Los chicos antes mentían para salir, ahora mienten para quedarse en casa ¿Qué está ocurriendo?

Los jóvenes se sienten incómodos con otros, se aíslan, y se sienten mucho más cómodos relacionándose de manera virtual con otros por medio de una pantalla.

Emma E. Sánchez

Seguramente en tus recuerdos de adolescencia o juventud hay alguno de  amigos que inventaba las mejores historias para escapar de casa para ir a bailar o salir con amigos.

Idear una mentira o trazar mil planes para lograr salir fue una práctica de muchos de los hoy mayores de 40 años, pero esto comenzó a cambiar con los llamados “milenials”, esta generación de personas personas nacidas entre 1982 y 1995, quienes comenzaron a vivir conectados al internet, y que  comenzaron a dejar de salir con amigos prefiriendo quedarse en casa para navegar por las red.

Generación Z: el cambio radical

La generación Z o de personas nacidas a partir de 1997, fueron los que hicieron un cambio radical en la manera de relacionarse entre los jóvenes.

Esta nueva generación, según una encuesta realizada por Berenberg Research en 2018, disminuyó el consumo del alcohol a un 30 % del 54%  del consumo de la generación de 1991. Y lo que a simple vista podría ser una buena noticia, solo es el inicio de una serie de cambios profundos en las relaciones interpersonales y de desarrollo y madurez personales.

Los jóvenes dejaron de consumir alcohol no por convencimiento personal sino porque comenzaron a dejar de salir con amigos con quienes se iniciaba este tipo de hábitos.

Advertisement

Mientras tanto, hay además otras cosas que han cambiado hoy en día y que todos debemos conocer.

Carencias en el desarrollo de competencias emocionales

Se conoce como competencias emocionales a la capacidad de una persona para expresar sus propias emociones con absoluta libertad y responsabilidad. Las competencias emocionales surgen a partir de la inteligencia emocional que ayuda a una persona a identificar lo que sienten quienes le rodean y sabe reaccionar de manera asertiva para relacionarse y convivir en paz y armonía.

Los chicos que deciden quedarse en casa viendo la TV o navegando en la web en lugar de salir con sus amigos a divertirse o practicar un deporte, se privan de desarrollar estas habilidades teniendo como consecuencia carencia de habilidades para socializar y expresarse.

Hay una mayor tendencia al aislamiento

Al privarse de oportunidades para desarrollar habilidades emocionales y sociales, los jóvenes se sienten incómodos con otros, se aíslan, y se sienten mucho más cómodos relacionándose de manera virtual con otros por medio de una pantalla y sin toda la problemática que se debe resolver en relaciones conversaciones “frente a frente”.

Es más fácil y cómodo relacionarse con un desconocido en alguna red social que con alguien  “cara a cara”, y aún más fácil y cómodo quedarse en casa y no saber de nadie.

Advertisement

Un desarrollo mayor a trastornos mentales o problemas psicológicos

Los jóvenes que dedican demasiado tiempo conectados tienden a desarrollar con mayor frecuencia depresión y ansiedad.

¿Para qué nos sirve conocer esta información?

Si este artículo ha llamado tu atención, es porque seguramente eres madre de adolescentes o jóvenes y algunos hábitos o conductas de ellos te están llamando la atención; y me atrevo a decir, que hasta te están preocupando.

¿Qué cosas debes tener bajo tu mirada? ¿Qué conductas pueden ser de riesgo para tus hijos?

 1 El tiempo que tu hijo pasa más tiempo conectado que relacionándose con otros

No hay opción: los tiempos frente a la computadora o conectados con el celular, deben ser medidos y restringidos.

Los padres deben estar constantemente revisando los contenidos que sus hijos consumen en las redes.

Advertisement

2 Dejar actividades sociales o deportivas de lado para quedarse en casa

Los niños y jóvenes deben guardar un equilibrio sano entre sus estudios, actividades físicas y deportivas, ocio y su familia.

Quedarse solo en casa y evitar actividades que impliquen desconectarse o relacionarse con otros no es buena  idea.

3 No tener amigos

Un joven sano emocionalmente tiene algún buen amigo o alguien de su confianza con quien pasar tiempo.

4 Trastornos alimenticios

Dejar de comer, comer solo un tipo de alimento o comer demasiado  pueden ser señales inequívocas de algún trastorno que debe ser atendido a la brevedad.

5 Descuido  personal y carencia de aseo

Se dice que los adolescentes pierden el gusto o la necesidad de asearse como parte de su etapa de desarrollo, pero son cosas muy distintas el hacerlo de vez en cuando, a dejar de hacerlo y perder el interés por la higiene personal.

Advertisement

Manos a la obra

Si observas alguna de estas conductas en tus hijo, es muy buen momento para charlar y hacer los cambios que se requieran para buscar el sano equilibrio mientras su desarrollo integral se da.

Cabe mencionar que muchos jóvenes y adultos se pierden sí mismos viviendo en la red encerrados en casa, pues es una manera de evitar o postergar el  hecho de asumir la responsabilidad de la vida adulta.

Los padres jugamos un papel fundamental, pues somos nosotros quienes patrocinamos aparatos e internet y permitimos que pasen sus vida conectados en lugar de salir al mundo y recorrerlo.

Respira profundo, toma aire y ¡manos a la obra! Que son muchas las buenas razones para cuidar de nuestros hijos.

Toma un momento para compartir ...

Emma E. Sánchez

Escritora, esposa y madre de tres hijas. Pedagoga, Directora de un centro escolar de educación básica, y asesora de formación familiar. Interesada en el fortalecimiento y formación de la mujer, la familia y el hogar.