5 falsas creencias sobre los niños y el confinamiento

El coronavirus a hecho que millones de niños ya no puedan salir a jugar al sol. Y hay ciertas cosas que los adultos debemos saber.

Emma E. Sánchez

Para iniciar bien este artículo, hay que aclarar que en ningún momento estas recomendaciones tienen el propósito o  el interés en generar polémica o desobedecer las indicaciones que el gobierno de tu país haya dado con respecto al confinamiento por la contingencia sanitaria que vivimos en todo el mundo debido al coronavirus.

La finalidad de este artículo es proveerte de información que puedan brindarte tranquilidad y reflexionar para entonces tomar las mejores acciones en tu hogar y con tus hijos, ¿de acuerdo?

Una vez dicho lo anterior, ¡vamos a comenzar!

Durante este tiempo todos escuchamos un sinnúmero de conversaciones, opiniones, noticias y un sinfín de ideas sobre el COVID-19, algunas ciertas y otras alarmistas, especialmente cuando se trata de hablar sobre las consecuencias que la pandemia dejará en los países y sus habitantes. Entonces las mamás sacamos “nuestras antenas” y afinamos el oído para escuchar mejor y nos mantenemos atentas; luego vamos a casa o con nuestros pequeños y vamos procesando toda la información que recibimos buscando hacer lo mejor.

Algunas veces toda esta información y todas esas voces que escuchamos nos desorientan, nos confunden, nos angustian y hasta nos roban el sueño.

Hoy te quiero presentar 5 falsas creencias que están haciéndose muy populares y que están desgastando mucho a los padres de niños menores.

Advertisement

1 Los niños se mueren por coronavirus muy fácilmente

Esto es totalmente falso. Los niños son quienes tienen la tasa de menor mortandad a nivel mundial así como de complicaciones. Si bien ha habido casos de contagio en menores, las complicaciones son menores y los índices de recuperación muy altos, cosa que no pasa desafortunadamente con las personas mayores de 60 años.

Así que, tranquila, tus niños estarán muy bien con los cuidados básicos que los gobiernos han dado, particularmente la OMS.

2 Hay que separar a los niños de sus abuelitos porque ellos son una gran fuente de contagio

Otra idea falsa. Muchos han dado por hecho que los niños son fuente de contagio porque agarran todo y andan para arriba y para bajo y no se quedan tranquilos y por lo tanto, que pueden ser quienes contagien a los abuelitos, pero las cosas no son así. Si la familia incluye en casa  algún abuelito y están juntos en confinamiento, no hay de qué preocuparse si todos guardan las medidas de higiene y se mantienen seguros.

Cuando los abuelitos viven en otra casa, entonces la indicación es no irlos a visitar, ni hijos ni nietos, por ser ellos población sensible; pero no porque los niños  sean la fuente del contagio. Los abuelos se pueden enfermar si cualquiera de nosotros les llevamos el virus a casa o si ellos salen a lugares con mucha gente.

Por otra parte, como educadora, puedo decirte que si le explicas a los niños lo que ocurre y el por qué ahora es mejor hacer videollamadas a los abuelos en lugar de irlos a ver, ellos lo entenderán y hasta harán propuestas para hacerles sentir queridos y acompañados.

Advertisement

Los niños deben estar en confinamiento total

Esta indicación es variable según el país donde vivas.  China fue tajante en cuanto al confinamiento, mientras que otros países como Francia, Bélgica, Suiza o Austria se han apegado a las indicaciones de la OMS que permite que los niños salgan a patios inclusive a dar una vuelta cerca de casa y siempre con un adulto y con las medidas de distanciamiento y con cubre bocas.

En México, donde yo me encuentro, tenemos la invitación a quedarnos en casa y mientras escribo este artículo puedo decirte que puedo ver a  los niños de mis vecinos  jugar por las mañanas en sus patios pero no en las tiendas o las calles.

