Tal vez esos regalos que has elegido no son los mejores ¿cambiarías tus regalos de Navidad?

Amas profundamente a tu familia, pero esos regalos que has elegido para tus seres queridos no son lo mejor que puedes darles. ¿Cambiarías tus regalos?

Marilú Ochoa Méndez

La época navideña satura las tiendas comerciales.  Las personas hemos asumido la costumbre de honrar en estas fechas a los que mas amamos, comenzando con nuestros niños. Nos emociona conocer lo que pedirán en su cartita al Niño Jesús o a Santa Claus.  La cara de asombro, magia y alegría que vemos en ellos luego de Nochebuena, nos es casi adictiva.

Es fácil que escuchemos comerciales con «el producto genial», «la muñeca maravillosa», «el armable con mas potencial».  Y recorremos los pasillos de las tiendas buscando «el mejor regalo» para aquellos que tanto amamos.

Justo en este momento, nos enriquecería tremendamente mirar un experimento social realizado en noviembre de 2015 en Madrid, en el que el grupo Generación 2015 nos invita a reflexionar.

¿Cambiarías tu regalo?

Te cuento el mensaje del experimento, reseñado en un video:

Pidieron a 27 jóvenes asistir al estudio de grabación para hacerles unas preguntas.  Ahí, les pidieron elegir a sus dos personas favoritas. Cada uno, con trabajos, eligió un par.  Después, les preguntaron qué regalos planeaban entregarles esta Navidad.  Cada uno de ellos comentó: un videojuego, un disco musical, y varias opciones mas.

Advertisement

Entonces, les preguntaron: ¿cambiarías tu regalo si te dijera que te has ganado la lotería?.  Ellos, entonces tiraron mas alto: les comprarían un caballo pura sangre, un chalet con jardín junto a la playa, un viaje para dar la vuelta al mundo. Luego de que soñaran, y creían que habían elegido el mejor regalo para los suyos, les solicitaron replantearse si cambiarían su regalo una vez mas, con esta pregunta impactante: «¿qué le regalarías a tus seres queridos si supieran que esta es la última Navidad que pasan juntos?

No se hizo esperar el silencio emocionado, pues cada uno de ellos comprendieron que el mejor regalo que podían dar, era su presencia, compañía y calidez.

«Estaría bastante bien que no me tuvieras que poner en esta situación para pensar en estas cosas«, comentaba una chica. «Creo que ponemos el corazón en donde nos dicen que tenemos que ponerlo. Si nos paráramos a pensar, no lo pondríamos en las cosas«, comenta otra, llena de emoción.  «Pensamos que la gente que nos rodea va a estar ahí para siempre (…) y no decimos un ‘te quiero’ porque pensamos que esa persona ya lo sabe, y a lo mejor esa persona no lo sabe, o no lo siente así«, reflexiona otra participante.

El video impacta, porque muestra la realidad

El video es en verdad impactante, porque en sus contrastes lleva una gran enseñanza.  El primer regalo que eligen todos ellos busca satisfacer los gustos del ser amado. El segundo, aquello que pensamos que siempre han querido tener, y no hemos podido darles.

Pero el tercer regalo que proponen los participantes, nos toca las fibras mas sensibles, porque nos desenmascara.

Advertisement

Este regalo nos muestra que constantemente buscamos afuera lo que tenemos dentro, y que es fácil en estos tiempos intentar comprar la felicidad (para nosotros o nuestros seres queridos), en vez de sacarla de dentro de cada uno.

Y es que sacarla dentro de cada uno, no es sencillo. Implica comprometernos sinceramente por el otro. Implica darnos cuenta de que no es cierto que tenemos la vida comprada, y -por mas que nos duela- no siempre estaremos aquí.

¿Quieres despertar conmigo?

Y precisamente esta es una de las razones por las que amo profundamente estas fechas de unión familiar y tradiciones bellas.  Es maravilloso que conmemorar el nacimiento del Niño Dios en el mundo, conlleve tanta riqueza para todos.

¿Quieres despertar conmigo este año, y proponerte vivir con tus seres queridos la mejor Navidad del mundo?

¿Te animas a considerar que es bastante posible que sea la última que vives con ellos, y que por eso, no deberíamos dar nada por sentado, ni asumir que has dicho las veces suficientes «te quiero» o «perdóname»?

Advertisement

Veamos maneras concretas de entregarnos a los que amamos

1 Tiempo

Eres una persona ocupada. Tienes muchos pendientes. Vives sumido en un gran estrés.  Pero ¿costará tanto procurar estar presente en los momentos de convivencia familiar? Soltar el teléfono al comer, ignorar las notificaciones.  Mirar ese programa de caricaturas con tus hijos, antes de ver la serie que tanto te desestresa.  Jugar el partido de basquetbol que tu hijo tanto desea.

2 Detalles que importan

Tu serenidad ante el caos de la vida familiar, evitando los gritos, los reclamos innecesarios, las exigencias sin fundamento.  Tu sonrisa a pesar de las fallas de otros, considerando las muchas fallas que posees tú.  Tu facilidad para la reconciliación, evitando dejarte llevar por el orgullo. Tu capacidad de devolver bien por mal.

3 Compromiso

No te has querido asumir el compromiso de sacar la basura todos los días, aunque sabes que harías muy feliz a tu esposo.  No visitas tanto como te gustaría a tu madre, y ha tenido que ir al doctor sola, pues no puedes comprometerte con ella debido al trabajo.  Te aseguro que no considerarías tan importante un rato extra de sueño o tu horario laboral, si supieras que cada día que pasa, es un dia menos con aquellos a quienes tanto dices amar.

4 ¡Manda a volar las cosas materiales!

Poner el corazón en las cosas es una tentación común. El camino fácil es elegir un objeto y procurar que tu ser querido sienta tu amor al recibirlo, pero coincidirás conmigo en que lo mas valioso de un regalo son siempre las manos que lo entregan.

Si quieres busca presentes materiales que alegren a tus seres amados, pero siempre déjales ver que el regalo es muestra de tu profundo amor que ha comenzado por una decisión consciente de brindarles lo mejor de ti cada día que les quede juntos.

Advertisement

Deseo de corazón que los regalos que des y recibas en estas fechas tan especiales, sean permanentes, profundos y llenos de amor.

Lee también: Elige para Navidad, regalos que perduren

Toma un momento para compartir ...

Marilú Ochoa Méndez

Enamorada de la familia como espacio de crecimiento humano, maestra apasionada, orgullosa esposa, y madre de siete niños que alegran sus días. Ama leer, la buena música, y escribir, para compartir sus luchas y aprendizajes y crecer contigo.