Lo que toda pareja debe discutir antes de tener hijos

La crianza implica la unión de los dos en la pareja. Y hay muchas cosas que deberían hablarse antes de la llegada de los hijos.

Adriana Acosta Bujan

Todos sabemos que la llegada de los hijos es algo maravilloso, que al nacer ellos de manera mágica invaden nuestro corazón de amor; incluso, también estamos conscientes que la decisión de ser padres trae consigo muchas responsabilidades y obligaciones. Sin embargo, nadie nos especifica qué tan complicada es la crianza.

No solo me refiero a comprar los pañales, darle biberón al bebé cuando tiene hambre, bañarlo o llevarlo al doctor. La crianza es algo que implica demasiadas cosas, como la toma de decisiones, una buena guía, apoyo, dirección y amor incondicional permanente; todo ello es para asegurarnos que nuestros hijos crezcan felices y también para que en un futuro ellos sean adultos exitosos e independientes.

Suena demasiado fácil y complejo a la vez. Sabemos que toda adversidad o complicación en cuanto a la educación de los hijos se refiere se va resolviendo con el paso del tiempo. Sin embargo, existen muchas cosas que las parejas pueden hacer y conversar antes de tener hijos, con el objetivo de evitar cargar culpas a uno u otro, ya que este problema muchas veces es causa de discusiones maritales.

Un plan de vida

El doctor David Fisher, asegura que las parejas deben hacer un plan para criar a los hijos antes de tenerlos, como si fuera una especie de contrato donde cada cónyuge establece qué debe hacer y en qué momento. Esto será una herramienta útil para llegar a acuerdos y así evitar conflictos innecesarios, pues muchas veces alguno se siente con mayor carga de responsabilidad que el otro.

Sin ir tan lejos, algunas mujeres en la actualidad trabajan para contribuir con el gasto familiar, y al mismo tiempo también se dedican a los hijos y al cuidado de la casa. Esto implica un desgaste físico y psicológico que lleva consigo complicaciones emocionales, ya que se ven obligadas a dedicar su vida entera a mantener la armonía y el equilibrio familiar, dejando a un lado sus propias necesidades, metas, sueños y deseos. Todo esto, por lógica, genera una gran insatisfacción y frustración.

Advertisement

Es por ello que lo ideal es hacer un plan de crianza, pero ¿cómo se hace?, ¿por dónde comenzar? Aquí te comparto algunos consejos:

1 Todo por escrito

Seguramente habrás escuchado que las palabras se las lleva el viento; por ello es que es necesario establecer acuerdos de manera escrita. Será importante hacer una lluvia de ideas con respecto a las obligaciones que le corresponde ejercer a cada cónyuge para así comprender la complejidad de la crianza.

Si bien la sociedad ha marcado que el rol de los hombres es proveer a la familia y que la mujer será la responsable de los hijos y el hogar, todo cambia y evoluciona, así que será fundamental establecer quién hará cada cosa.

2 De lo más simple a lo más complejo

Comenzar por las cosas simples hasta llegar a las más complejas, como quién llevará a los niños al colegio, qué actividades extraescolares tendrán, hasta a quién le tocará explicar las tareas de español o matemáticas; incluso de qué manera enseñarán juntos al momento de sentarse a la mesa, los valores, hábitos y costumbres.

3 Aunando ideas distintas

Todos fuimos criados de maneras distintas, por ello será necesario conversar abiertamente con la pareja con respecto a las cosas que creen funcionarán para aplicarlas en la crianza de sus hijos. Con ello me refiero a entablar una conversación franca y así poder implementar estrategias en conjunto.

Advertisement

Por ejemplo, recuerdo que cuando era niña mis padres nunca me dejaban levantarme de la mesa si no terminaba de comer el plato de comida o incluso, también me enseñaron a lavar mi ropa y recoger mi habitación a muy temprana edad.

4 Todos iguales, uniendo fuerzas

Sé que no existe un manual para ser los mejores padres del mundo, sin embargo podemos esforzarnos para lograrlo. Por eso será importante que todas las cosas que se realicen en pareja sean equitativas y equilibradas sin dejar más carga de responsabilidades a uno o al otro. La crianza es un compromiso que se adquiere en pareja y no se debe delegar a una sola persona.

En este punto se debe aplicar la crianza en conjunto, pues los dos deben tener la responsabilidad de conocer a sus hijos brindándoles tiempo de calidad a medida de lo posible; se trata de hacer cosas en familia y tomar decisiones que ayuden a guiar y apoyar a los hijos en todas sus adversidades y logros.

5 Un desafío a la vez

Concéntrate en las cosas que debes hacer en el momento preciso, para que puedas con tu cónyugue congeniar en la toma de decisiones, en el cuidado y guía de tus hijos, así lograrás mayor satisfacción y motivación día a día, venciendo cada problema de la vida o reto que se te presente.

Ahora es tiempo de corregir tus errores, anímate a realizar un plan de acuerdos con tu esposo, para que con ello puedas sentirte más liberada y tranquila. Recuerda que la crianza no es tan sencillo como parece, por tal razón deberás unir fuerzas con tu conyugue, ya que el objetivo primordial será ver a sus hijos realizados, felices e independientes.

Advertisement
Toma un momento para compartir ...

Adriana Acosta Bujan

Adriana Acosta estudió comunicación, es madre de un adolescente, y actualmente se dedica a la enseñanza e investigación a nivel universitario en Puerto Vallarta. Publica sus escritos esperando que ayuden a las personas que leen sus útiles vivencias