Los milagros existen… y a veces son personas

Muchas veces llevamos demasiado tiempo esperando por un milagro. Y en ocasiones se nos pasa la vida entera sin ver que el verdadero milagro está frente a nuestros ojos

Fernanda Gonzalez Casafús

Piensa por un momento en aquellas personas que han llegado a tu vida de una forma especial. A veces nos cruzamos en nuestro camino con gente con la que luego forjamos intensas relaciones, y otras veces nos topamos con ciertas personas que simplemente cumplen su misión y siguen su rumbo.

Creo fervientemente que quienes llegan a nuestra vida lo hacen con un cometido. A veces es acompañar, ayudarnos y enseñarnos, y otras veces llegan para mostrarnos la cara dura de la vida, para que aprendamos de ella. Todas, absolutamente todas ellas vienen a construirnos, pues aún en las experiencias negativas, aprendemos.

Nadie llega a tu vida por casualidad

Cada encuentro con otro ser en esta vida vienen a proporcionarnos una lección o una bendición (o ambas a la vez). Comprender y entender esto puede ayudarnos a salir adelante de muchas situaciones, así como a mirar de forma reflexiva los acontecimientos que nos toman de sorpresa.

Ese amigo de la infancia, esa abuela con la que has cruzado unas palabras en el mercado, el chofer del taxi que has tomado, o la maestra de tus primeros años de escuela; de todos has podido aprender algo, de todos puedes haber tomado algo y alguno de ellos pueden haberte ayudado a resolver una situación que te preocupaba.

La ciencia de las coincidencias

En en año 1952, el médico y pensador Carl Jung acuñó el concepto de «sincronicidad» con la cual definió «la simultaneidad de dos sucesos vinculados por el sentido pero de manera acausal«. La mejor forma de explicar este concepto es analizando las veces que has experimentado esa rara sensación de no comprender esa increíble coincidencia en tus encuentros, elecciones o sincronicidades que te han hecho llegar a pensar que el Universo te estaba dando una señal.

Advertisement

Encontrar eso que tanto deseabas hace tiempo, cruzarte con alguien a quien tenías en mente, o recibir la respuesta que estabas esperando, de la forma más insólita. Para muchos puede ser mera coincidencia, para otros puede ser la ley de atracción, o un milagro. Lo cierto es que, cuando sucede, abre un mundo de preguntas frente a ti.

Esa persona que ha llegado a tu vida es un verdadero milagro

Sí, los milagros existen, y a veces son personas. Muchas veces llevamos demasiado tiempo esperando por un milagro. Y en ocasiones se nos pasa la vida entera sin ver que el verdadero milagro está frente a nuestros ojos. Esperábamos ser amados, ser felices, avanzar en nuestra carrera o cambiar de vida, y de repente nos topamos con ese ser especial que nos lleva a una profunda transmutación.

Los más escépticos dirán que creer en los milagros es simplemente una consecuencia de esa necesidad del ser humano de creer en una fuerza superior.  Pero hoy estamos hablando de quienes sí creemos en ellos, y de cómo un milagro puede llegar a tu vida personificado en alguien muy especial.

¿Quién es en tu vida esa persona que ha obrado milagros en ti?

Muchas personas llegan a nuestra vida para obrar milagros. Nos empujan a salir adelante, nos instan a dar lo mejor de nosotros cuando nos creíamos perdidos, o nos devuelven -literalmente- la vida.

Hace un tiempo conocí la historia de una pareja a quien la vida los tomó por sorpresa. Eran sumamente felices y tenían toda la vida y proyectos por delante. Se habían casado y planeaban tener 2 hijos. Cuando ella quedó embarazada parecía que sus plegarias habían sido escuchadas: al fin formarían esa familia que tanto anhelaban. Pero la vida tenía otros planes para ellos.

Advertisement

Cuando su bebita nació, ella tuvo complicaciones durante el parto y falleció. La vida de ese padre se derrumbó por completo. En un instante dejó de creer en Dios y no podía entender cómo le había sucedido algo así. Sin embargo, con el paso de los años comprendió que su  hija había obrado un verdadero milagro en él, pues cada mañana al levantarse, se sentía abatido y sin ánimos de vivir; pero cuando veía el rostro de su hija dormir, sacaba fuerzas de lo más recóndito de su alma y salía con la frente en alto.

Su hija había sido su mejor milagro y había llegado a su vida para llenarlo de aprendizajes y enseñanzas. Él, que solía ser una persona meditabunda y algo negativa, ahora, gracias a su hija, veía en todas las cosas una nueva oportunidad.

Por una razón, por un tiempo, o para toda la vida

Si puedes identificar quiénes han llegado a tu vida por alguna misión, quizá ello te sirva para comprender los planes de Dios. Muchas veces no los comprendemos, pero siempre se nos muestra claros cuando menos lo esperamos.

Cuando el milagro es una persona, somos verdaderamente afortunados, pues puede que ella nos marque el camino o puede que nos haga comprender cosas que por sí solos no hubiésemos comprendido.

La tarea entonces es tratar de comprender que cada persona que se cruza en nuestro camino llega para abrirnos los ojos, para enseñarnos algo o simplemente para acompañarnos a andar. Y así, cuando te encuentras desahuciado, sin ánimos, y vacío, esa persona llega -por una razón, por un tiempo, o para toda la vida- y nos invita a cambiar el foco y a mirar la vida desde otra perspectiva.

Advertisement

Si crees en los milagros, sabrás entonces que todos quienes te rodean y han llegado a ti, no son una simple casualidad. ¿Qué personas han obrado milagros en ti?

Toma un momento para compartir ...

Fernanda Gonzalez Casafús

Fernanda es Licenciada en Periodismo, especialista en Redacción Digital y Community Managment. Editora de contenidos y redactora en Familias.com. Nacida en Argentina y mamá de dos, ama los animales, la danza, la lectura y la vida en familia. Escribir sobre la familia y la maternidad se ha convertido en su pasión.