Sí, la ancianidad es una etapa maravillosa de la vida

Sentirse útil y amado es vital para gozar de una buena vida al final de nuestra existencia. ¿Cómo honras tú a los ancianos de tu familia?

Erika Patricia Otero

Todas las épocas de la vida de los seres humanos tienen sus cosas maravillosas, pero creo que una de las más favorecedoras es la vejez; y en mi concepto, lo es por varias razones.

Primero, se es poseedor de muchas experiencias, conocimiento y sabiduría; segundo, tienes tiempo para hacer lo que desees; y tercero conoces tus pros, contras e intereses y puedes dedicarte a ellos.

Sí, es verdad que a muchos ancianos la vida les toca muy difícil, pero otros más son muy afortunados y aún tienen fuerzas para seguir dando lo mejor de sí. Ejemplo de esto es la historia de Lester McInally.

Lester y los bomberos

Lester McInally es una mujer de 72 años canadiense que realiza trabajos de voluntariado en el departamento de bomberos en Columbia Británica. Ella junto a su esposo eligieron hacer voluntariado en los bomberos en el año 2001, cuando se mudaron a Columbia británica, y a la fecha ella permanece activa sin ninguna intención de parar.

La labor de los ancianos en el voluntariado es dar apoyo a las víctimas de situaciones difíciles no solo en incendios; además hacen seguimiento a los miembros del cuerpo de bomberos para asegurarse que ellos estén bien y que al regresar a sus casas puedan garantizar la seguridad de ellos y sus seres queridos.

Advertisement

Lester adora su labor no solo por prestar servicio, le gusta y desea mantenerse activa hasta que sus fuerzas se lo permitan porque la hace sentir útil, y eso para una mujer como ella es muy importante.

Es importante sentirse útil durante la vejez

Una de las situaciones que más generan depresión y estrés en los ancianos es el hecho de sentirse inútiles. La situación tienden a aumentar de nivel cuando enferman o incluso cuando sus familiares los tratan como si fueran niños o no pudieran valerse por ellos mismos.

No es que sea malo querer evitar que un ser amado anciano no pase dificultades; pero una cosa es darles y ofrecerles una buena calidad de vida, y otra hacerlos sentir incapaces, y aun más cuando todavía tienen fuerzas para valerse por ellos mismos.

Es muy importante incentivar a los padres ancianos o a nuestros abuelos a que hagan deporte, que viajen si pueden, y así lo desean, que estudien algo. ¿Cual podría ser el problema?

Un anciano tiene tanto derecho a vivir plenamente como tú o cualquier otra persona; la diferencia es que sus cuerpos se han debilitado, no así sus mentes. Por eso, pensar un poco en cómo deseamos ser tratados en nuestra vejez nos ayudará a darles y ofrecerles a ellos las oportunidades que nos gustaría tener a nosotros.

Advertisement

Vida activa y saludable para adultos mayores

Tus padres y abuelos pueden hacer los mismos ejercicios y actividades que tú, solo que con calma y paciencia.

La Organización Mundial de la Salud recomienda que las personas mayores a los 65 años deben realizar actividad física por 150 minutos a la semana, siempre y cuando su salud y estado físico se los permita. Por supuesto, si sienten que pueden hacer más y su salud es óptima, no hay impedimento para estar más activos.

Pero es que no solo se trata de ejercitarse, sino de tener una participación activa en todos los aspectos que sean de su interés: cultural, social, espiritual y cívico.

Esto me lleva a recordar una película muy bella de nombre Cocoon. Esta película muestra la historia de un grupo de ancianos que tenían una fuerte amistad y vivían en un retiro paradisíaco para personas de la tercera edad. Estaban cansados, pero igual disfrutaban de una vida agradable. Por cosas fortuitas de su vida hallaron unos capullos que les dotaron de fuerzas y vitalidad juvenil que ellos se dispusieron a disfrutar al máximo.

Sé que es una historia de ciencia ficción; sin embargo, lo que deseo resaltar es la historia en sí, la necesidad de los ancianos  de sentirse jóvenes de nuevo. Sé que eso es complicado que ocurra; pese a eso, tus padres o abuelos pueden disfrutar de sus vidas y ser activos sin que sean jóvenes de 20 años.

Advertisement

No los alejes de ti

Hay hijos/as que después de menguar la vida de sus padres por dejarlos a cargo de sus hijos (nietos de ellos) se deshacen de los ancianos como si fuera sacar un  mueble viejo.

No solo revela lo mal hijo que se es, sino lo desagradecido y malvado que se puede llegar a ser con un miembro de la familia. Pero lo peor es que no miden las consecuencias de sus actos; no pensar que puedes ser tú el «dejado de lado» cuando ya no «eres útil» es algo a lo que se exponen quienes han tratado mal a sus padres.

Otro aspecto es dejarlos solos, sin visitarlos, sin llamarlos, solos como si jamás hubieran tenido una familia. Eso es terriblemente triste.

Yo siempre pienso en lo que pueda ser mi futuro de anciana; sí, porque si tengo suerte de llegar a la vejez, me gustaría estar con mi familia, compartir con ellos mis historias, mis experiencias, salir a comer con ellos, reír y ver televisión. Los ancianos tienen mucho para dar y nosotros aún mucho por aprender de ellos, así que ¿por qué no aprovecharlo?

El error de muchos de nosotros es no creer que vamos a llegar a ser ancianos. Muchos los menosprecian olvidándose de ellos, craso error cuando tienen tanto para dar, tanto para enseñar, tanto por compartir.

Advertisement

Yo te invito a disfrutar de tus padres, de tus abuelos y de todas las personas ancianas con las que puedas relacionarte, te aseguro que serás alguien más sabio y feliz.

Toma un momento para compartir ...

Erika Patricia Otero

Psicóloga con experiencia en trabajo con comunidades, niños y adolescentes en riesgo.