El rol del padre en la vida de sus hijos es irremplazable

Los hijos, para crecer armónicamente, necesitan tanto a papá como a mamá: lograr esto hará que crezcan en sano equilibrio.

Marilú Ochoa Méndez

Hace unos meses, elaboré con mi hijo de 10 años una balanza. Para lograrlo, primero, colgamos de un punto de apoyo dos cordones iguales que debían sostener cada uno un pequeño recipiente.  De la simetría y estabilidad de cada uno de ellos, dependía que nuestra balanza funcionara.

Lo primero que hicimos fue probar con canicas y monedas. Mi hijo quería saber a cuántas canicas equivaldrían todas las monedas que él había ahorrado en la semana. Fue para nosotros muy interesante experimentar con distintos materiales y asegurarnos que la balanza permaneciera equilibrada.

Como madre, en varias ocasiones he reflexionado sobre el valor que tiene mi aporte al hogar, y el valor que tiene el aporte de mi esposo. Ayer, mientras veía curiosa cómo mi marido es tan importante para mis hijos, reflexionaba sobre el valor que tenemos ambos -juntos- para dar equilibrio y sostén emocional a nuestros retoños.

Papá y mamá en armonía dan equilibrio a los niños

Me vino a la mente esta balanza de la que te contaba arriba. Pensaba en lo importante que es para cada niño que papá y mamá estén equilibrados en fuerza, participación y apoyo, para que los niños nivelen su vida, su percepción del mundo y crezcan sanos en mente y cuerpo.

Hallar este equilibrio de fuerza y sostén no es fácil para los padres, se requiere mucha comunicación, generosidad y una gran unidad, pero los frutos son notables.  

Advertisement

Imagina que uno de tus pies es mas corto o débil que el otro, ¡qué difícil se nos haría movernos, avanzar!; me imagino que al tomar un vaso de agua, sería complicado llegar a nuestro destino sin tirar la mayoría del líquido.  

Ahora, piensa en la maravillosa bendición que tienes de contar con tus dos piernas, y de moverte armónicamente con ellas ¿No crees que los padres deberíamos esforzarnos de todo corazón para dar a nuestros hijos ese mismo sostén emocional? Esto se lograría con una verdadera sinergia de los papeles de papá y mamá. 

No siempre se da al padre el valor que tiene

En ocasiones, debido a cuestiones culturales, el papel del padre lo designaba el jefe máximo del hogar, que desde la lejanía física o emocional, participaba en la familia a través de las madres. 

En mi caso, por ejemplo, mi madre nos comunicaba lo que había discutido con nuestro padre, y ya sabíamos que cuando era indicación oficial venida desde él, no había nada qué hacer.  Hoy, sin embargo, nos hemos permitido replantear estos roles, y las madres no queremos ser las voceras de nuestros maridos. Queremos participación común.

Y al final, no se trata tampoco de lo que las madres queremos, sino de la gran necesidad que tienen los niños de ser mirados, atendidos e impulsados por ambos progenitores.

Advertisement

Ciertamente, a las madres nos sale del corazón entregar vida, desvelos, energía y profunda atención a nuestros hijos, pero ellos no solo necesitan cuidados y ternura, necesitan fuerza, aventuras, empuje y alguien que los arrastre a hacer cosas grandes, y es aquí donde entra nuestro querido esposo.

La madre pare a los hijos, y el padre los para

Esta frase me encanta por su fuerza. Quiere decir que la madre los da a luz, los llena de amor, los protege y los nutre, y al padre corresponde ponerlos de pie: darles seguridad, retarlos y exigir de ellos que den lo mejor posible.

Es increíble cómo a veces se desvaloriza, minimiza e ignora el fundamental rol de los padres de familia. Se exalta a las madres que salen adelante solas, diciéndoles que son “padre y madre a la vez”, cuando una mujer, por mas increíble que sea, no puede nunca suplir de manera completa las riquezas que un varón aporta al hogar.  

Puede sonar políticamente incorrecta la afirmación de arriba, pero ¿quién suplirá en un cuerpo la falta del pie derecho? La persona sin esa extremidad podría colocarse una prótesis, usar un bastón, andar en una silla de ruedas, pero deberá asumir que esa parte le falta, y dar lo mejor de sí para rellenar el hueco.

Urge revalorizar el papel del padre en la familia

La sicóloga clínica española Celia Rodríguez Ruiz dice al respecto que el papel del padre es la base para el desarrollo social, por la fuerza que aporta su dirección y manejo de autoridad en el hogar. Asimismo, afirma que “la ausencia de dicho rol tiene graves consecuencias en su desarrollo social, emocional y afectivo”.  

Advertisement

Para ella, es obligación de la sociedad en general “reivindicar este rol paterno, al igual que se aclama del rol materno”.  Y para ello, ella sugiere tres caminos:

1 Una sensibilización de la sociedad

El hombre, como ser social, necesita de todos. Es verdad que una madre puede hacerse cargo ella sola del hogar, del mantenimiento económico y del cuidado de los hijos, pero ¿debería? ¿No es verdad que por querer abarcar todo ese universo acaba presa del cansancio y agotamiento, separada afectivamente de los hijos y a veces llena de resentimiento?

El reto de nuestra sociedad es reconocer la riqueza de padre y madre en igualdad de circunstancias.

2 Una movilización por la igualdad con la mujer

El padre es tan capaz como mamá de desvelarse, cambiar pañales, sacar gases de la pancita del bebé, aprender a calmar los primeros llantos, consolar a un bebé por un dolor de pancita… así como mamá es tan capaz de proveer sustento económico como el varón. 

¡Cuánto se pierden los padres que asumen que el cuidado de los hijos es responsabilidad solo femenina!

Advertisement

3 Una nueva mentalidad, basada en la corresponsabilidad

Ni solo mamá, ni solo papá: ¡ambos!. De nosotros depende la estabilidad de nuestros pequeños, ambos podemos trabajar juntos, nuestros hijos lo agradecerán.

Lee también: Mi familia, mi equipo

Toma un momento para compartir ...

Marilú Ochoa Méndez

Enamorada de la familia como espacio de crecimiento humano, maestra apasionada, orgullosa esposa, y madre de seis niños que alegran sus días. Ama leer, la buena música, y escribir, para compartir sus luchas y aprendizajes y crecer contigo.