8 claras razones por las que fracasamos en el amor

Un especialista explica las causas probables del fracaso en las relaciones de pareja. Aprende cómo evitar una dolorosa separación con estos consejos.

Adriana Acosta Bujan

El amor hacia la pareja es un sentimiento maravilloso que impulsa a seguir adelante, motiva, alegra y te hace sentir especial. Sin embargo, no todas las personas logran tener éxito en sus relaciones; tal vez por desconocer la manera idónea de cómo manejar esos altibajos, desafíos, retos y adversidades de la vida.

Lamentablemente, existen muchas causas que provocan la fractura del amor de pareja, como por ejemplo, la falta de reciprocidad, ya que por más que una persona ame intensamente a otra, si este no muestra interés por fortalecer su relación lo más probable es que termine el amor. Incluso, también se encuentra en la lista de fracasos matrimoniales, la infidelidad, la violencia física y psicológica, los vicios entre otros.

No podemos luchar por un amor que no existe, que nos ha lastimado y destruido por completo, que es dañino y perjudicial, pero sí podemos esforzarnos por recuperar ese amor que es verdadero, el cual nos complementa y nos brinda felicidad, seguridad y protección.

Un paso a la desilusión

Sabemos que la etapa del enamoramiento dura unos cuantos meses; después de disfrutar de esa magia se continúa con la etapa del conocimiento hacia la pareja, donde los dos comienzan a desilusionarse, ya que se descubren los defectos y molestos hábitos del otro, pero al final ese amor se transforma en verdadero, tomando la fuerza y solidez necesaria para ser felices.

Cuando las parejas pasan por todas estas etapas y sobreviven a las adversidades, se puede decir que han encontrado el amor real. Entonces, ¿Por qué fracasan?

Advertisement

El especialista Walter Riso explica las razones que están presentes en el transcurso de las etapas, dando énfasis a los problemas menos perceptibles que hacen que las parejas terminen. Aquí te comparto algunas:

1 No tener gustos similares

Algunas personas cometen el error de enamorarse perdidamente de alguien por su físico, o tal vez, por pensar que es la única oportunidad que tienen para encontrar una pareja. Sin embargo, no toman en cuenta que lo más importante son las semejanzas que pueden encontrar en una persona; como por ejemplo: las costumbres, ideologías, metas, sueños, hábitos entre otros.

Walter Riso lo ejemplifica como al marido que le gusta cocinar, pero que su esposa cuenta las calorías en cada platillo; eso hará que fracase la relación por no tener una similitud de costumbres o gustos. Otro ejemplo puede ser que una persona ame a los animales y sea defensora de ellos, y que a la pareja no le gusten.

2 Tener otras prioridades

Cuando una persona es egoísta, pensando solo en cubrir sus propias necesidades dejando en segundo plano a la pareja o familia, es probable que fracase la relación. No se trata de estar con la pareja todo el tiempo, sino de hacerla sentir importante, especial y amada; dándole el lugar que merece como persona.

Se trata de procurarla, preocuparte, consentirla; tal vez, evitando trabajar horas extras o negarte a una invitación social para estar con tu pareja, ya que el único lugar donde te sentirás feliz, en paz y tranquilo es a su lado.

Advertisement

3 Evitando expresar los sentimientos y emociones

Muchas veces las personas son temerosas al no saber cómo reaccionará la pareja cuando exprese sus sentimientos, opiniones e inquietudes. Eso provocará una grave carencia de comunicación y empatía, lo cual irá destruyendo poco a poco la relación.

Cuando uno de los cónyuges no se siente libre de hablar por temor a las represalias, críticas o demás, se va guardando en el alma tristezas innecesarias y frustraciones. Por tal motivo, es importante recordar que debemos decir lo que pensamos, dejando el miedo o la incertidumbre.

4 Falsas ideas

Suponer es un grave error que se comente en toda relación. Estamos acostumbrados a pensar que la otra persona sabe qué hacer, cómo actuar o qué decir, como si fuera algo lógico y normal. Sin embargo, no se toma en cuenta que todos somos diferentes y que tenemos distintas maneras de pensar, de percibir y tomar decisiones.

Muchas ideas equivocadas pueden estar afectando la estabilidad emocional al suponer y dudar de la pareja; por ello, será mejor hablarlo y preguntar, dejando de suponer cosas o situaciones que no son reales.

5 Perdiendo la libertad

La falta de confianza e inseguridad en uno mismo afecta la relación de pareja. Esa creencia falsa de tener que estar juntos día y noche o prohibirle su libertad de hacer o decir lo que quiera, es una causa probable de fracaso.

Advertisement

Todos tenemos que tener un espacio para sentirnos independientes, para reforzar nuestra identidad y autonomía propia del ser humano; algunas veces se desea estar en soledad, otras en compañía, eso no significa quetu pareja deje de amarte por hacer lo que le gusta o necesite.

6 Nulo respeto

En ocasiones es muy complicado aprender a controlar las emociones en medio de un conflicto marital: la ira, la frustración, el enojo, lastiman a la persona amada, dejándole heridas profundas.

Se pierde el respeto cuando insultamos, criticamos, cuando dejamos de tomar en cuenta a nuestra pareja, cuando no cubrimos sus necesidades, cuando comparamos, idolatramos o demás.

7 Cuando no hay amor propio

Debemos trabajar en nuestro amor propio y autoestima para evitar el apego innecesario, así poder dar sin esperar nada a cambio; de esa manera nunca te sentirás defraudada o decepcionada. Cuando logres amarte, será más sencillo amar a los que te rodean, eso significa que tendrás confianza, seguridad y aprenderás a valorar tu esencia, tus habilidades y capacidad para resolver los problemas.

Sabrás que junto a tu pareja lograrás alcanzar tus metas y objetivos haciendo un equipo perfecto, sin devaluar tus cualidades y autonomía.

Advertisement

8 Darse por rendido

En las buenas y en las malas, en la salud y en la enfermedad, en todo momento es indispensable permanecer con esa persona a quien amamos y quien nos ama. El verdadero amor se demuestra cuando existe compromiso, lealtad, fidelidad y entrega. Cuando el cónyuge se da por vencido y no desea luchar por su amor, no habrá manera para salvar la relación.

Vivir felices para siempre y lograr un amor eterno que va más allá de lo terrenal, es posible. No se trata de sacrificarse amargamente por hacer feliz al otro, sino de amarse uno mismo, dejar de dudar y aprender que tu pareja es un complemento para ti, que te brinda seguridad, confianza y amor. ¡Lucha por ese sentimiento y no abras las puertas al fracaso!

Toma un momento para compartir ...

Adriana Acosta Bujan

Adriana Acosta estudió comunicación, es madre de un adolescente, y actualmente se dedica a la enseñanza e investigación a nivel universitario en Puerto Vallarta. Publica sus escritos esperando que ayuden a las personas que leen sus útiles vivencias