¿Miedo o respeto? Qué sienten tus hijos cuando impones tus reglas

Existen algunas diferencias importantes entre inspirar miedo o respeto. Conócelas y aplica los consejos a la hora de imponer tus reglas.

Adriana Acosta Bujan

La mayoría de los padres nos preocupamos para que nuestros hijos aprendan a ser responsables, autónomos e independientes; por eso es que algunas veces tratamos de imponer nuestra autoridad y somos un poco exigentes con ellos, porque estamos pensando en su bienestar y futuro.

Pero a veces pasa que al imponer nuestra autoridad y reglas no lo hacemos de la mejor manera, y puede suceder que nuestros hijos en lugar de respetarnos, nos tengan miedo. Tal vez no percibas que tu manera de hablarles y de exigirles no es la apropiada, puesto que actuamos de manera inconsciente, guiadas por nuestros instintos y paradigmas.

Sin embargo, las consecuencias de que nuestros hijos nos tengan miedo pueden ser devastadoras para ellos en su futuro. Ya que crecerán llenos de inseguridades, poco amor propio y desvalorizados. Es decir, el miedo que nos tengan lo reflejarán tarde o temprano en sus actividades cotidianas y relaciones con los demás.

Ahora bien, cuando nuestros hijos nos respetan es totalmente diferente, ellos aprenderán que en todos los lugares existen reglas y una autoridad que deberán respetar, también aprenderán a confiar en ellos mismos, tendrán seguridad y buen nivel de autoestima.

¿Respeto o miedo?

Sin duda, queremos que nuestros hijos nos respeten y que aprendan por sí solos a cumplir con las reglas impuestas y que asuman las consecuencias de sus acciones con cierta madurez. Por tal razón quiero compartir algunos consejos eficaces para que tus hijos te respeten:

Advertisement

1. Asegúrate de ser escuchada

Es importante que al momento de imponer una regla o norma en casa dirigirte de una manera apropiada y correcta a tus hijos. Por lo general, decimos lo que tienen que hacer, pero no sabemos si ellos realmente entienden las instrucciones y somos escuchadas.

Los expertos recomiendan ponernos al nivel de nuestros hijos cuando hablemos con ellos, es decir, a su altura, intercambiando miradas. De ese modo sabrás que tus instrucciones son comprendidas.

Incluso puedes hacerle preguntas claves para conocer si tu mensaje es correcto en su totalidad. Recuerda que puede ser una instrucción muy sencilla, así que asegúrate de haber sido escuchada.

2. Tono de voz

Si comienzas a gritar al dar instrucciones es lógico que tus hijos te tendrán mucho miedo. Evita gritarles a tus hijos, será mejor utilizar un buen tono de voz para imponer tus normas. En este caso busca un ambiente apropiado, es decir, tranquilo, relajado y fuera de distracciones para que tus hijos puedan escucharte claramente.

Háblales con amor y respeto, explícales qué deben hacer y cómo quieres que lo hagan. Incluso deberás enséñales cómo deben hacerlo para que tengas buenos resultados. Recuerda no exigir cosas que tal vez ellos no sepan hacer.

Advertisement

3. Respeto

Si quieres que tus hijos te respeten, entonces deberás predicar con tu ejemplo. Enséñales a respetarse entre todos los miembros de la familia y a respetar de igual manera a todas las personas que están a su alrededor. ¿Cómo hacerlo? Es muy sencillo, solo debes pedir las cosas por favor, dar las gracias y evitar los insultos o groserías.

Si tus hijos se equivocan al hacer cualquier cosa, entonces no te alteres, será mejor volver a explicarles cómo deben hacer lo que tú pides y enseñarles a no juzgar, criticar o burlarse de otros; al final de cuentas, todos cometemos errores.

4. Evita la violencia

Cualquier tipo de violencia, ya sea física o psicológica, afectará a tus hijos y por lógica te tendrán miedo. Aprende a controlar tus emociones y así tus hijos también lo harán. Sí, en ocasiones puedes sentirte estresada, cansada y agobiada, pero evita descargar tus malas energías sobre tus hijos.

Recuerda que al imponer tus reglas debes hacerlo con calma y serenidad. Apóyate en las recomendaciones de los expertos para aprender a controlar tus emociones, por medio de la respiración profunda y escuchando música relajante.

Es importante que tus hijos te observen para que ellos puedan aprender a controlar sus propias emociones.

Advertisement

5. Cumple tus promesas

Así como hay consecuencias negativas cuando no se cumplen con las reglas, también deberá haber recompensas. Recuerda que todos nos motivan los reconocimientos, premios o recompensas de aquello que hacemos bien.

Igual tus hijos se motivarán cuando cumples con lo prometido; de esa manera también se esforzarán para hacer bien las cosas que les pidas hacer.

Si cumples con lo que dices, tus hijos te respetarán y no te temerán, puesto que confiarán en ti y en tu palabra.

6. Hablar con amor

Háblales a tus hijos con amor, dulzura y cariño cuando delegues funciones o impongas tu autoridad. La manera en cómo les hablarás influirá mucho en el respeto que te tengan. Utiliza palabras positivas, cariñosas y amorosas.

Por ejemplo: “Hijo hermoso e inteligente, ¿me puedes ayudar a limpiar la mesa?”, “Estoy orgullosa de tener un hijo muy proactivo, que hace las cosas sin ni siquiera pedírselo”.

Advertisement

En este punto es importante elogiar a nuestros hijos, resaltando sus virtudes, habilidades y destrezas.

Ahora ya conoces la mejor manera de imponer tus reglas y enseñar a tus hijos a cumplirlas de manera correcta, sin infundir miedo en ellos. Recuerda que todos estos consejos se deben implementar todos los días para que formes buenos hábitos en tus hijos y así logren ser autónomos e independientes.

Toma un momento para compartir ...

Adriana Acosta Bujan

Adriana Acosta estudió comunicación, es madre de un adolescente, y actualmente se dedica a la enseñanza e investigación a nivel universitario en Puerto Vallarta. Publica sus escritos esperando que ayuden a las personas que leen sus útiles vivencias