9 consejos para recuperar la esperanza en tu vida

Danitza Covarrubias

En este mundo vertiginoso donde estamos alrededor de crisis económicas, crisis de todas las instituciones, crisis de seguridad, muchas personas pierden la esperanza en sus vidas. Mirar el noticiero, las predicciones del futuro nada promisorias de un mejor estado de vida dificultan mantener la esperanza.

Ante la inmensidad de problemas nos sentimos pequeños y a veces nos preguntamos: «Y yo ¿qué puedo hacer? ¿Qué sentido tiene mi lucha?» Perder el sentido de la propia vida suele llevar a depresiones fuertes por no saber qué hacer ante este caos. Poder tener esperanza es fundamental. Esperar que las cosas tengan un sentido y eventualmente mejoren. Para ti, para tus cercanos, para la humanidad entera.

Herramientas a tu favor

Aunque a veces nos cueste, y sintamos que perdemos la esperanza, aún puedes afrontar realidades adversas si pones en práctica estas actitudes:

1 Buscar el aprendizaje de la situación

Cuando algo no tiene solución, no queda más que aceptar la realidad. Suele ser doloroso y difícil y a veces parece imposible sostener la esperanza. Cuando algo no tiene solución, o parece no tenerla, hay una realidad a la que nos enfrentamos que es difícil para nosotros.

Ante esto, se nos revela un camino de crecimiento importante ¿Qué nos pide esta situación que aprendamos? Puede ser que tengamos que aprender el desapego, que tengamos que aprender a ser más autónomos. Si enfocamos la dificultad al gran reto que se presenta de aprender algo, y de crecer para ser mejores personas, aquella dificultad tendrá sentido.

Advertisement

2 Enfocarse en lo que sí se puede hacer

Hay otras situaciones que sí tienen solución. La pregunta es entonces, ¿qué sí puedo y me toca hacer? Por ejemplo, ante una enfermedad que requiere una cirugía, hay una solución. Pero evidentemente, a excepción de que seas médico, no te toca a ti hacer la cirugía.

Entonces, ¿Qué es lo que sí puedes hacer? Sacar cotizaciones de hospitales, buscar a un doctor recomendado con la especialidad de la enfermedad en cuestión, cooperar con dinero si tienes, o buscar donativos, o vender cosas para poder juntar el dinero.

Enfocarte en la solución es permanecer en la esperanza. Es permanecer en la acción. Hacer algo por ello también le da sentido a la vida. Poder aportar un grano de arena a un costal es lo que podemos hacer.

3 Recargarte en los tuyos

Cuando la desesperanza y el vacío llegan, es que el alma está ávida de amor. Toma de tus amigos, de tus hermanos, de tus padres, de tus cercanos el amor que necesitas. Toma sus abrazos, pídeles ayuda, sus palabras. Si te ofrecen algo y te hace bien, recíbelo y acepta. Son esas muestras de solidaridad, de cariño y de humanidad que genera el calor en el alma para volver a generar la chispa de la esperanza.

4 Lee a alguien a quien admiras

Leer la biografía de algún personaje al que admiras, con sus propias historias, batallas, y desesperanzas, y ver sus logros al final de su vida te hará recuperar la esperanza de que sí es posible.

Advertisement

5 Recuerda crisis anteriores

A veces no es la primera vez que atraviesas una crisis. Recuerda las anteriores crisis, y recuerda cómo saliste de ello. Trata de volver a hacer aquello que te ayudó a salir adelante ¿Qué aprendiste de aquella vez? ¿Qué sucedió después? Esto también es un recordatorio para ti de que es temporal.

6 Recupera lo que un grano aporta a la arena

La inmensidad de los problemas nos hace sentir perdidos. Recuerda, cada grano aporta a que la arena exista. Tú desde donde estás puedes colaborar a que las cosas sean distintas. Enfócate en tu parte.

7 Ve a la naturaleza

La naturaleza tiene el hermoso regalo de recordarnos que la vida es un milagro. Mirar los árboles, el cielo, el atardecer, las estrellas y volver a maravillarte es volver a recuperar mucho que se nos pierde en la rutina.

Contempla una flor. Detente en el correr del agua en la regadera. Si te es posible, escápate a la playa o al bosque. Contempla a los bebés en la calle o los que estén cerca de ti. Conéctate con la maravilla de la vida.

8 Acudir a ayuda profesional

Hay veces que la crisis es fuerte, que el espíritu ya no puede, que los recursos personales ya no son suficientes o ya no se encuentran. Para ello es importante acudir a ayuda profesional. Alguien que con sus conocimientos, su experiencia y corazón te guíe por el camino para reconectarte con la luz. Que te permita volver a encontrar sentido a la vida.

Advertisement

9 Acude a tu líder espiritual

Si tienes alguna religión, poder ir con tu líder o guía espiritual te puede ayudar a volver a encontrar el camino desde tus propias creencias espirituales. Su compañía te podrá también hacer recuperar la calidez de la humanidad. Rezar en compañía, retomar la fe puede darte luz para saber qué hacer en lo cotidiano desde la esperanza y el sentido.

¿Te ha pasado que has perdido la esperanza y no sabes cómo recuperarla? ¿Qué has hecho? ¿Qué otras actividades has realizado que te han ayudado que nos puedas compartir?

Lee también: Solo ten fe, mejores días vendrán

Toma un momento para compartir ...

Danitza Covarrubias

Danitza es originaria de Guadalajara, Jalisco, en México. Licenciada en psicología y maestra en desarrollo transgeneracional sistémico, con certificación en psicología positiva, así como estudios en desarrollo humano, transpersonal y relacional. Psicoterapeuta, docente, escritora y madre de 3. Firme creyente que esta profesión es un estilo de vida.