Nada puede hacerte más feliz que estar libre de cargas emocionales

Tu caída, como tu ascenso hacia la paz mental, nace y muere en ti. ¿Qué puedes hacer para liberarte de las cargas emocionales?

Erika Patricia Otero

Hay momentos en la vida donde es imposible no sentir que aborreces todo a tu alrededor. Tu trabajo te agobia y tu familia te resulta más demandante de lo usual; sin embargo, te abstienes de admitirlo en voz alta. Añádele a eso que cualquier mínima dificultad se te hace insalvable, y no porque lo sea. Esto por lo general ocurre cuando estás en extremo de sobrecargado de todo lo que te rodea. No es algo malo, ni estás enfermo, tampoco tienes por qué sentirte culpable, pues a todos nos pasa.

Ocurre también que luego de un tiempo de descanso, te sientes libre de todo ese ambiente que tanto te ahogaba. Ya se trate de unas vacaciones largas o un buen fin de semana, lo importante es que «recargas baterías».

Sin embargo, este no es el único método al que puedes recurrir para «liberarte de cargas cotidianas».  A continuación, encontrarás varias cosas que puedes hacer a diario y de por vida para gozar tanto e salud física como mental.

1 Dile Adiós a las personas dañinas

Es bien sabido que si hay algo que pueda generar más desgaste mental y emocional, eso es tratar con alguien tóxico.

Por eso, si te relacionas con personas que siempre se están quejando, se empeñan en ver el lado «feo» de las cosas, te critican cruelmente y son en extremo demandantes, aléjate de ellos.

Advertisement

Es vital que te relaciones lo menos posible con las personas tóxicas porque te drenan la vitalidad. Además de eso, te cargan de tanto desánimo que pierdes los deseos de luchar por lo que quieres pues sus críticas constantes te hacen dudar de tu fortaleza.

3 Sal a caminar un rato por un parque

Estar encerrado por mucho tiempo puede desgastarte mucho. No hay nada más efectivo para sentir que se recuperan fuerzas que salir y caminar un rato. Estar en contacto con la naturaleza te permite una conexión con lo más básico de tu ser: tu instinto y ganas de vivir.

Permítete caminar en la mañana antes de ir a trabajar, y mientras lo haces, cuida de tener una respiración consciente y no superficial. Esto te ayudará a tener una buena oxigenación cerebral. También puedes hacerlo en la tarde, así sacas todas las cargas negativas que pudiste agarrar después de un duro día de trabajo.

4 Desconéctate del mundo digital

Desde los televisores, los celulares, computadores y demás tecnología te llevan a recargarte de información que no necesitas. Es por esto que si quieres relajarte y dormir tranquilamente, deberías desconectarte de estos artilugios a las 8 o 9 de la noche a más tardar.

Si tardas en dormir o necesitas sacarte de encima el aburrimiento, un libro siempre es mejor que un noticiero colmado de malas noticias.

Advertisement

5 Dale un cambio a tu dieta

Alimentarse mal en los tiempos actuales es casi que lo acostumbrado. Quizás se deba a la falta de tiempo o que no tienen mucha idea en cocinar. Lo cierto, es que si todos los lunes comes pasta, los martes frijoles y así cada día tiene un menú específico, te estás matando lentamente de aburrimiento.

Cambiar de dieta no es malo y activas tu cuerpo gracias a que varías lo que consumes. Practica el no comer carne a diario, comer más vegetales, frutas, granos y beber mucha agua. Vas a ver cómo tu cuerpo agradece el cambio.

6 Aprende cosas nuevas

Nada que de más vitalidad que saberte capaz de cosas que no tenías ni idea que te atraían. Pasa que a veces te crees el cuento de que eres inútil o que solo «sirves» para «x» tarea. Esto te lleva a no explorar tus otras capacidades y a darte el valor que mereces. Pese a eso, cuando te atreves a hacer cosas diferentes puedes descubrir habilidades insospechadas.

Puede ser que descubras que eres hábil en coser, pintar, bordar, tejer o lo que sea y no lo sabías. Pues bien, déjame decirte que cualquier actividad en la que halles felicidad, va a dotarte de esa satisfacción que a veces necesitas para sentirte bien contigo.

7 Medita

Si hay algo liberador y que te ayuda a entenderte, esa es la meditación. No requieres ni mucho tiempo (o solo el que desees dedicarle) y tampoco experiencia, solo buena disposición y deseos de conectarte con tu espiritualidad.

Advertisement

Puede ser que al principio de practicarla sientas que no estás logrando nada, pero no lo creas. Aun si te quedas dormida por cansancio, o si los pensamientos no dejan de bombardearte mientras intentas dejar tu mente en blanco, estás logrando mucho. Con el tiempo te darás cuenta de lo revitalizante que es librarte de todo lo que te daña. Esto se logra solo con cerrar tus ojos y te dejas ir con la ayuda de música relajante.

8 Piensa más en ti

A veces hay temor a que las personas te llamen egoísta. Pasa a menudo que querer gastar dinero en ti o solo pasar tiempo solo alejado de la gente les lleve a llamarte egoísta. No, no lo eres, solo estás pensando en tu bienestar y la tranquilidad que mereces cada tanto.

9 Ordena tu casa

«No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy». Sé que puede resultar desgastante cada día hacer el quehacer, pero nada más satisfactorio que llegar a casa y saber que tu cama está limpia y tu ropa huele bien.

Cuando cuidas de tu hogar, cuidas de tu persona. No es necesario que te «mates» todos los días en tenerla como un castillo. Por esto, destina un día para cada labor y seguro que vas a tener tiempo de sobra para hacer algo que te guste en realidad.

10 No te tengas miedo

Muchas personas tienen miedo de estar solas pues temen encontrar aspectos de ellos mismos que no les gustan. Nadie puede amar a otro si primero no empieza a amarse a sí mismo.

Advertisement

Cuando te das la oportunidad de aceptarte y/o cambiar lo que no te gusta de ti, empezarás a disfrutar del tiempo que pasas contigo.

Trata de re conectarte con tus emociones, no temas llorar o sentir miedo. Cuando logras hacer esto, estarás descubriendo tu naturaleza emocional y sabrás desahogarte así como liberarte de lo que tanto te hace daño.

Puedes ver que desintoxicar tu cuerpo y mente no es tan complicado como suena. Solo necesitas querer hacerlo, y te conviene, porque tu salud y felicidad depende de ello.

Toma un momento para compartir ...

Erika Patricia Otero

Psicóloga con experiencia en trabajo con comunidades, niños y adolescentes en riesgo.