Caminata consciente: una feliz forma de mejorar toda tu vida

Cuando procuras tener una vida sana, cambia por entero la manera como ves todo a tu alrededor.

Erika Patricia Otero

“Caminar:

una elección de vida y una debida elección”.  

Richard Frenkel

Si hay algo para lo que no estamos hechos, es para estar en casa todo el día sin hacer mucho. Debo admitir que de vez en cuando quedarse en casa de descanso y moviéndose escasamente lo necesario, es agradable. Sin embargo, si los días de reposo pasan de ser pocos a muchos, pues la verdad que hasta alguien sedentario como yo lo echa de menos.

Soy una persona sedentaria, debo admitirlo; aun así, me gusta salir a caminar y respirar aire fresco; es como si el cuerpo me lo pidiera. Por eso, cuando dejo de salir a caminar, y luego de un tiempo retomo mis caminatas, siento que las venas de mis piernas van a reventar. Es como si vertiera agua caliente por ellas; además de eso, me da comezón. Todo esto son síntomas de mi mala circulación, mismos que se reducen cuando tengo actividad física continua.

Advertisement

Tener una vida activa no es igual a ir a un gimnasio e ir los 7 días de la semana. Basta salgas a caminar cada mañana; sin embargo, si deseas sacarle verdadero provecho a este ejercicio, debes conocer lo que es la caminata consciente.

¿Qué es la caminata consciente?

La caminata consciente es de origen budista; por lo tanto, se practica desde hace mucho tiempo. Esta es una especie de meditación que se hace mientras vas caminando; así, simple y sencillo.

Ocurre que muchas personas no pueden practicar meditación mientras están sentados, esto debido a que necesitan estar activos. Pues bien, para ellos está diseñado este tipo de caminata. Es interesante llevar a cabo este tipo de ejercicio porque puede hacerse a puertas cerradas o al aire libre. Además de adecuarse a cualquier lugar, es muy sencillo de hacer.

¿Cómo se lleva a cabo la caminata consciente?

Por lo regular, cuando se hace una camina a manera de ejercicio, solo nos fijamos en no pisar algo o en no tropezar; sin embargo, en la caminata consciente lo que se hace es prestar atención a cada paso que das, a la vez que vas haciendo respiraciones profundas.

Como puedes ver, no es cuestión de cuánto tiempo dedicas, en qué lugar lo haces o cuánta distancia recorres. En la caminata consciente lo que interesa es la atención que pones en la actividad y en tu manera de respirar.

Advertisement

La caminata consciente implica dar pequeños pasos e ir de manera lenta. Esto te ayudará a tener una conexión contigo mismo, observar cada cosa a tu alrededor y a librarte del estrés acumulado.

Es recomendado que no procures abarcar mucho pasos en poco tiempo, ese no es el objetivo.

Da primero unos 10 a 15 pasos lentos, luego descansa y respira profundamente hasta que te sientas cómodo. Regresa el camino recorrido antes y al terminar vuelve a tomar un pequeño descanso y respira profundamente. Haz este proceso por unos 15 minutos.

RECUERDA: mientras caminas, descansas y respiras, toma conciencia de todas y cada una de las sensaciones que te bombardeen mientras llevas a cabo la meditación. Fíjate en la forma en que respiras así como en lo que sientes en tus piernas, pies, brazos y manos cuando los mueves mientras caminas.

Algo que también debes tener presente es observar todo lo que te rodea (olores, colores, personas, animales, el viento). El darse la oportunidad de contemplar cada aspecto de lo que te rodea, te hace más consciente de la vida y te ayuda a apreciar lo que puedes disfrutar.

Advertisement

Beneficios

– Liberas estrés y por lo tanto gozarás de más salud.

– Aprendes a prestar más atención y a estar más concentrado.

Te conectas más con lo que te rodea, pues estás prestando atención al lugar donde estás ejercitándote.

– Llegas a desarrollar la capacidad de estar calmado. Esto sucede gracias a que al poner atención a lo que estás haciendo, te ayuda a disfrutar de lo que haces.

– Al hacer caminata consciente logras entrar en más conocimiento de tu persona. Esto debido a que aprendes a entenderte y a «escuchar» lo que tu cuerpo quiere decirte respecto a tu salud.

Advertisement

– Te ayudará a bajar revoluciones; es decir, vas a aprender a vivir sin prisas. Por lo tanto, podrás tener más paciencia para esperar. Aprenderás a tomar decisiones con más calma.

-Dejarás de andar encorvado y comenzarás a caminar con más garbo y despacio.

-Aprenderás a meditar de otra manera.

¿Qué implica la meditación?

Meditar implica adquirir conciencia; es decir, darse cuenta. Lo que pasa es que solemos vivir «a la carrera». Vamos con prisas por la vida sin darnos cuenta de nada; esto hace que nos perdamos de detalles muy valiosos para nosotros, experiencias que nutren nuestro espíritu y con las cuales podríamos ser más felices.

Cuando se practica meditación, nos conectamos no solo con nuestro ser, sino con todo lo que nos rodea. Escuchamos, entendemos y comprendemos mejor la vida.

Advertisement

Meditar no es igual a quedarse con la mente en blanco esperando mensajes divinos tipo iluminación. Meditar es estar atento a todo lo que piensas y sientes en esos momentos, pensamientos y sentimientos que son lo que en ese justo momento están afectando tu vida. En la meditación lo que haces es enfrentarlos y tratar de buscarle solución, si es que de un problema se trata.

Solo me resta decir que cuando decides darle una oportunidad a la caminata consciente, verás cómo en poco tiempo tu vida cambia de forma radical. Con ella no solo mejora tu salud física, también la mental y la espiritual. Además, logras vivir de forma más tranquila y sabia. Los beneficios son muchos y se logran en poco tiempo. Espero la consideres e implementes en tu vida.

Toma un momento para compartir ...

Erika Patricia Otero

Psicóloga con experiencia en trabajo con comunidades, niños y adolescentes en riesgo.