«Morir de amor» y otras frases sobre el amor utópico

Es importante cuidar y observar lo que creemos acerca del amor, puesto que esto tiene repercusiones importantes en la relación.

Danitza Covarrubias

Hay varios temas o frases que surgen respecto al tema del amor y que hacen que confundamos y nos perdamos más, en lugar de ayudarnos a reflexionar.

Aquí nombraré algunos ejemplos y diferenciaciones al respecto:

“Me muero de amor”

Generalmente,  ante la ruptura de una relación de pareja, solemos decir que sentimos morirnos. No solo nosotros, sino que las canciones y otras obras de arte nos apoyan y ayudan. Van en la misma sintonía.

Sin embargo, ¿qué es ser pareja? Una pareja está conformada por dos adultos. Los adultos pueden cuidarse a sí mismos. Si sentimos que morimos porque el otro ya no está, o decidió no seguir en la relación, es que en realidad, no estamos en el amor adulto.

Estamos aún en el hambre de un amor de niño. Puesto que sí, un niño, puede morir ante un abandono. Un bebé sí muere por falta de amor. Un adulto podría ser capaz de atravesar el duelo (que es lógico y natural ante la pérdida de una relación) y no morir por dentro.

Advertisement

“El amor lo puede todo”

En las películas, telenovelas, y en la fantasía infantil creemos que el amor lo puede todo. Puede vencer todas las adversidades. Que, si lo damos todo, y estamos ahí, desbordados en el amor, entonces triunfará.

En este aspecto habría que diferenciar el amor de la relación. El amor es poderoso en verdad. Pero eso no tiene nada que ver con la relación amorosa. Puede haber muchísimo amor entre dos personas, pero si no hay un orden en la relación, terminará por romperse.

Es como sucede con las leyes de la naturaleza. Por más que amemos a una planta, si no la cuidamos del sol, si no la regamos, morirá. Lo mismo con la relación. Se necesita de ciertas condiciones para que pueda florecer. Condiciones que son independientes del amor.

“El amor se da sin esperar nada a cambio”

Solemos escuchar y leer esto. Sin embargo, el amor no es lo mismo que el intercambio de la relación en la pareja. Desprendamos un poco cada concepto:

Amor incondicional

El amor incondicional tiene que ver con la aceptación del otro, tal como es, respetándole, deseándole el bien, y con todas las consecuencias que ello implica. Se puede amar incluso en la ruptura de la relación, deseándole el bien al otro y aceptando sus deseos de ya no estar en la relación. Justo en este ejemplo, el amor y la relación no van hacia la misma dirección.

Advertisement

El intercambio

El intercambio de la relación es aquello que hacemos para tener una relación. Todo inicia siempre con un intercambio. Desde un intercambio de miradas, de un hola, de números telefónicos, de una invitación intercambiada por aceptar dicha invitación. Cada acción de una relación es un dar y tomar del otro. Tomo su mirada y se la regreso. Tomo su hola, y le contesto. Tomo su invitación y acepto.

Justo en este tema específico, si confundimos amor con intercambio, entendemos que dar desmedidamente y sin condiciones a la pareja es lo que sostendrá la relación, y no puede haber nada más contrario.

Una relación necesita por mucho la entrega, pero también estar receptivo a lo que el otro da, de otra manera negamos al otro de un gran regalo: cuando recibimos, le estamos dando también algo a la pareja.

Recibir también es dar

¿Cómo nos sentimos cuando le damos algo a nuestra pareja y se pone feliz? ¿Como se siente cuando le vemos el brillo en los ojos de emoción, de aprecio y gratitud? La respuesta suele ser que muy bien.

Cuando no recibimos lo que el otro nos da, le privamos de este regalo. De sentirse valioso, de sentir que lo que da y aporta a la relación también es muy importante. Le quitamos la igualdad, donde lo que ambos damos a la relación es igual de fundamental para seguir juntos.

Advertisement

Recibir me permite seguir dando

¿De dónde me nutro y tomo más fuerza para seguir dando? Para seguir siendo pareja, es importante, que además de otras fuentes importantes, como lo pueden ser la fe, los amigos, la familia de origen, la pareja sea la misma fuente de fuerza, donde tomo más amor para ingresarlo a la relación.

Y ¿quien sí lo da todo? Los padres. Ellos, sin medida alguna, dan y dan a los hijos. Al inicio, pasan la vida, después dan leche, cobijo, higiene; después escuela, formación, diversión, salud. Muchas cosas, y el hijo no siempre le regresa todo esto a los padres.

Si pretendemos llevar este concepto a la pareja, convertimos la relación como de padre/madre e hija/hijo. Por eso, después vemos parejas que se tratan así; son pareja y también son como niños con su cuidador.

Por lo tanto, en conclusión, una relación de pareja (también entre amigos, hermanos) tiene como ingrediente muchísimo amor. También lleva intercambio saludable, donde ambos dan y ambos reciben. Es por tanto importante cuidar y observar lo que creemos, puesto que esto tiene repercusiones importantes en la relación. Y puede ser que aunque lo defendamos, aún falte analizar y profundizar un poco más en ello.

Y tú, ¿qué otras frases crees que podríamos analizar con relación a la pareja?

Advertisement
Toma un momento para compartir ...

Danitza Covarrubias

Danitza es originaria de Guadalajara, Jalisco, en México. Licenciada en psicología y maestra en desarrollo transgeneracional sistémico, con certificación en psicología positiva, así como estudios en desarrollo humano, transpersonal y relacional. Psicoterapeuta, docente, escritora y madre de 3. Firme creyente que esta profesión es un estilo de vida.