Si reconoces estas señales, es posible que la vida de tu hijo esté en peligro

La tristeza prolongada es una señal que indica que tu hijo necesita ayuda urgente.

Adriana Acosta Bujan

Todos en algún momento de nuestra vida nos hemos sentido tristes, abatidos, melancólicos, infelices o derrumbados; es parte de saber enfrentar los problemas cotidianos. No siempre las cosas salen como esperamos y por tal razón, la tristeza llega a invadir nuestro corazón.

Sin embargo, cuando estos sentimientos perduran por un tiempo largo (semanas, meses o años), es un referente que indica que una persona sufre de depresión. Tal vez, cuando tienes un hijo adolescente puedes confundir estas señales con los cambios hormonales que están en pleno desarrollo.

La depresión es un diagnóstico clínico

Los expertos aseguran que la depresión es un problema de salud mental grave que afecta la manera en cómo piensan, sienten y se comportan los adolescentes, generando problemas emocionales, funcionales y físicos.

La depresión no se puede superar con fuerza de voluntad cuando es un diagnóstico clínico, esté requiere de tratamientos como terapias psicológicas y hasta a veces, la ingesta de medicamentos.

¿Cuáles son las causas de la depresión en la adolescencia?

Baja autoestima, presión por los compañeros y amigos, acoso escolar prolongado, expectativas académicas no cumplidas, haber sido víctima de violencia o abuso, padecer otro tipo de trastorno mental (ansiedad, de personalidad, alimenticios o déficit de atención con hiperactividad), o estar atravesando por el duelo de la pérdida de un ser querido, entre otras.

Advertisement

Síntomas

Si los síntomas de la depresión son ignorados, las consecuencias son graves, como la autolesión, incluso la muerte. Por ello es importante identificar estas señales a tiempo.

1 Llanto

Los adolescentes no pueden explicar el motivo de su llanto; por lo regular tienen sentimientos de tristeza profunda, lo hacen en silencio y escondidos para pasar desapercibidos, y así evitar hablar con los padres. El llanto va acompañado de sentimientos de desesperanza, vacío e incomprensión.

2 Cambios repentinos de conducta

La mayor parte del tiempo se la pasan enojados, con sentimientos de frustración o ira, incluso explotan sus emociones por asuntos que no tienen importancia. El estado de ánimo es irritable y molesto, por lo que siempre actúan a la defensiva y están nerviosos.

3 No les interesa nada

Pierden la motivación para hacer cualquier cosa, como algún deporte o actividades cotidianas. Por lo general, se la pasan acostados o interactuando en sus redes sociales.

Incluso un estudio afirma que los adolescentes que usan excesivamente (más de cinco horas al día) las redes sociales, tienen mayores riesgos de presentar síntomas depresivos. Esto puede ser causado tal vez, porque están siendo víctimas de un acoso online o ciberbullying.

Advertisement

4 Aislamiento

Tratan de alejarse de los familiares y amigos, incluso provocan conflictos para evitar cualquier acercamiento. Ya que se encuentran con una sensibilidad extrema y temen al rechazo o al fracaso.

5 Baja autoestima

Carecen de amor propio, tienen inseguridad y falta de confianza en sí mismos. Son muy autocríticos, al grado de optar por autolesionarse (cortes, quemaduras, perforaciones o tatuajes) o atentar contra su propia vida.

La baja autoestima está relacionada con sentimientos de desvalorización y culpa; incluso son muy sensibles a los comentarios externos, ya que desean ser aceptados o reconocidos.

6 Bajo rendimiento escolar

Se les dificulta concentrarse, pensar, tomar decisiones y recordar cosas. Habitualmente, no cumplen con las tareas o trabajos escolares y suelen faltar mucho a clases.

7 Cansancio

Para ellos es complicado conciliar el sueño, por lo tanto están cansados y sin energía la mayor parte del tiempo. También modifican su alimentación al extremo, puede ser disminuyendo el apetito o aumentando la ingesta de calorías.

Advertisement

8 Vicios

Por lo general, los adolescentes recurren al consumo del alcohol, fumar o drogas, para salir erróneamente de sus problemas y sanar sus sentimientos. Algunas veces, se enganchan fácilmente, al grado de no poder salir de la adicción.

9 Dolores físicos

Presentan dolores de cabeza o de estómago frecuentes de manera inexplicable.

10 Planes suicidas

Cuando los adolescentes no encuentran el apoyo y la ayuda a tiempo, pueden tener pensamientos suicidas. Por lo regular comienzan a regalar pertenencias a los que les rodean, se despiden de sus familiares y amigos (de manera personal o con una carta), hablan frecuentemente de la muerte o de atentar contra su vida y corren riesgos importantes.

¿Cómo ayudarlos?

Comunicación

Hablar con los hijos es fundamental para detectar cualquier síntoma de depresión. Conversa con ellos sobre sus sentimientos, de las cosas que hacen a diario en la escuela y en casa. Es válido preguntar ¿por qué está molesto la mayor parte del tiempo?, ¿qué no le agrada?, ¿quiénes son sus amigos? Entre otras cosas.

Advertisement

Vista médica de rutina

Muchas veces la depresión es generada por otros trastornos, por ello, es importante que el especialista evalúe la salud mental y física, así podrá determinar los tratamientos adecuados.

Cuidar los hábitos

Motiva a tu hijo a dormir lo suficiente, hacer ejercicio y a realizar actividades que le gusten, así se sentirá menos estresado. Involúcrate en su mundo, acompáñalo todo el tiempo que puedas.

Establece límites

Advertisement

Los adolescentes pasan mucho tiempo frente a una pantalla de televisión, consolas de videojuegos, computadoras y celulares. Por ello es importante limitar el tiempo de uso y motivarlos a realizar otras actividades o deberes.  

Brinda información

Los padres pueden hablar con sus hijos de sus propias experiencias de vida, sobre temas relacionados con el acoso escolar, hostigamiento, ansiedad o depresión, así brindarás información que tal vez desconozcan.

Integración familiar

Crea un ambiente familiar armonioso, evita los conflictos a toda costa. Recuerda que la familia es la que brinda protección y seguridad; ayuda a tu hijo a sentirse tranquilo, protegido y confiado, con el apoyo y amor de su familia.

Advertisement

El amor, apoyo y guía constante de los padres es fundamental para ayudar a los hijos a superar el problema de la depresión. Consulta con un especialista para conseguir el mejor tratamiento y  apóyate con las autoridades escolares y centros de ayuda. Recuerda, ¡con la vida no se juega!

Toma un momento para compartir ...

Adriana Acosta Bujan

Adriana Acosta estudió comunicación, es madre de un adolescente, y actualmente se dedica a la enseñanza e investigación a nivel universitario en Puerto Vallarta. Publica sus escritos esperando que ayuden a las personas que leen sus útiles vivencias