¿Es tu hijo víctima de alguien tóxico? 8 señales para detectarlo

Cualquiera puede estar dañando a tu hijo. Atiende los síntomas y protégelo de los abusos.

Erika Patricia Otero

Como adultos sabemos cuánto daño puede hacernos una persona con la cual es difícil convivir; sin embargo, a veces pasamos por alto que los niños también se ven afectados por esa situación.

El problema es que las relaciones tóxicas pueden venir de muchas partes: compañeros de escuela, maestros, entrenadores, familiares, vecinos; cualquier persona que tenga una actitud destructiva y abusiva va a dañar a tu hijo.

Formas en las que puede venir el abuso a los niños por las personas tóxicas

Tú puedes esforzarte por darle el mejor trato posible a tu hijo. No quieres -quizás- que pasen por cosas como las que tú tal vez hayas vivido con tus padres. Por ello, no les pegas ni les gritas; no lo haces porque has optado por formas positivas de educarlos tales como hablarles claro de lo que han hecho mal, les retiras los juguetes o salidas con amigos por un tiempo, y haces que pidan perdón por sus faltas o haces que hagan servicio a manera de lección.

El asunto es que en la escuela no puedes protegerlos. (A mí me pasó; tuve a lo largo de mi escuela primaria y secundaria maestras que se ensañaron conmigo; y te soy franca, las aborrecía). Además, es de conocimiento público que tu hijo puede ser víctima de bullying por parte de sus compañeros de escuela.

Los vecinos también puede abusar de tu hijo por medio de gritos, amenazas, insultos y lo que se les ocurra; gente a la que no les gusta los niños hay de sobra. Es un poco más complejo que hayan casos de malos tratos por medio de familiares como los abuelos, tíos o primos, pero puede suceder.

Advertisement

El asunto es que si tu hijo te dice que está recibiendo malos tratos pongas atención a sus quejas y no permitas que trascienda a un punto de no retorno. Tu hijo te pide ayuda y tú estás ahí para protegerlo; solo hazlo y no esperes.

Mi propia experiencia

Yo tuve experiencias tóxicas por parte de cada una de las personas que señale antes, (los mismos que podrían ser victimarios de tus hijos). Por suerte, siempre tuve la ayuda y protección de mi madre que me defendió de cada ataque del que fui objeto.

Cuando cursaba tercero de primaria,  mi maestra me humillaba delante de mis compañeros, me arrojaba los cuadernos a la cara o los arrastraba por todo el salón. Por fortuna, el asunto no duró por mucho tiempo porque yo le dije a mis padres, ellos se quejaron con la directora y ella puso punto final al problema.

En segundo año de bachillerato, era recién llegada a un colegio público para niñas. No fue que no me adaptara, sino que yo sentía que la profesora, que era directora de grupo, auspiciaba el maltrato de mis compañeras mayores que yo. El problema siempre fue que jamás tuve un carácter tranquilo y me defendía de los atropellos de ambas partes.

Así me paso por un largo periodo de tiempo con una vecina a la que yo no le agradaba y siempre tenía una excusa para tratarme mal; e incluso, un familiar cercano también me trató mal en varias ocasiones, así que sé de cerca lo que es convivir con personas tóxicas.

Advertisement

Por un lado eso fue bueno, pues me ayudó a formar un carácter que me preparó para vivir experiencias difíciles que de otra manera no hubiera superado con facilidad; sin embargo, me hizo alguien desconfiada en permanente estado de alerta ante cualquier «supuesto» ataque del que pudiera ser víctima.

Atención a las señales

Toda situación donde un niño está expuesto a una situación agresiva tiene señales y son las siguientes:

1 El niño  te dirá que no desea volver a la escuela, casa de familiar, o salir a jugar

2 Es posible que llegue a casa lastimado. Cuándo le preguntes sobre lo que pasó, también es posible que tema decirte, es probable esté amenazado o lo hayan amedrantado.

3 Se mostrará retraído.

Advertisement

4 Perderá interés en cosas que antes le gustaban.

5 Es posible que se muestre más emocional que antes y reaccione mal a una llamada de atención.

6 Puede llegar a enfermar (efecto de somatización por los problemas que está enfrentando).

7 Posiblemente se vuelva temeroso y muy dependiente de ti.

8 Es posible que trate mal a sus hermanos más pequeños e incluso ese comportamiento puedes verlo dirigido hacía sus juguetes.

Advertisement

Enséñale a tu hijo a detectar a una persona tóxica

Es bueno que tu hijito sepa quién es una persona tóxica para que se aleje de ellos y/o aprenda a defenderse. Acá las señales:

Si siente que no debe acercarse a alguien, dile que le haga caso a ese sentimiento.

– Enséñale que si le dice palabras groseras o que no le gusta como le hace sentir, lo mejor es que se aleje.

Dile que si nota que esa persona habla mal de otra, debe alejarse.

Enséñale que si le incita a hacer algo que no le gusta, debe mantenerse distante de él o ella.

Advertisement

Prepara a tu hijo para que sepa protegerse de las personas tóxicas

1 Es bueno que ayudes a tu hijo a tener una excelente autoestima. Lo puedes hacer fortaleciendo el concepto que tiene de sí mismo. Para ello, dile que es un niño fuerte, amable, bueno, guapo y capaz de ser feliz y defenderse de todas las personas que quieran lastimarlo.

2 Haz que sepa que estás ahí para apoyarlo. Que puede acudir a ti si alguien le hace sentir mal o de alguna forma le hiere.

3 Es bueno que el niño sepa que si una persona le hace sentir mal o incomodo de alguna manera debe decirte, y alejarse de su»amigo» maestro o vecino (la persona que sea) que le esté haciendo daño.

4 Enséñale a distinguir cuáles son las situaciones de las que debe protegerse y decirte (insultos, golpes, palabras ofensivas, sentimientos o emociones dolorosas o incluso toqueteos que le hagan sentir incómodo)

Es bueno que a tus hijos les den herramientas que les hagan fuertes e independientes; eso les ayuda a protegerse de quienes quieran hacerles daño, tanto en el presente como en el futuro.

Advertisement
Toma un momento para compartir ...

Erika Patricia Otero

Psicóloga con experiencia en trabajo con comunidades, niños y adolescentes en riesgo.