Este joven no puede moverse solo, pero te enseñará a perseguir tus sueños mas grandes

La parálisis cerebral nunca lo detuvo para salir adelante de cada problema. ¿Qué cosas te detienen a ti en la vida?

Marilú Ochoa Méndez

¿Te ha frustrado alguna vez tener límites para seguir tus sueños? Tal vez la falta de tiempo o la falta de recursos te han detenido para progresar.  Revisa conmigo las inmensas riquezas y logros de este joven mexicano y no tendrás mas pretextos para posponer tus sueños.

Matías nació lleno de retos y oportunidades, y donde muchas personas veían pesimismo y fatalidad, su familia y él vieron esperanza y sueños.

Este joven mexicano enfrenta una parálisis cerebral denominada encefalopatía atetoide. Esta condición, compromete las funciones de su cerebro y su sistema nervioso, lo que le impide la movilidad y dificulta su visión y el uso del habla.

Sin embargo, ni Matías ni su familia han permitido que este y otros obstáculos le impidan soñar en grande, y no solo soñar, sino cumplir metas increíbles.

¿Sobreprotección? ¡Mi hijo es capaz!

La sobreprotección, es una tendencia común en las madres.  Se da con mas frecuencia con el primer hijo, o con quienes sufren alguna discapacidad.  En este segundo caso, las madres viven con ansiedad pues las limitaciones de sus hijos, implican la dificultad para valerse por sí mismos.

Advertisement

En el camino para educar a Matías, Patricia, su madre evitó el camino de la sobreprotección y la compasión desmedida. En cambio, se dispuso a aceptar lo que su hijo no podía hacer.  Contó con apoyos invaluables que la invitaron a observar con detenimiento las riquezas y cualidades de su hijo, para impulsarlas. Su enfoque no sería ayudar a su hijo a adaptarse al mundo “común”, sino potenciar la riqueza que ya tenía su hijo y con ella, ayudarlo a brillar.

Lo que esperaba la sociedad era que sus hijos (que sufrían alguna incapacidad) se incorporaran, que fueran totalmente “normales” y yo quería una inclusión generalizada, que aceptaran a todos los niños como eran, con sus diferencias. No tenemos que ser iguales para aceptarnos”, comenta esta valiente mujer en una entrevista.

“Yo puedo”, y no me amedrento

El acceso a la educación de Matías estuvo lleno de obstáculos. En el kinder, no le dieron oportunidad siquiera de inscribirse, utilizando recursos ridículos: impidieron su ingreso colocando candados en la entrada. Por tanto, su madre tuvo que inscribirlo a un centro especializado llamado Centro de Atención Múltiple.

Para ingresar a la educación secundaria, el proceso fue mas sencillo: su madre consiguió el apoyo de una persona que con sus influencias, logró que les abrieran la puerta sin problemas.

Advertisement

Ese logro, sin embargo, estuvo ensombrecido por el bullying que Matías sufrió. Cuando comenzó a obtener notas sobresalientes, algunos compañeros no comprendían que un “niño distinto” les quitara el puesto en el cuadro de honor.  También se enfrentó a problemas con sus profesores, por ejemplo, en la materia de dibujo, en que por su condición no pudo dibujar unas líneas paralelas, el profesor lo amenazó molesto: “Te daré nota aprobatoria, pero la vida se encargará de reprobarte“, sentenció.

Como estos episodios, Matías enfrentó varios, que arreciaron con el tiempo.  Al estar por terminar la educación secundaria, se comenzó a correr un rumor, afirmando que él tenía pensado suicidarse aventándose de un segundo piso.  Con mucho temor por inferir un atentado contra su vida, Matías no asistió a los últimos días ese semestre.

Mi meta vale los obstáculos

Hoy, Matías se ha convertido en el primer profesor universitario con discapacidad motriz, auditiva y visual.

¿Cómo? Podrás preguntarte con razón, y la respuesta es, dándose la oportunidad de soñar y luchando sin descanso a pesar incluso de su propio cuerpo.

La capacidad intelectual que Patricia, su madre, notó en él, fue cultivada con detalle durante su vida estudiantil.  Gracias a esto, pudo graduarse de la Licenciatura en Ciencias Políticas en un programa de educación a distancia en la Universidad Nacional Autónoma de México.

Advertisement

Así fue como Matías Santiago Alaniz, se graduó en tiempo récord de la licenciatura con mención honorífica, y decidió aplicar para convertirse en profesor de otros alumnos como él.

Gracias a su arrojo, ha comenzado a impartir la materia “Sociedad y Estado II” a sus 30 años.  Además, colabora laboralmente con su alma máter para hacer mas accesible la educación a personas como él.

Mi contratación como docente muestra que las personas con discapacidad tenemos la capacidad de desempeñarnos laboralmente si nos dan la oportunidad en igualdad de condiciones, lo que me obliga aún más a poner todo mi empeño y dedicación en esta responsabilidad, para que la sociedad mexicana vea que la discapacidad no es un impedimento para nuestro desarrollo integral”, mencionó este joven a una televisora local.

¿Cuál es tu pretexto?

Historias como esta nos ayudan a centrar nuestros problemas.  Si tú puedes ver, caminar y comunicarte oralmente, ¡Cuánto más debes empeñarte en soñar! ¡Cuánto debes esforzarte por superar tus miedos, problemas y obstáculos!

¿Cómo comenzar el camino?

Así que hoy mismo, siéntate frente a papel y lápiz y comienza a ver la manera de trazarte metas y armar la ruta para conseguirlas. Te comparto algunos tips:

Advertisement

1 Cree en ti

Como hizo la madre de Matías, anímate a ver lo que sí tienes, tus fortalezas y habilidades. Explótalas, hazlas crecer.

2 Busca una red de apoyo

Este joven contó con su madre, familiares y maestros que supieron ver en él la semilla de grandeza. Busca personas que admires, que te amen y estén dispuestos a darte ánimos y fuerza en tu camino.

3 Enfrenta los problemas, con el fin en mente

Habrá problemas. Tienes que hacer lo que Stephen Covey recomienda en su libro 7 Hábitos de las Familias Altamente Efectivas: un plan de vuelo.  Los pilotos, al dirigirse a cierto destino, realizan un plan teórico de vuelo, con la ruta mas adecuada. Sin embargo, saben que en el aire pueden enfrentar corrientes adversas y tormentas, por lo que se adecuan a los retos del camino.

El fin es llegar al destino, y para ello es preciso superar obstáculos con serenidad. ¡Son parte del camino!

En alguna ocasión, Nietzsche afirmó que “el que tiene un qué, encuentra fácilmente los cómos”.  Así que ¡Espabílate!, si tienes la capacidad de soñar, aventúrate a conseguir aquello por lo que sueñas.  El “cómo” llegará con empeño, constancia e ilusión.

Advertisement

Matías sufrió mucho, pero se siente seguro de sí mismo gracias al amor de su madre y la guía de sus maestros. Arrancó oportunidades a la vida con empeño y mucha seguridad personal. ¿Qué te detiene a ti?

Toma un momento para compartir ...

Marilú Ochoa Méndez

Enamorada de la familia como espacio de crecimiento humano, maestra apasionada, orgullosa esposa, y madre de seis niños que alegran sus días. Ama leer, la buena música, y escribir, para compartir sus luchas y aprendizajes y crecer contigo.