Los milagros existen, solo necesitas ver a tu alrededor

“Si es un milagro, cualquier testimonio es suficiente, pero si es un hecho, es necesario probarlo”. Mark Twain

Erika Patricia Otero

¿Crees en los milagros? Si no es así, deberías. Hoy escuché la historia de una joven youtuber colombiana llamada Natalia Segura. Ella contó cómo un milagro cambió para bien un pronostico médico fatal.

Cuando Natalia tenía 18 años, sufrió heridas por dos impactos de bala. Ella recuerda que se estaba ahogando a causa de que una de las balas le perforó un pulmón. Dado a que nadie la ayudaba, intentó salir de su auto e ir por cuenta propia a un hospital. Fue en esos momentos que se dio cuenta que no podía caminar y entonces comenzó a gritar. Ella cuenta que la única persona que le ayudó fue un vecino que abrió la puerta del carro, la alzó en brazos y la llevó hasta el hospital.

Después de ser intervenida dos veces, el cirujano le dijo que debido a una lesión en la médula jamás volvería a caminar. Fue entonces cuando todo se vino abajo. Cuenta que justo en esos momentos miró al médico y le dijo: «Va a ver que un día usted me verá entrar caminando a su consultorio».

Cuando el médico salió del cuarto, Natalia se quedo muy triste. Ella le preguntó a Dios la razón por la cual estaba pasando por eso. Se sentía molesta, pero aun así le pidió a Dios una luz de esperanza. Fue entonces cuando pudo mover solo un poco el dedo gordo de su pie derecho. Entonces sintió que esa era la señal que necesitaba para luchar y no quedar inválida.

Tras cuatro años de terapias, recuperó la capacidad para caminar. Es cierto que el accidente dejó secuelas; sin embargo, pasó de no tener esperanzas a recuperar su movilidad, que es más de lo que el médico le prometió.

Advertisement

¿Qué son los milagros?

Un milagro es un evento imposible y extraordinario que sucede sin explicación. Este suceso nos llena de la fuerza para suficiente para seguir adelante en medio de una situación difícil. Creo que todos los seres humanos en algún momento de nuestras vidas nos beneficiamos de un milagro.

En mi caso personal, sufrí varias circunstancias graves que pusieron mi integridad en peligro y aún no explico cómo me salve. Sé que hubo en esos eventos algo divino que me protegió, y por eso estoy infinitamente agradecida.

Los milagros no están sujetos a religiones, me atrevería a decir más bien que dependen de la fe de cada persona.

Estos eventos milagrosos son de todo tipo. Hay quienes se salvaron de un accidente, saliendo ilesos en el proceso. Otras personas más se curaron milagrosamente de una enfermedad terminal. Algunas más se salvaron de ser víctimas de un evento catastrófico.

Testimonios de milagros hay cientos en todo el mundo. Para no ir más lejos, basta con buscar milagros en el 9/11. Durante ese suceso sucedieron cosas increíbles a algunos sobrevivientes. Hay quienes cuentan que su reloj no sonó o que su automóvil no prendió; debido a eso, no llegaron a su oficina, misma que se hallaba en una de las torres gemelas, gracias a eso ahora están vivos.

Advertisement

Cada día es un milagro

Yo creo que el mismo hecho de despertar cada día es un evento milagroso. Si nos detenemos a pensarlo un poco, muchas son las personas que mueren mientras duermen; así que poder disfrutar de otro día más de vida, pese a los retos diarios, es un milagro.

Sé que parece un poco cursi esta idea, pero es verdad. Aparte de eso, a diario nos suceden situaciones de las que debemos estar agradecidos. Por ejemplo, tenemos un hogar y a nuestra familia. También tenemos alimentos y disfrutamos de cosas tan maravillosas, pero de las que solo somos conscientes cuando no las tenemos.

Obviamente en nuestra vida también suceden eventos a los que no podemos dar explicación. En mi caso personal, fui «salvada» por un ser invisible de lo que iba a ser un asalto.

También hay personas que hablan acerca de apariciones de la Virgen María. Con franqueza no sé si sean reales, pero para esas personas lo fueron y solo por eso tienen gran valía. Por medio de ellos el mundo recibió profecías y hasta sanación para quienes presenciaron esa manifestación espiritual.

Muchas religiones se construyeron con base a esas apariciones y milagros; eventos que son fuente de fe para sus creyentes, y que hacen que sigan firmes profesando sus creencias.

Advertisement

Todo es cuestión de fe

Milagros hay muchos. Yo solo voy a citar unos pocos que escuché una vez en un programa de televisión.

Hubo un caso de una madre que salvó a su hijo del ataque de unos malhechores. Este se encontraba en un país muy peligroso y estando a punto de ser secuestrado, los malvados desistieron de su cometido; esto mientras el joven veía detrás de ellos la figura de su madre que oraba por la protección de su hijo.

También vi varios casos de personas que después de diagnosticárseles muerte clínica por varios minutos, volvieron a la vida y dieron testimonio de lo que vieron; ese evento cambió sus vidas para siempre.

Hay personas que se sanaron de cáncer, otras más recuperaron la movilidad de su cuerpo luego de un accidente (como el caso que conté al inicio).

Yo sé que tu que estás leyendo este texto te sentiste atraído por el tema porque también fuiste y eres testimonio viviente de un milagro. Yo solo puedo decirte por último que esos sucesos maravillosos sin explicación siempre están presentes cuando los necesitas y te dan la fuerza para no rendirte jamás.

Advertisement
Toma un momento para compartir ...

Erika Patricia Otero

Psicóloga con experiencia en trabajo con comunidades, niños y adolescentes en riesgo.