos que puedes considerar para que puedas percibir esta época como algo realmente especial.

Una luz de esperanza

El verdadero significado de celebrar la Navidad para algunas creencias religiosas es recordar los valores como la unión, la paz, la solidaridad y la esperanza. Es una época que nos sirve para reflexionar al saber que contamos con salud, una familia, trabajo, dinero y amor.

Advertisement

Entonces, te contaremos cuáles son las razones para no aborrecer esta época:

1. Vacaciones

Sí, todos necesitamos un buen descanso para recuperar las energías y qué mejor aprovechar las lindas vacaciones que tenemos en esta época navideña. Estos días de descanso te ayudarán para conectarte contigo misma, podrás tener tiempo para terminar esos proyectos que dejaste a un lado, podrás pasar más tiempo con tu familia y seres queridos, incluso para poder limpiar y ordenar tu hogar.

Tendrás tiempo libre para viajar y hacer planes para tu futuro y sobre todo te regalarás algunos momentos a solas para fortalecer tu espíritu, tu cuerpo y alma. Siempre se necesita reconectarse con uno mismo para poder reflexionar sobre la vida que llevamos, respondiendo estos cuestionamientos de manera personal, como por ejemplo: qué queremos para nosotros y cómo lograremos conquistar nuestras metas.

2. Encuentros y sorpresas inesperadas

En esta época navideña muchas personas buscan a sus seres queridos, amigos y familia. No te sorprendas cuando recibas una llamada inesperada, un mensaje deseándote buenos deseos, una visita que no esperabas.

De eso se trata la magia de la Navidad, de reconciliarte con aquellas personas que tenías algún problema, de ver amistades o familia que habías dejado de frecuentar, de volver a fortalecer esos lazos de unión que olvidaste y dejaste en segundo plano en tu vida.

Advertisement

3. Disfrutar de un buen banquete

La comida es uno de los aspectos que no debemos olvidar en esta época navideña. Muchas familias se preparan para cocinar grandes y deliciosos platillos para compartir con sus familias en la noche buena. Aunque no te guste la Navidad por las razones que sean, es inevitable dejar de sentarte a la mesa para disfrutar esos platillos de comida tan elaborada y deliciosa que no se comen todos los días.

El pavo, los romeritos, el bacalao, la ensalada de manzana, el caldo de camarón, son algunos platillos típicos que se preparan en México; seguramente donde tú vives también existen platillos especiales para comer en esta época del año.

4. Integración familiar

En esta etapa del año muchos niños están de vacaciones y también adultos, por ello que es inevitable pasar más tiempo con la familia. Así que, aunque no te guste la Navidad, tendrás que ver el lado positivo y agradecer que tienes tiempo para disfrutar con tus seres queridos. Es momento de perdonar, de reconciliarse, divertirse y convivir.

5. Ser más espiritual

La Navidad es una etapa llena de espiritualidad, por lo que te contagiarás de esta magia, aunque no te guste. No solo se trata de preparar nuestros corazones para celebrar el nacimiento del niño Jesús, sino que es tiempo para reflexionar, empatizar, valorar y cambiar nuestra manera de ser y hacer las cosas.

Te vuelves más espiritual porque sabrás que aún hay una esperanza, un deseo por cumplir, una vida llena de triunfos; simplemente porque te mereces ser feliz. Incluso es el tiempo para agradecer y valorar lo mucho o poco que has logrado hasta ahora.

Advertisement

6. Obsequios

Tal vez como no te gusta la Navidad eres de esas personas que nunca compra obsequios materiales para regalar a sus seres queridos; sin embargo, habrá personas que te obsequiarán un regalo, ya sea material o emocional (significativo). Recibir sin esperar nada a cambio te hará reflexionar y valorar a esas personas que te aman y te consideran parte importante en sus vidas.

Aunque no lo quieras, estarás rodeada de amor por tus seres queridos. Así que disfruta cada abrazo, cada palabra cariñosa y cada demostración de afecto.

Ahora ya lo sabes, aunque creas odiar la Navidad, es imposible que no te contagies de su magia y su alegría. Recuerda que es tiempo de perdonar, de estar con la familia y de reconectarse con uno mismo. Ten en mente que se acerca una nueva oportunidad para conquistar tus sueños y lograr cada una de tus metas.

Toma un momento para compartir ...

Adriana Acosta Bujan

Adriana Acosta estudió comunicación, es madre de un adolescente, y actualmente se dedica a la enseñanza e investigación a nivel universitario en Puerto Vallarta. Publica sus escritos esperando que ayuden a las personas que leen sus útiles vivencias