Mi invitación es que revises las disposiciones oficiales de tu país y las sigas, que seas muy prudente y no pongas en riesgo a tus hijos llevándolos a grandes concentraciones de gente, inclusive de familiares o amigos, mucho menos a tiendas o andar paseando por la ciudad.

Los niños deben aprender por medio del ejemplo a lavarse las manos constantemente, evitar tocar su rostro, comer sanamente , jugar, estudiar, descansar y ser solidarios en estos días tan particulares, deben aprender a obedecer las recomendaciones y las leyes de su país pero sin miedo o amenazas.

A los niños no les afecta el confinamiento, se adaptan muy bien a todo

Esta es una idea interesante por la complejidad que implica.  Cualquier niño normal y sano requiere de juego y actividades al aire libre para su óptimo desarrollo, cuando situaciones ocurren como en el caso de esta pandemia, es buscar los medios en la manera de lo posible, que los niños puedan salir al sol o al aire fresco por lo menos unos minutos para moverse y cambiar un poco su escenario de vida momentáneo.

Advertisement

El confinamiento se vuelve un verdadero desafío cuando:

Pasa todo el tiempo en internet o en videojuegos

El hogar del menor es muy pequeño

Vive en medio de ambientes hostiles o con padres llenos de miedo, estresados o poco pacientes

Lo comparte con solo adultos

Está en un medio violento, es agredido o es el blanco de la frustración de los adultos, o inclusive del abuso de algún familiar

Advertisement

El confinamiento sí afecta a los niños cuando viven alguna de las situaciones anteriores; en este tema hay muchos estudios hechos sobre niños refugiados,  que viven en medio de guerras o son nacidos en prisiones. Los niños, como decíamos al principio, requieren de juego libre y en espacios abiertos, requieren de sol, de amor, atenciones, límites y sobre todo de muchas paciencia y tolerancia, de padres o cuidadores comprensivos, empáticos a su nivel de vida y con deseos de ayudarles a pasar este tiempo con aprendizajes positivos, no dejando cicatrices de ningún tipo en los menores.

5 Pase lo que pase, deben de estar estudiando y no perder aprendizajes y contenidos escolares

Otra idea falsa de quien no está familiarizado con los procesos  humanos de desarrollo y aprendizaje.

Te lo dice una maestra: Todos queremos que nuestros niños aprendan y que sus procesos académicos continúen de la mejor manera, pero ¿sabes? Hoy no son lo más importante en sus vidas.

La Educación es y debe ser para la vida

De nada sirve saber matemáticas si al niño le es imposible aplicar y usar sus conocimientos para resolver la vida diaria. Hoy el mundo está aprendiendo muchas cosas y recordando muchas más que habíamos dejado en el olvido.

Hoy lo más importante es que los niños  aprendan y vivan los cuidados de la salud física y mental, los niños están aprendiendo  lecciones intensivas en su hogar como nunca antes, están viendo a sus padres día y noche convivir, resolver problemas, discutir, organizar la vida diaria, las comidas, organizar el dinero, lidiar con la desesperación, el desempleo y la angustia, están aprendiendo a dialogar, a ser solidarios, a trabajar o no juntos como familia. Estas lecciones, los docentes no las podemos dar en el aula.

Advertisement

Dedica tiempo a que los niños estudien y hagan los deberes de la escuela, pero con la claridad que las lecciones que tú le des son la prioridad, lo más importante y valioso.

Te invito a hacer de esta pandemia de coronavirus un tiempo de buenos recuerdos para tus hijos,  te invito a ser el adulto que a ti te hubiera gustado tener cuando fuiste niño.

Esto pasará… pero el cómo hiciste sentir a tus pequeños, eso, se quedará.

Toma un momento para compartir ...

Emma E. Sánchez

Escritora, esposa y madre de tres hijas. Pedagoga, Directora de un centro escolar de educación básica, y asesora de formación familiar. Interesada en el fortalecimiento y formación de la mujer, la familia y el hogar.