¿Sabes cual es la misión de tu perro en tu vida?

Tu perro es mucho más que una mascota, sería capaz de dar su vida por ti.

Erika Patricia Otero

Una de las mejores sensaciones de la vida es llegar a casa después de un terrible día de trabajo, y que te reciba tu perro moviéndose al ritmo de su cola. Imagina eso multiplicado por 6. Sí, tengo 6 perros y podría decirse que casi todo lo que gano va a sus panzas y a su salud; pero es que ciertamente ellos lo merecen, a cambio me dan todo de sí. Yo estoy en deuda con ellos.

Desde mi infancia hasta mi adultez puedo recordar solo un corto período de mi vida sin perros. La verdad no creo poder vivir mucho tiempo sin uno en mi vida. Y es que su aporte a ella fue, es y será uno de los que más valía tengan en mi existencia.

Pero ¿qué papel cumple tu perro en tu vida?

Pueden y ocupan el lugar que tú desees. Pero además de ello, cada perrito viene destinado a algo más sublime que ser guardián o mascota.

Tu perro te elige

Aunque parezca difícil de creer, y tu ego te diga: «¡No! yo elegí a ese Beagle para que fuera el perro de mi hija», la realidad es que ese cachorro, al mirarte hizo su carita especial y te decantaste por él en medio de 6 ó 10 cachorros más. A mí me pasó.

En 2012, después de vivir lejos de mi país, regrese a casa. Ya teníamos 2 perritas, ambas criollas, -yo tengo preferencia por los perros sin raza- pero sentía que necesitaba otro más; así que fuimos a un refugio por un cachorro.

Advertisement

Llegamos, y el encargado nos dejo pasar, trajo consigo lo que serían alrededor de unos 15 cachorros criollos que no superaban los 2 meses. Unos corrían, otros saltaban encima de los otros, y aislado a todos había uno adormilado, sin cola, hecho un rollo que apenas respiraba. Mi hermana, mi sobrino y yo nos miramos y elegimos ese; parecía ser el menos inquieto, y lo trajimos a casa.

Al pasar de los día nos dimos cuenta que era travieso y terrible; pero especial, un buen compañero. Coqui (así lo llamamos) lleva con nosotros desde entonces; su carácter cambió un poco. Descubrimos en él un perro gruñón, territorial; pero que ciertamente nos ama y sería capaz de dar su vida por nosotras si así lo necesitáramos.

En recompensa nos dio 4 cachorros más. Por varios años fueron 7, hasta el año pasado que murió la más vieja de todos.

Puede parecer raro y sintamos que somos nosotros lo que los elegimos; pero si nos ponemos a analizar solo un poco, aunque el perro llegue a tu vida porque alguien te lo regaló, o porque le diste posada una noche fría y te encariñaste con él, tu perro te ha elegido.

Te protege

Y lo hace más allá de lo que imaginas. Te cuida si un intruso llega a tu casa pues sus ladridos no se harán esperar, pero si siente que algo más allá de lo que puedes percibir puede dañarte, te previene y protege.

Advertisement

A los 14 años tuvimos una perra que se llamaba niña; mi madre la adoraba y podría decirse que era más de ella que de nosotras. La situación que pasábamos por esa época no fue la mejor y ella estuvo ahí en los momentos más críticos.

Recuerdo muchas tardes escucharla ladrar temerosa a la nada. Cuando íbamos a mirar a qué o hacía dónde ladraba, ella se interponía y no permitía que nos acercáramos. Aún no tenemos certeza de lo que pasaba, pero ciertamente el ambiente en casa era «pesado» y triste; al punto que creo que ella recibió la peor parte que la llevó a principios del 2000 a morir con solo 11 años.

Además, es reconocido que los perros además puede predecir catástrofes tales como terremotos; historias y vídeos de esto hay cientos por las redes.

Te enseñan sobre el amor

Estás enfermo en casa y no hay nadie que pueda ayudarte de alguna manera; sin embargo, está tu perro que si bien no te pasará medicina ni preparará un té (si pudiera creo que lo haría), sí estará a tu lado dándote confort para que te sientas mejor.

Es posible que se suba a tu cama si se lo permites o se eche a un lado de tu cama y no se separe de ti hasta que no sienta que estás mejor.

Advertisement

Cuando tengo migrañas o ataques de ansiedad; incluso cuando estoy enojada o llorando por algo, siempre uno de mis perros procura acercarse para que lo acaricie y me sienta mejor. Es más, ahora que me dedico a trabajar, uno de ellos está echado a mi lado, a la espera que me levante para ir detrás mío moviendo su cola solo por acompañarme.

Su amor por ti lo demuestran de muchas formas:

-Pueden ir a buscarte si por alguna razón debes dejarlos a cargo de alguien.

-Esperan con ansia tu llegada a casa y al abrir la puerta lo primero que vez es su hocico húmedo y su cola moviéndose sin parar con esa mirada brillante que expresa una alegría sin par.

-Si alguien te ataca, puede defenderte incluso si eso les cuesta la vida.

Advertisement

Trabajan en tus emociones y enfermedades

No es secreto que un perro es capaz de muchas cosas buenas a favor de la vida de los seres humanos. Muchos pueden y son entrenados para ayudar en procesos médicos tales como:

-Ataques de epilepsia

-Depresión

-Ataques de pánico

-Crisis por estrés parasimpático

Advertisement

-Ansiedad.

Ellos no solo pueden avisarte cuando va a ocurrir un ataque de epilepsia (por ejemplo), sino que además te dan soporte cuando ya estás sufriendo el mismo. Pero añadido a eso, si te sientes solo, triste y agotado, tu perro va a estar ahí procurando que le toques para que te calmes, y en serio que tiene efectos reparadores.

Hay casos donde niños con autismo emiten sus primeras palabras mientras acarician un perro. Así que son unos efectivos terapeutas emocionales y «asistentes» médicos que lo único que piden a cambio es amor y una galleta.

Como siempre, mi invitación es que le des una oportunidad a un perro abandonado. Puede ser que jamás hayan tenido un amigo humano, pero les costará muy poco tiempo adaptarse a ti y darte mucho amor, casi que a cambio de nada.

Si puedes, adopta a un animal de la calle, no compres; te garantizo que jamás te volverás a sentir solo y en momentos de tristeza estarás con tu mejor amigo.

Advertisement
Toma un momento para compartir ...

Erika Patricia Otero

Psicóloga con experiencia en trabajo con comunidades, niños y adolescentes en riesgo.