4 principios del budismo para mejorar nuestra comunicación

“No esperes a que te toque el turno de hablar: aprende a escuchar de verdad y serás diferente”. Charles Chaplin

buddhist monk hands

Erika Patricia Otero

La siguiente escena se te va a tornar muy familiar porque a todos nos pasó seguramente, o nos pasará en algún momento.

Te ocurre algo que no esperabas, supongamos que conseguiste el empleo de tus sueños. Para ti es la mejor de las situaciones, por eso corres a casa a contarle a tu familia o pareja.

Luego de contarle con todo detalle tu emocionante historia, tú esperas algún tipo de interacción; sin embargo, lo único que recibes es un :»¡oh! qué bueno«, y se retiran dejándote con la sensación de que no te pusieron atención. Lo peor es que esa sensación la confirmas cuando tienes que salir a concretar algo importante referente a lo que contaste.

Pasa que la persona a quien se lo dijiste te pregunta: «¿Para donde vas?«. En respuesta tú le dices: «A firmar el contrato que te conté«. Lo que tienes como respuesta es una  mirada de total desconocimiento, y un «si me hubieras dicho pues no estaría sorprendido«.

Lo anterior es de esas cosas que uno dice internamente: «¡no, esto no me puede estar pasando a mí!«. Es terrible que esto ocurra por dos razones: primero,  quedas como el malo por no contarle lo que pasó; y segundo, tienes la sensación de que no eres importante para esa persona.

Advertisement

Saber comunicarnos es quizás el principio más básico para relacionarnos con los demás. Es cosa de saber escuchar y saber decir lo que se desea expresar. Si esto no sucede a partes iguales y con el mismo nivel de importancia, pues la relación en cuestión se deteriora; es lo que pasa en muchos matrimonios.

Una buena comunicación no cuesta nada

O puede costar mucho si de verdad no tienes interés más que en ser escuchado y no saber escuchar al otro. No se trata de hablar sin descanso y tampoco de aparentar que escuchas. Consiste en que prestes toda la atención posible a la otra persona para que el vínculo entre los dos se fortalezca.

¿Es fácil? Depende de tu interés por tu interlocutor. Por ejemplo, cuando un hombre conoce a una mujer que le interesa procura obtener toda la información sobre ella que sea posible, su lugar de trabajo, sus gustos, lo que le molesta, incluso es capaz de escuchar una charla interminable sobre algún chisme de oficina.

Lo anterior es una hazaña que se pierde con el tiempo y la convivencia. Todos sabemos que a los hombres les cuesta mantener la atención en una conversación por más de 5 minutos; pasado este tiempo «se va la conexión».

No es su culpa, esa es su naturaleza. También sabemos que es de toda mujer hablar sobre un tema con tanto detalle y minucia que es imposible no perder la idea. Si se junta una cosa con la otra, el resultado será un lento y paulatino deterioro de la relación.

Advertisement

Pero lo bueno es que ese ciclo se puede romper con algo de paciencia y disposición.

El budismo y los 4 principios de la comunicación

Para las personas que practican el budismo la comunicación es muy importante. Ellos creen que tanto las cosas que se dicen como de los silencios que se guardan depende la armonía de las relaciones que tenemos.

Pero para los budistas la comunicación no es solo entre las personas, sino también con nosotros mismos. Con honestidad, este punto me parece muy interesante; poder tener una buena comunicación con nosotros mismos permite que nos conozcamos mejor y sepamos qué nos gusta y qué no. Esto es muy favorable ya que aprenderás sobre tus limites, tus habilidades, lo que eres o no capaz de tolerar, etc.

Con todo esto en mente, los budistas afirman que los 4 principios de la comunicación buscan que en las relaciones humanas haya claridad y respeto. Hablar refiere la expresión de ideas, emociones y sentimientos, y cuando se hace con esos dos parámetros en mente se logra una mejor comprensión y calidad en las relaciones.

Los 4 principios son:

1 Veracidad

La veracidad no es más ni menos que hablar siempre con la verdad. Ser una persona siempre honesta, es muy valioso porque las personas confían en ti y atraes siempre gente genuina.

Advertisement

Pero para ser honestos con los demás, primero debes ser honesto contigo mismo. Y es lógico pues tratas a los demás tal como te tratas a ti mismo.

2 Amabilidad

«Se atraen más abejas con miel que con hiel»; este es un dicho tradicional de mi país que se usa para expresar que la amabilidad ayuda a ganar amigos y abre puertas que la grosería cierra.

Si ser una persona honesta te libera de cargas emocionales, ser amable te llena de muy buena energía. Nada es más bonito que ser agradable con quienes te rodean. Saludar, ser agradecido, decir lo que piensas sin ofender, hace que las personas te aprecien de verdad.

Cuando eliges decir las cosas de forma amable y respetuosa, la comunicación se hace más fluida y el ambiente se hace más agradable y armónico.

3 Utilidad

El silencio para los budistas también es muy valioso. Para ellos es el espacio ideal para escuchar tanto a los otros como a ti mismo.

Advertisement

Por lo que expuse al inicio, todos deseamos ser escuchados y es imposible hacerlo si las personas se interrumpen o no prestan atención, de allí el hecho de saber guardar silencio.

Pero además muchas veces las personas hablan por llenar un espacio vacío. Esta acción lo que ocasiona es que empobrece las relaciones al punto de alejar a las personas.

4 Armonía

Se sabe que los budistas buscan la paz interna y externa, por eso no es extraño que incluso en la comunicación busquen mantener la armonía.

Para los budistas las palabras solo se justifican cuando son una vía para alimentar la buena voluntad y la paz entre las personas.  Es así como para ellos todo mensaje que no contribuya con ese objetivo, solo será un mecanismo para generar malos entendidos y dañar la relaciones.

La armonía en la comunicación debe transmitir paz y ser clara y concisa, esto con el fin de enriquecer las relaciones y hacer la comunicación más fluida.

Advertisement

Cuando dos personas se comunican es importante saber cómo llegar al otro. Por eso, el hecho de ser veraz, amable, saber escuchar y mantener las ideas claras y concretas, ayudan a mejorar las relaciones con los demás y contigo mismo.

Toma un momento para compartir ...

Erika Patricia Otero

Psicóloga con experiencia en trabajo con comunidades, niños y adolescentes en riesgo.