La música es el mejor método para estimular la inteligencia de un niño

El contacto con la música en la infancia reporta un sinfín de beneficios a nivel intelectual.

Emma E. Sánchez

Para nadie es nuevo escuchar que la tecnología ha transformado nuestro mundo por completo. Yo tuve mi primer celular hace 25 años exactamente. Nuestra segunda hija estaba por nacer, mi esposo viajaba por el país y estábamos muy preocupados pensando en que la hora del parto llegaría y no tendríamos una manera segura de comunicarnos; entonces compramos un celular, por cierto, con apariencia de ladrillo.

Luego, hace 20 años llegó la primera computadora a casa para uso familiar, y en esos días jamás me hubiera imaginado que veríamos todas las maravillas que hoy en día hace la tecnología en nuestras vidas.

La tecnología y el Internet son solamente herramientas que los seres humanos usamos según lo que está en nuestra mente y nuestro corazón; de ahí que hay quienes usan la misma tecnología y dispositivos hacer el bien como para dañar y lastimar. En medio de todo este gran abanico de posibilidades están los más jóvenes aprendiendo y observando qué y cómo lo hacemos nosotros.

Padres y maestros somos primeros referentes

Nosotros somos los que proporcionamos, por ejemplo, los dispositivos electrónicos y el acceso a Internet, y de igual manera también somos nosotros quienes debemos regular el tiempo que pasen usándolos y los contenidos que consumen.

Y aquí comienza nuestro verdadero trabajo como padres cuando observamos y decidimos qué es lo mejor para nuestros niños en particular.

Advertisement

David Bueno, autor del libro “Cerebroflexia”, tras algunas investigaciones hizo una declaración que debemos considerar:

Los usos constantes de los dispositivos electrónicos han llegado a sustituir las conexiones que hacen posible los procesos mentales de memorización”

Y por otro lado, encontrarás también propuestas de investigadores como Torkel Kliemberg, quien sostiene que el uso del “Brain Training” (o cualquier juego/aplicación con el mismo propósito) incide positivamente en la mejora de la memoria tras jugarlo por algún tiempo; pero la realidad es que la mejoría es muy leve y solo en memoria a corto plazo. No hay un impacto sustancioso si se habla de mejora en el rendimiento de las demás áreas cognitivas.

¿Por qué te hablo de todo esto?

Porque si tus hijos tienen celulares, tabletas o computadores, pasan más de una hora diaria con ellos  y tú quieres que la tecnología les ayude a desarrollar su intelecto en lugar de generarles una adicción o  simplemente perder el tiempo jugando; entonces, pon atención a esto:

La música es la única herramienta comprobada que puede potenciar su desarrollo intelectual

El aprendizaje y ejecución de un instrumento musical aumenta notoriamente el coeficiente intelectual de un niño y hace que acelere su desarrollo cerebral, siendo la mejor edad para comenzar los 6 años.

La Universidad de Toronto, en Canadá, estudiaron a niños que comenzaron a estudiar piano y solfeo contra niños de la misma edad sin lecciones de música y los resultados fueron determinantes.

Advertisement

Quienes tomaron las lecciones de música:

Acrecentaron notablemente las habilidades cognitivas para las matemáticas

Su coeficiente intelectual aumentó

Lograron una capacidad mayor de concentración

Aceleraron la actividad cerebral obteniendo placer y bienestar derivada de la música.

Entonces, la conclusión obligada es: reduce el tiempo frente a los dispositivos electrónicos y brinda a tus hijos la oportunidad de aprender y ejecutar un instrumento musical.

Ahora, ¿qué instrumento es mejor? O ¿cuál es el ideal para mi hijo?

El instrumento ideal por definición es el piano, pues brinda todas las bases para aprender o tocar en el futuro otros instrumentos.

Hoy en día es más fácil tener un piano que en el pasado, pues hay una gran variedad de teclados electrónicos de buen precio y de fácil acceso. Si no es el piano, considera el órgano, el acordeón o hasta un sintetizador.

La segunda y también muy buena opción es la guitarra y sus variantes: arpa, banjo, mandolina o el bajo.

Advertisement

La tercera y más común opción es el violín y por supuesto sus variantes.

Estos son los más comunes pero realmente la lista es interminable. Las siguientes son recomendaciones para tomar una decisión, considera los siguientes puntos:

-Hay escuelas que dan lecciones gratis para que los niños pueda escoger y tomar una buena decisión pues la compra de un instrumento puede ser un gasto significativo para la familia.

-Considera un instrumento de segunda mano para comenzar

-Verifica el tamaño del instrumento con relación a la estatura de tu hijo

Advertisement

-Infórmate de gastos de mantenimiento, reparaciones u otros gastos que se generen de su uso.

Ten una buena actitud y contágiala a tu hijo, que no sienta que es un castigo o una imposición de tu parte; considera los gastos de maestros, clases y hasta el ruido que se escuchará en casa mientras las horas de práctica que tu hijo deberá dedicarle y recuerda:

Aprender música es un verdadero regalo para el desarrollo de tu hijo.

Toma un momento para compartir ...

Emma E. Sánchez

Escritora, esposa y madre de tres hijas. Pedagoga, Directora de un centro escolar de educación básica, y asesora de formación familiar. Interesada en el fortalecimiento y formación de la mujer, la familia y el hogar.