La OMS reconoce oficialmente como trastorno la adicción a los video juegos

Es más grave de lo que pensábamos y los padres necesitamos actuar ya. Si sientes que tu hijo podría estar creando una adicción a los videojuegos, lee esto.

Emma E. Sánchez

Si te has detenido a leer este artículo es seguramente porque tienes alguna inquietud con respecto al tiempo que los chicos pueden pasar frente a la pantalla. Y bueno, he aquí la confirmación de lo que muchos ya nos imaginábamos:

Finalmente, la organización Mundial de la Salud (OMS) ha incluido en la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas de la Salud Conexos (CIE) el trastorno por uso de video juegos debido a los comportamientos adictivos que pueden generar este tipo de juegos.

¿Por qué es importante esta noticia?

Una vez que ha sido aceptado este trastorno, la comunidad de especialistas podrá hacer recomendaciones precisas para su manejo y recuperación.

Es muy importante que para poder confirmar que se trata de un trastorno o adicción, se debe corroborar  que el comportamiento ha sido evidente por lo menos en un periodo de tiempo de 12 meses o menos, si hay comportamientos o síntomas graves. El patrón de comportamiento adictivo puede ser mientras se juega en línea o cuando no se está conectado.

¿Qué síntomas se deben observar?

De acuerdo a la clasificación que el CIE ha descrito, se debe observar:

Advertisement

Deterioro en el control sobre el juego

Esto significa, la frecuencia, la intensidad, la duración, la determinación y el contexto donde se desarrolla.

Los niños pueden de repente iniciar con unas cuantas horas a la semana, pero en breve, ya son horas por día las que pasan frente a una pantalla, y eso ya es un serio problema.

Incremento de la prioridad dada al juego

Cuando el juego es lo más importante para la persona y deja de lado cosas vitales como asearse, comer, salir, ir a la escuela o relacionarse con otras personas, ya estamos en problemas serios y es necesario la intervención de un profesional.

Continuación o incremento del juego a pesar de tener consecuencias negativas

Cuando la adicción ha surgido, las consecuencias negativas aparecen.  Reconocerlas y aceptar que están ocurriendo es fundamental para poder cambiar y mejorar.

Deterioro significativo a nivel personal, familiar, social, educativo, ocupacional o en otras áreas importantes de funcionamiento

Las relaciones familiares se dañan, se pierde el trabajo, la escuela y la presentación personal cambia, la alimentación se altera y los hábitos básicos de higiene se olvidan; a esto se le reconoce ya como un deterioro que debe detenerse lo más pronto posible.

Advertisement

Antes de que sea tarde

Es muy importante poder reconocer estos síntomas a tiempo para poder actuar oportunamente. Tal vez  una persona, un joven o un adolescente no presenten todos los síntomas, o se manifiesten al mismo tiempo, pero no por ello signifique que no se trate de un trastorno en pleno.

Y como siempre, la prevención es lo mejor. Lo mejor de conocer un problema de salud, es prevenirlo, así que en casa y en el colegio todos debemos estar muy atentos a que no se generen.

¿Qué podemos hacer como medida de prevención?

Nada de pantallas o juegos antes de los 4 años

Los niños hasta los 12 años no necesitan celulares

Limitar el tiempo de uso de los juegos, tabletas y pantallas en general

Tener más actividades, especialmente físicas

Nunca relacionar el tiempo de juego con alimentos chatarras o tiempo de comidas

Y sobre todo:

Observar las relaciones familiares y la convivencia con otros niños pues los videojuegos pueden ser el escape para muchos a problemas en casa.

Los patrocinadores de la adicción

Otro punto importante a observar y cuidar es reconocer que para que alguien inicie una adicción, se necesita de alguien que la solape y la patrocine. Esto se traduce fácilmente en reconocer quién es quien provee los videojuegos, los aparatos, las pantallas, la conexión al Internet y el encubrimiento o resolución de los pequeños problemas que van apareciendo.

Cuando padres y la familia completa, hacen un frente común, la adicción se supera con mayor facilidad. Mientras que alguien esté solapando o patrocinando el origen del problema, no habrá solución  definitiva.

Advertisement

Los videojuegos no son malos, de hecho hay muchos muy divertidos que incluyen la actividad física y la convivencia social. Pero otros son violentos y fácilmente adictivos, y esos hay que evitarlos a toda costa.

El principio es enseñar a los niños autocontrol y autodominio, pues al final del día esas herramientas les serán útiles para toda su vida. Hoy pueden ser videojuegos pero mañana podrán ser drogas, y ellos deben ser lo suficientemente fuertes para decir no, y esa fortaleza solo se obtiene ejercitándose en pequeños ejercicios de autocontrol a lo largo de la infancia y juventud.

Mantente cerca de tus hijos, juega con ellos y obsérvalos, aprende de ellos y conócelos, esa es la gran vacuna para que ellos nunca desarrollen una adicción.

Vale mucho la pena el esfuerzo y sobre todo, les traerá mucha felicidad.

Toma un momento para compartir ...

Emma E. Sánchez

Escritora, esposa y madre de tres hijas. Pedagoga, Directora de un centro escolar de educación básica, y asesora de formación familiar. Interesada en el fortalecimiento y formación de la mujer, la familia y el hogar.