9 consejos para aprender a poner límites y alcanzar la paz mental

Establecer límites es bueno y necesario para tu salud mental y emocional, hazlo por amor a ti misma.

Erika Patricia Otero

Las mejores relaciones interpersonales son aquellas en las que las personas establecen límites claros. En estas, ninguna de las partes se siente ni abusada, ni transgredida. El asunto es que muchos de nosotros no solo no sabemos cómo establecer esos límites, sino que además nos da temor llegar a lastimar a la otra persona al querer ejercer nuestros derechos.

La situación es que cuando permites que una y otra vez alguien querido o meramente conocido traspase los límites sanos de convivencia, tú vas a sentirte más abrumado e incómodo. Lo interesante es que la responsabilidad no recae en los demás, sino en ti por no haberlos establecido.

Pero como todo en la vida tiene solución, para ayudarte a establecer límites claros en tus relaciones, acá te dejo estos 9 consejos.

Da nombres a tus emociones para que puedas reconocerlos a tiempo

Es normal que al sentimos vulnerados nos «inunden» emociones tales como la ira o la frustración. Aunque pueda parecer extraño, que sepamos reconocerlas cuando comenzamos a sentirlas en un momento de presión, abuso o compromiso no buscado, nos ayudará a 2 cosas:

1 Reconocer la situación, el lugar y la persona que nos genera daño

Advertisement

2 Expresar de manera adecuada esas emociones, haciéndole ver al trasgresor que lo que hace contra ti no es correcto y está rebasando tu límite.

Esto te ayudará a mantenerte distanciado del abusador o a planificar una estratagema que te ayude a evitar futuros abusos.

Explica la razón por la cual optaste por establecer límites

Es muy posible que la persona reaccione a tu actual estado de alerta y te cuestione acerca de por qué estás actuando de la manera que lo haces.

Es en estos momentos cuando vas a ser franca y decirle que su actitud hacia ti te genera dolor o incomodidad. Además, es necesario que añadas que todo lo que buscas es sentirte mejor en su compañía. Esto puede llevar a la otra persona a un nivel de comprensión que antes no tuvo acerca de su actitud hacia ti y a que no lo vuelva a sobrepasar, y a ti te ayudará a dar menos espacio y permisividad para que te dañen.

Respeta los límites de los otros

«Lo que no deseas para ti, no lo quieres para los demás». Sabes bien lo incómodo que puede resultar que transgredan tus límites. Cuando no sabemos ponerle límites a los demás es natural también que tengamos problemas para reconocer y responder a los límites de los demás.

Advertisement

Esfuérzate por seguir un patrón que tú misma establezcas acerca de los límites de otros. Por ejemplo; si a ti te desagrada que alguien llegue a tu casa sin avisar, entonces tu llama a la casa de tus seres queridos antes de ir a visitarlos y no llegarles de sorpresa como sueles hacerlo. Con eso les das la posibilidad de negarse y se enteran que a ti te agrada que las visitas se anuncien antes.

Aprende a decir no

Tienes derecho a negarte a hacer algo que no quieres. Alguien te pide prestado dinero y en ese momento ni quieres ni puedes, pues le dices:»no, lo siento, no puedo». Si a eso lo sigue un «¿Y por qué, si antes no te has negado?», enterate que no estás en la obligación de decir nada más al respecto.

Igual, si te invitan a una fiesta y no quieres ir, o alguien se acerca con intenciones desagradables a tu persona y te sientes vulnerado, tú di «no», deja claro que es un no rotundo, y que no tienes intenciones de cambiarlo por un «quizás» o un «tal vez».

Aprende a distinguir en quién puedes o no confiar

No a todo el mundo puedes confiarle aspectos importantes de tu vida y mucho menos si es un recién conocido. Es simple, no sabes quien pueda aprovecharse de algo que le confíes, y puedes caer en una red sin salida de chantaje y manipulación.

Saber distinguir las personas de las que puedes confiar y las que no, te ayudarán a mantener una sana relación con todos tus amigos y conocidos sin darle oportunidad a ninguno de que te dañe.

Advertisement

Pon un alto a las amistades tóxicas

Las personas tóxicas son desgastantes y te roban energía. Lo que más te conviene hacer cuando uno de tus amigos o conocido es alguien que pasa quejándose, insultando, criticando y renegando de todo y todos, es poner distancia tanto como te sea posible.

Puedes hacer eso, o decirle que por favor pare con sus insultos o críticas. Si notas que no cambia su actitud, aléjate por tu propio bien el tiempo que consideres necesario. Recapitula la importancia de esa persona en tu vida y si de verdad es alguien a quien aprecias, intenta de nuevo retomar la amistad; de otra manera si no desea tener una relación contigo entonces ya sabes que jamás fue benéfica para ti.

Crea una frase que te ayude a no sentirte mal después de haber puesto un alto (límite)

Es natural que el hecho de comenzar a poner límites nos haga sentir mal; estamos cambiando de haber sido sumamente permisivos, tolerantes y complacientes a decir :»¡basta! no abuses más». Un cambio radical que -querámoslo o no- nos hace sentir como que no estamos haciendo las cosas bien.

Para ir menguando esa sensación de incomodidad, es bueno que crees una frase que puedas repetir en tu mente o voz baja al momento de establecer límites. Un ejemplo podrías ser:» Recuerda: estás poniendo límites» o «dices no por tu bienestar» o «no debes hacerte responsable de los problemas de fulano». Estas frases te servirán para lograr tu meta, a la vez que te sirven de apoyo para lidiar con la culpa.

Encuentra apoyo

Hablar con alguien que sepa la situación por la que estás pasando, te ayudará a sentir alivio y a desahogarte del peso de la situación. Si es necesario, explícale por qué lo haces.

Advertisement

Sentir que alguien te comprende y valora tu esfuerzo, te ayudará a seguir poniéndote en marcha con tu meta. Luego de un tiempo vas a notar que tu sentimiento de culpa mengua y que la persona que abusaba de ti o se ha alejado o comprendió finalmente que ya no tolerabas sus abusos.

Imagina la manera en la que cambiará tu vida al establecer límites

Imaginar un mejor futuro no le hace daño a nadie, y menos a ti que buscas tu bienestar.

Imagina cómo van cambiando tus relaciones con tus amigos y familiares; cómo aumenta tu paz mental y emocional y cómo de a poco te vuelves una persona más feliz.

Proyectar un mejor futuro te impulsa a seguir tu plan de acción de establecer límites en tus relaciones, te da la fortaleza que requieres para alcanzarlas y luego te darás cuenta que todo paso de tu imaginación a la realidad.

Es importante que no permitas que las personas abusen de tu bondad y tu confianza. Aprender a establecer límites es un acto de amor por ti que vas a valorar mucho.

Advertisement
Toma un momento para compartir ...

Erika Patricia Otero

Psicóloga con experiencia en trabajo con comunidades, niños y adolescentes en riesgo.