El hombre que es bueno para ti, llegará en el momento indicado

El afán no trae más que cansancio y decepción; espera el amor con calma y hallarás a la persona que mereces.

Erika Patricia Otero

Mi última relación, la que creí que venía de la mano del amor de mi vida, comenzó como todas: llena de magia. Pensé que para mí la búsqueda había terminado. Sin embargo, el tiempo y las acciones me mostraron que solo se trataba de una lección; una muy difícil y dolorosa, por cierto.

La realidad es que llegué a odiarlo. Aún así, el tiempo me mostró que debía estar agradecida con esa relación pues me enseñó muchas cosas valiosas.

Pese a ese aprendizaje, el miedo a equivocarme de nuevo hizo que me convenciera de querer estar sola. Sí, tenía miedo, pero llegó un momento donde comprendí que merecía a alguien que me amara de verdad y corresponderle de igual manera. Es por eso que ahora estoy trabajando en esa aventura.

Las verdades que aprendí

Como señalaba, de esa relación fallida aprendí 5 cosas muy importantes que ahora deseo compartir contigo:

1 Atraes al mismo tipo de persona que tú eres

Esto puede sonar muy duro, pero es 100 % real ¿Has escuchado esa frase que dice: «Como es arriba, es abajo»?, pues existe una variación a esta que dice: «Como es adentro, es afuera». Lo anterior no es más que la misma Ley de correspondencia.

Advertisement

La Ley de correspondencia indica que lo que hay afuera es una proyección de lo que hay adentro. ¿Adentro de dónde? te preguntarás. Pues de ti. Es simple, esta ley declara que «puedes saber lo que está pasando dentro de ti con solo fijarte en lo que está pasando a tu alrededor».

Pongámoslo entonces en palabras más bíblicas si lo deseas: «La luz atrae luz y las tinieblas, tinieblas». Y sí, aunque me duela reconocerlo, él no era más que una persona atraída a mí por el tipo de mujer que era en ese tiempo.

Para esa época, mi crecimiento espiritual era nulo, pero estaba en plena búsqueda de esa parte que me faltaba para ser un mejor ser humano. Sin embargo, él puso mi mundo al revés; dejarlo entrar creyendo que había llegado el amor en sus manos fue un camino en descenso que me mostró lo peor de mí. Como resultado, mi mundo alrededor se hizo trizas.

Por fortuna, las cosas cambiaron para bien cuando tuve el coraje de sacarlo de mi vida. Comencé un proceso de crecimiento personal y espiritual que me trajo muchas pruebas y soledad. Pese a eso, fui capaz de sacar a la luz mi mejor versión. Hoy sé que que el tipo de personas que lleguen a mi vida, serán las que se sientan atraídas a mi por mi luz, y no por mis tinieblas.

2 El tipo de hombre que merecía

Al sacarlo de mi vida me di cuenta de los errores tan grandes que había cometido. Me enamoré y amé a la persona que creí que era y no a quien él realmente era en realidad.

Advertisement

Supe entonces reconocer al tipo de hombre con el que no quería volver a tropezarme en la vida. Y esto, a la vez, me hizo hacer una introspección: descubrí entonces los cambios que debía hacer en mí para atraer a la persona indicada. Si quería a alguien honesto en mi vida, pues yo tenía que ser honesta; y así sucesivamente.

Cuando haces esto, lo que logras es crecer como persona. Te fortaleces de tal manera que aprendes a reconocer a un buen hombre de otro al que aún le falta madurar y aprender más.

3 Los 5 aspectos imprescindibles

Las cosas imprescindibles son aquellas que sí o sí sientes que son necesarias para ti en tu vida.

Aplicadas a una relación de pareja, son aquellas características que debe cumplir esa persona especial, y en las que no vas a ceder. No lo harás porque sabes que son vitales para hacer posible la convivencia y la relación.

Por supuesto, «los imprescindibles» pueden o  ser 3 , 5 o  10 según tus reglas. El asunto es que no te hagas un autoboicot por el deseo a que ese hombre esté en tu vida.

Advertisement

4 Los 5 aspectos que de ninguna manera vas a tolerar

Desde luego que el punto anterior me trae directamente a este. Si hay características que deseo encontrar en un hombre, también hay cosas que no deseo encontrarme.

Por ejemplo: sí o sí no quiero que fume o y tampoco que le guste el licor.

Esto puede parecer un tanto psicorígido, pero es que a la larga te vas a ahorrar un dolor y decepción. Si pasas por alto esos detalles que no te gustan en alguien, la relación va a complicarse por tu falta de coraje para enfrentar a tiempo esas pequeñas manías que sabías que no ibas a pasar por alto.

5 Aprender a esperar de manera activa

Es necesario que aprendas a esperar, pero no me refiero a una espera pasiva, sino a una activa. Es decir, sabes lo que quieres y no en una pareja, pero tú no debes dejar de preocuparte por tu crecimiento personal y espiritual.

Si hay algo maravilloso de ser un ser humano es que puedes pasar de bueno a mejor con solo trabajar con voluntad en lograrlo. Si gustas, puedes salir con amigos, inscribirte en cursos, ir al gimnasio o solo salir a pasear por ahí de vez en cuando. Quizás en el momento menos esperado te encuentres de frente con esa persona especial.

Advertisement

Solo cuida que por miedo a no estar sola o a que «te deje el tren» te confundas. Ten calma y aprende a discernir.

Él llegará a su debido tiempo

Hoy o mañana, no lo sé pero cuando estés preparada el hombre que mereces y tanto buscas y anhelas llegará a tu vida. No será cuestión de azar ni casualidad.

La razón es que trabajaste duro por convertirte en una mujer especial merecedora de un buen hombre, y tarde o temprano llegará.

Pero como señalé antes, no tengas miedo a quedarte sola, ya que esto puede llevarte a elegir mal. Sal, conoce personas, estudia y diviertete pero con precaución. No olvides observar y analizar con calma y tener  presente siempre  tu propósito, y sabrás reconocer a ese hombre especial en el momento preciso.

Toma un momento para compartir ...

Erika Patricia Otero

Psicóloga con experiencia en trabajo con comunidades, niños y adolescentes en riesgo.